Un presidente que se postra ante un príncipe loco | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

2

40

26

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

2

40

26

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Un presidente que se postra ante un príncipe loco

Nicholas Kristof/The New York Times | Viernes 19 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York – Periódicamente, los presidentes estadounidenses han tratado de ocultar su propia corrupción o libertinaje, pero el presidente Donald Trump está abriendo brecha. Está usando al gobierno estadounidense para encubrir la barbarie de un déspota extranjero.

Siendo alguien que conoció a Jamal Khashoggi durante más de quince años, me siento indignado ante los informes de que un equipo saudita de matones reales golpeó, drogó y asesinó a Jamal —incluso le cortaron los dedos, supuestamente porque era con lo que escribía— y luego lo desmembraron con una sierra de carnicero. Sin embargo, me siento igualmente indignado ante la patética respuesta de la Casa Blanca.

En el pasado, Trump denunció en repetidas ocasiones al presidente Barack Obama por haberse doblegado ante un rey saudita; hoy, sin embargo, Trump no solo se inclina ante un rey; está postrándose ante un príncipe loco. El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán, también conocido como MBS, ha manipulado una y otra vez a Trump y a Jared Kushner, porque sabe cómo presionar a los estadounidenses, y está sucediendo de nuevo ahora: Trump está ayudando a encubrir lo que parece ser la tortura y asesinato de un periodista internacional por parte de Arabia Saudita.

Al menos cuatro de los presuntos asesinos tienen vínculos con MBS, según reportó The Times, y todos los que conocen Arabia Saudita saben que este ataque descarado nunca podría haber sucedido sin la aprobación de MBS.

Tal vez no deberíamos escribir columnas cuando estamos molestos, pero esta atrocidad es exasperante y desgarradora: si los informes son ciertos, sucedió en parte porque los funcionarios estadounidenses —y otros muchos en su efusivo bipartidismo hacia MBS— validaron a un gobernante insensato, lo ayudaron a obtener y consolidar el poder y le permitieron pensar que podía hacer lo que quisiera impunemente. Trump y Kushner cultivaron la amistad de MBS desde sus inicios pues lo veían como un aliado potencial, lo invitaron a cenar en la Casa Blanca y lo respaldaron a medida que ascendió para gobernar de facto su país.

MBS atacó Yemen, creando la peor crisis humanitaria en el mundo según las Naciones Unidas, lanzó bombas contra niños en edad escolar y dejó a ocho millones de yemeníes al borde de la inanición y no hubo consecuencias. Provocó una crisis con Catar y no hubo consecuencias. Secuestró al primer ministro del Líbano y no hubo consecuencias. Encarceló a activistas a favor de los derechos de las mujeres y extorsionó a líderes empresariales y no hubo consecuencias.

Si MBS puede hacer todo eso y de cualquier manera recibir los aplausos de Estados Unidos con más reverencia que nunca, no es de sorprenderse que piense que puede salirse con la suya con el desmembramiento de un periodista problemático. Si en esta ocasión tampoco hay consecuencias graves, ni siquiera ahora que supuestamente lo apodan “Sr. Sierra de carnicero”, ¿qué hará después MBS?

La verdad es que, durante décadas, permitimos el mal comportamiento de Arabia Saudita, incluida la educación extremista y el financiamiento al terrorismo que contribuyó a los ataques del 11 de septiembre. No hicimos nada mientras sembraba madrazas fanáticas en lugares como África occidental, Pakistán e Indonesia, desestabilizando seriamente las regiones pobres del mundo. Siendo justos, Arabia Saudita ha logrado avances en algunas áreas, que incluyen el financiamiento al terrorismo, pero sigue siendo déspota, intolerante y misógina.

¡Basta!

Se dice que Franklin Roosevelt en una ocasión describió a un dictador nicaragüense como “un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra”, y así es como probablemente algunos estadounidenses ven a MBS. No obstante, MBS embaucó a los estadounidenses. Habla muy bonito, pero no cumple con su promesa de comprar 110.000 millones de dólares en armas, no respaldó el plan de paz de Trump para el Medio Oriente ni ha logrado hacer que la compañía petrolera saudita cotice en la bolsa.

Sus planes siguen produciendo un efecto indeseado. Su guerra en Yemen creó nuevas oportunidades para Al Qaeda en ese país, su confrontación con Catar benefició a Irán, su secuestro del primer ministro del Líbano dejó a Hezbolá más fuerte que nunca y el presunto secuestro y asesinato de Khashoggi es un regalo para los rivales sauditas en Turquía e Irán.

En resumen, el príncipe loco no solo es bárbaro, sino que además es poco fiable e incompetente. No promueve nuestros intereses; los daña. De hecho, uno de mis miedos es que trate de arrastrarnos a una guerra con Irán.

Sin embargo, incluso mientras los funcionarios sauditas mantienen un bajo perfil, Trump se ha vuelto un títere y defensor del reino, sugiriendo que “asesinos solitarios” podrían haber sido responsables del evidente asesinato. Envió al secretario de Estado Mike Pompeo a una misión meliflua para agradecer al rey Salmán por comprometerse a llevar a cabo una investigación “exhaustiva” y “transparente”.

Trump actúa como si los sauditas tuvieran ventaja sobre nosotros. De hecho, los sauditas nos necesitan desesperadamente, al igual que a nuestras refacciones para su aeronave hecha en Estados Unidos. Los sauditas ni siquiera han podido derrotar a una milicia rebelde en Yemen, así que dependen de nosotros para su seguridad; no obstante, nosotros desperdiciamos nuestra ventaja.

Trump debería dejar de colaborar en un encubrimiento. Debería pedir que se haga una investigación internacional respaldada por la ONU y que se deje en libertad a auténticos reformadores como la activista por los derechos de las mujeres Loujain al-Hathloul y el bloguero Raif Badawi. Además, debería dejarle claro a la familia real saudita que si quiere mantener su relación con Estados Unidos, necesita a un nuevo príncipe heredero que no sea un carnicero.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: