Los tiempos tremendamente terribles de Trump | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

14

45

07

Secciones

Jueves 20 Septiembre 2018 | 

14

45

07

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Los tiempos tremendamente terribles de Trump

Gail Collins/The New York Times | Lunes 10 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York— Tal vez han escuchado que Donald Trump se ha estado comparando con Abraham Lincoln.

“¿Recuerdan cuando Abraham Lincoln pronunció el discurso de Gettysburg, el gran discurso, y cómo lo ridiculizaron?”, dijo Trump en un mitin de campaña en Montana el jueves. “Cincuenta años después de su muerte dijeron que tal vez se trataba del discurso más grandioso que se ha pronunciado en Estados Unidos. Tengo la sensación de que eso va a pasarnos. De distintas formas, eso va a pasarnos”.

Bueno, estamos de acuerdo con él en eso de las “distintas formas”.

Sin lugar a duda, el presidente ha tenido una semana… difícil. Esta semana ha dado traspiés debido a la combinación del nuevo libro de Bob Woodward y la columna de opinión de The New York Times en la cual un alto funcionario gubernamental anónimo le aseguró al país que la gente tras bambalinas está trabajando arduamente para asegurarse de que Trump en realidad no gobierne al país, lo cual, claro está, sería desastroso.

El viernes, Trump dijo que creía que el fiscal general debería sacar a la luz al autor, por una cuestión de “seguridad nacional”. Oigan, ¿cómo creen que respondió Jeff Sessions al escuchar aquello? ¿Acaso con una sonrisa amarga, ya que recordó que en el libro de Woodward Trump llama a su fiscal general “retrasado”?

Trump dijo que nunca ha hablado de esa forma. Sin embargo, los diligentes reporteros de inmediato encontraron ejemplos de cuando lo hizo. Provenían de grabaciones del programa de radio de Howard Stern. Trump era un invitado habitual durante su otra vida antes de la política. ¿Cómo olvidar la vez que fanfarroneó con que podía haberse acostado con la princesa Diana, pero solo si se hacía primero una prueba de VIH? (“Queremos que te hagas un pequeño ‘chequeo’”).

No, no, no, no. Si comenzamos a repasar todas las cosas que sabíamos antes de que fuera electo presidente, vamos a acabar con una profunda depresión. Arriba ese ánimo. El otoño está a la vuelta de la esquina y, recuerden, la semana de Trump es mucho peor que la de ustedes.

Con respecto a la columna de opinión del funcionario anónimo: por supuesto que Trump ha estado tratando de probar que todo es falso y lo que le sigue. Por ejemplo, el autor se lamenta del hecho de que “en público y en privado” el presidente “exhibe una preferencia por autócratas y dictadores” como Vladimir Putin y Kim Jong-un.

Trump respondió en un tuit. ¿Adivinen qué dijo?

A) “¡Nadie ama más la democracia que Donald!”

B) “Kim Jong-un de Corea del Norte dice tener una ‘fe inquebrantable en el presidente Trump’. Gracias, presidente Kim. ¡Lo haremos juntos!”.

Sí, claro. Uno demuestra que no es el mejor amigo de los dictadores agradeciendo a uno de ellos por su apoyo. De ahí, pasamos al escenario dos, cuando fue a Montana a probar que no ha “perdido la razón”. Ahí fue donde pronunció ese discurso digno de Lincoln. “Nuestros ancestros construyeron los trenes, unieron las autopistas”, dijo Trump con pesimismo a su público. “Y con orgullo plantaron la bandera estadounidense en la superficie de la Luna, que es algo que no se ve en esa película”.

Este... Digamos que estamos dispuestos a aceptar la idea de que nuestros ancestros fueron a la Luna, pero ¿de dónde salió la película? Trump se había salido abruptamente por la minitangente respecto al hecho de que “First Man”, una película que está próxima a estrenarse sobre el astronauta Neil Armstrong, no incluye una escena que muestre el momento en el que la bandera se clava en el suelo lunar.

Recordarán que el funcionario sin nombre que se hizo famoso por la columna de opinión se quejó de que las reuniones con el presidente continuamente “se descarrilan y se salen del tema”. Basta escuchar el discurso de Montana, para ver cómo ocurre. El hombre no puede pensar en una sola cosa por más de dos segundos. Traten de imaginar a Lincoln diciéndole a la gente en Gettysburg “que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad y… ¿saben qué? De verdad necesitan instalar un sistema de telégrafos en la Casa Blanca”.

Se suponía que Trump iría a Montana a hacer campaña a favor del republicano que contiende contra el senador Jon Tester, quien se ganó la animadversión particular del presidente cuando se opuso al nombramiento de Ronny Jackson como director del Departamento de Asuntos de los Veteranos. “Una de las cosas más tristes que he visto en mi vida es cuando Jon Tester y lo que le hizo a un gran, gran hombre...” declaró nuestro presidente ante la multitud. Jackson, agregó con pesimismo, “de hecho, fue el médico que me examinó y dijo que estoy en excelente forma”.

Sin duda, el presidente estaba molesto, se quejaba de las “mentiras” que se dijeron sobre Jackson hasta que, de repente, de la nada, preguntó: “¿A poco no queremos a Sean Hannity, por cierto? ¿Verdad que sí?”.

Luego se quejó de que Hannity haya dejado que “todos esos perdedores” en Fox dijeran que “Donald Trump ya perdió la cabeza”.

Díganme, ¿qué creen que pasaría si una empresa de verdad tuviera a un director ejecutivo tan fuera de control? Podemos decir que hasta cierto punto lo sabemos, debido a que tuvimos la oportunidad de ver a Elon Musk, cuando hizo el desafortunado intento de hacer que su compañía de automóviles, Tesla, dejara de cotizar en la bolsa de valores para que su capital volviera a ser privado. Luego, dio una entrevista en la que lloró, dijo a los reporteros que había estado trabajando hasta 120 horas a la semana y que tenía una relación especial con el Ambien. Posteriormente, durante una entrevista en vivo que duró casi tres horas para un podcast, Musk bebió whisky, fumó un poco de marihuana y confesó: “Es difícil dirigir empresas, en especial las de automóviles”.

¿Quién les parece peor, Musk o Trump? Bueno, Trump no bebe ni consume drogas. Por otra parte, Musk no tiene acceso a armas nucleares.



 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: