Rematan a la ofensiva


Nacional | Itzel Ramírez
El Diario de Juárez | Miércoles 13 Junio 2018 - 00:36 hrs

De nueva cuenta fueron ataques, interrupciones y descalificaciones los que privaron en el último debate entre los candidatos a la Presidencia de la República.
Con un formato nuevo, en una especie de mesa redonda con candidatos y moderadores, el encuentro tuvo momentos en los que los candidatos se acusaron de ser corruptos, de mentir e incluso llegaron a las advertencias.
Pobreza y desigualdad, educación, salud, tecnología y medio ambiente fueron los temas del debate, que tuvo a los periodistas Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig como moderadores en el Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán.

En su primera intervención, José Antonio Meade –candidato de la alianza PRI, NA, PVEM–, cuestionó el trabajo de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

“Lo único que sabe Andrés Manuel es perder empleos… Andrés Manuel va a volver a perder”, dijo Meade Kuribreña en referencia a la generación de empleos. Posteriormente, Meade consideró que el tabasqueño era un fracaso.
“Lo que fue un fracaso fue Andrés Manuel en el Gobierno de la Ciudad”, afirmó.
“Si fuese así como él (Meade) lo plantea, los capitalinos no nos estarían apoyando y pobremente sin presumir, estamos ahí 4 a 1 en la capital de la República”, reviró el tabasqueño.
Sobre una nueva política para el crecimiento económico, ninguno de los candidatos dijo que aumentaría la carga fiscal. Incluso, los aspirantes, salvo Meade, se comprometieron a bajar los impuestos.
Cuestionados por los moderadores acerca del origen de los recursos para combatir la pobreza, las propuestas de los candidatos variaron desde reducir el gasto corriente (con Anaya y López Obrador), hasta cortar de tajo programas sociales (como Jaime Rodríguez, El Bronco).
Sobre el subsidio a las gasolinas, Anaya y López Obrador ofrecieron bajar los costos –a través del decremento de impuestos–, medida que Meade consideró que disminuir el precio de los combustibles era una medida fiscal y éticamente inválida, además de irrealizable.
A lo largo del debate, “El Bronco” insistió en quitar el financiamiento público como medida para lograr ahorro en el gasto del gobierno. Además, el gobernador con licencia de Nuevo León mencionó que una de las medidas que tomaría para combatir la pobreza, en caso de ganar la elección, sería eliminar programas sociales. 
“Hay mucha gente floja en este país que está recibiendo (recursos). Yo pretendo terminarla (pobreza) poniéndolos a jalar, a trabajar”, anunció.
Nuevamente en el tema de la generación de empleo, el candidato impulsado por el PRI criticó la gestión de López Obrador.
“Uno de los gobernadores más corruptos es Andrés Manuel”, sentenció.
Entre risas, el tabasqueño consideró el señalamiento como un signo de desesperación.
“Estás muy desesperado Meade, yo qué culpa tengo de que estén ustedes empatados hasta abajo y piensen que aquí en el debate van a remontar 30 puntos que les llevo. Yo entiendo que estén desesperados”, dijo.
Luego, llegó la primera alusión de Ricardo Anaya a López Obrador, cuando el panista le acusó de beneficiar a un contratista.
“Aquí estás Andrés Manuel con tu amigo el ingeniero Rioboo… contesta sin chistes, sin payasadas”, comentó Anaya, cuestionando al exjefe de Gobierno sobre la presunta entrega de contratos durante su gestión.
El panista incluso le invitó a renunciar a su candidatura si existían los contratos, a lo que el tabasqueño se negó.
“No tiene sentido lo que planteas, te digo que no, yo no soy corrupto. Yo no soy corrupto como tú… tú eres un corrupto”, reviró el candidato de Morena.
Al momento de hablar de la educación, hubo, nuevamente, intercambio de acusaciones.
Primero, Anaya dijo que el gasto del actual gobierno en publicidad de la SEP, y de su entonces titular, Aurelio Nuño, era mayor al de la capacitación de docentes. El panista resaltó que el exsecretario es el coordinador de la campaña de Meade.
Cuando el aspirante por Morena reiteró que cancelaría la reforma educativa, fue cuestionado por otros candidatos.
“¿Hay un acuerdo con Elba Esther?”, preguntó “El Bronco”.
Tras proponer acceso a celulares y tabletas electrónicas a campesinos, Anaya reiteró la pregunta de la cercanía entre AMLO y la exdirigente sindical.
¿Cambio es tu pacto con Elba… cambio es tu pacto con Enrique Peña Nieto? Te convertiste en lo que tanto cuestionabas. Perdonar la corrupción no es cambio, ya no eres el candidato del cambio”, insistió.
Poco después fue el momento en el que Meade se lanzó contra Anaya, al indicar que de todos los participantes, el panista era el único investigado por un delito.
“Aquí está la sentencia que contradice las acusaciones en mi contra”, reviró el panista.
Anaya entonces acusó a Meade de participar en los escándalos de corrupción de la firma brasileña Odebrecht en México.
“No van a quedar sin castigo casos como Ayotzinapa, Odebrecht, la Casa Blanca, la Estafa Maestra. Entiendo que se pusieron de acuerdo con López Obrador porque ya los perdonó”, mencionó.
Luego, Meade afirmó que la sentencia por el delito investigado presuntamente cometido por Anaya sería acusatoria.
“Es falso lo que dijo hace rato, estás muy mal informado. Con todo esto que han invertido en noticias falsas, a lo mejor logren convencer a la gente… si no los logran convencer ustedes van a enfrentar la justicia”, amenazó Anaya.
En la segunda hora del debate, AMLO acusó que el auténtico acuerdo era entre Anaya y el presidente Enrique Peña Nieto.
El tema de la refinería, propuesta por López Obrador, desató nuevamente las descalificaciones.
“Construir una refinería es un absoluto disparate. Para cuando se termine va a empezar el declive de consumo de gasolina”, aseguró el candidato de la alianza PAN, PRD, MC.
Sin ahondar en cómo conseguirán los recursos para invertir en salud, educación, tecnología, los candidatos favorecieron los ataques y las generalidades en sus discursos para el último debate presidencial rumbo a las elecciones del próximo 1 de julio. 

[email protected]