Al juez Kavanaugh se le debe otra disculpa | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 18 Diciembre 2018 | 

22

49

11

Secciones

Martes 18 Diciembre 2018 | 

22

49

11

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Al juez Kavanaugh se le debe otra disculpa

Ruben Navarrette Jr./The Washington Post | Viernes 12 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego – A Brett Kavanaugh se le debe otra disculpa.

Otra más. Ya recibió una en esta semana del presidente Trump debido a lo mal que el juez fue tratado durante su proceso de confirmación a la Suprema Corte.

“En representación de nuestra nación, quiero disculparme ante Brett y toda la familia Kavanaugh por el terrible dolor y sufrimiento que se vieron forzados a soportar”, dijo Trump durante la ceremonia de juramento de Kavanaugh.

Algunos demócratas del Senado deberían seguir el ejemplo de Trump.

No hay que malentender esto. Los miembros demócratas del Comité Judicial del Senado no tienen que disculparse por haber sido rudos, partidistas y críticos. Ése es su trabajo, y la mayoría de eso encaja en la definición de consejo y consentimiento.

Además de un grado de fricción y hasta acritud se espera cuando alguien es nominado a un alto puesto por un presidente del partido opositor.

Sin embargo, los demócratas fueron mucho más allá. Deberían disculparse con Kavanaugh por haber sido deshonestos, hipócritas, ladinos y hostiles al intentar provocar un corto circuito en su testimonio.

Deberíamos volver a ver la grabación, y observaremos que los demócratas no combatieron justamente. Descalificaron al nominado y no lo dejaron que respondiera totalmente las preguntas, no le permitieron que diera un contexto, tergiversaron sus palabras, lo importunaron con las mismas preguntas una y otra vez – como las relacionadas con su manera de beber.

Hicieron que todas las audiencias fueran acerca de ellos mismos, y mostraron un escaso interés en descifrar que le sucedió a Christine Blasey Ford hace más de 30 años.

Para los demócratas, las audiencias de confirmación fueron simplemente un juego masivo de “Te atrapé”. La mayoría de las preguntas parecieron estar diseñadas para confundir a Kavanaugh. Si hubieran tenido éxito, por lo menos, los demócratas hubieran tenido un video vergonzoso para usar en sus comerciales de recaudación de fondos para las elecciones de medio término. Y si hubieran sido realmente afortunados, habrían tenido a un juez que se contradijera a sí mismo.

Mayormente, los demócratas necesitan disculparse ante Kavanaugh por llevarlo injustamente a un estándar más alto que lo que anteriormente sometieron a sus colegas demócratas en el Senado.

En varias ocasiones durante el proceso, escuché a los veteranos senadores demócratas  – Dianne Feinstein, Dick Durbin, Patrick Leahy y Sheldon Whitehouse –ponerse de pie para defender el honor de cada mujer de Estados Unidos, tuve que recordarme a mí mismo que los cuatro prestaron sus servicios junto al desaparecido senador Edward Kennedy de Massachusetts, cuyo publicitado “Don Juanismo serial” podría ser inaceptable actualmente.

Y lo surreal fue que los que perseguían a Kavanaugh, podrían incluir al senador Cory Booker, demócrata por Nueva Jersey, quien cuando asistió a la Escuela de Postgrado en Stanford en 1992, escribió un editorial en el periódico de la universidad en el que reveló que – ocho años antes, cuando tenía 15 años – había atacado sexualmente a una amiga al tocarle los senos sin su permiso.

Lo que vale la pena – y probablemente vale más para los demócratas que para los republicanos  – es que Booker asegura que escribió el editorial con el fin de atraer la atención hacia el problema del ataque sexual y hacer un llamado para que hubiera más respeto hacia las mujeres.

Los demócratas también necesitan disculparse con Kavanaugh por sus pésimas destrezas sociales y entendimiento conversacional. Fueron combativos, insultantes, condescendientes, acusadores y despectivos con el nominado.

Pero cuando les dieron una pequeña dosis de su propia medicina, inmediatamente tomaron la ofensiva.

Cuando los medios de comunicación antiTrump se convirtieron en la prensa anti-Kavanaugh, surgió la narrativa de que Kavanaugh estuvo fuera de contexto cuando él, con una sonrisa y un tono amable, tuvo un diálogo con la senadora Amy Klobuchar, demócrata por Minnesota, sobre si ella alguna vez había perdido la conciencia por beber.

Klobuchar respondió que nunca ha tenido problemas con el alcohol. Kavanaugh dijo que él tampoco.

Ése fue todo el tema a tratar. La gente tiene el derecho a preguntar:

¿Si los demócratas pueden beber una cerveza ocasionalmente sin ser asumidos con tener problemas con la bebida, por qué no pueden darles el beneficio de la duda a los republicanos?

Eventualmente, Kavanaugh se disculpó ante Klobuchar y todo quedó allí.

Aunque esto es lo que aquí queda sin resolver.  Los senadores de ambos partidos tienen que decidir si son de la realeza o personas comunes.  Cuando están en Washington actúan como monarcas que están por encima del reproche de los comunes.  Pero cuando están en casa –  cuando gustosos disfrutan de un pescado frito, un concurso de chile o un menudo – ¿por qué se comportan como usted o como yo?

Durante su interrogatorio, creo que Brett Kavanaugh mostró mucha clase, paciencia y autocontrol. También demostró que tiene la habilidad de tener paciencia con los tontos.

Ahora, los tontos deberían hacer lo correcto y sufrir con una disculpa.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: