Foto de Beto O'Rourke reactiva guerras culturales | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

2

18

27

Secciones

Viernes 21 Septiembre 2018 | 

2

18

27

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Foto de Beto O'Rourke reactiva guerras culturales

Paul Waldman/The Washington Post | Viernes 31 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Washington – Los políticos vienen y los políticos se van, pero la guerra cultural es para siempre. Esa es la mejor manera de entender una pequeña controversia que ocurre ahora en Texas, el escenario de una de las carreras por el Senado más interesantes de este año.

El senador Ted Cruz enfrenta a un desafío inusualmente fuerte por parte del representante Beto O'Rourke, lo cual es sorprendente en un estado en el que todos los funcionarios electos a nivel estatal son republicanos. O'Rourke parece estar creciendo gracias al carisma, la dura piel de sus zapatos, el momento adecuado y tal vez algunos videos virales de él defendiendo abiertamente ideales y políticas progresistas, como en el que explica por qué apoya a los jugadores de la NFL que protestan contra la brutalidad policial.

Así que ahora el Partido Republicano (GOP) de Texas está respondiendo, incluso en un tuit con una foto impactante.

El GOP estatal identificó una estrella de rock en un monocromo descolorido de la década de 1990. Un atuendo con estampado floral (tal vez un vestido o túnica), cortado en el cuello, cuelga sobre su delgado cuerpo. Su cabello está peinado la mitad, el resto desaparece detrás de su cabeza en lo que parece una cola de caballo suelta. Su mandíbula cuadrada acentúa su cara larga y angular.

El hombre que mira desde la imagen en blanco y negro es un Beto O'Rourke de edad universitaria. Bajista eléctrico, recorrió los Estados Unidos y Canadá a principios de la década de 1990 con su banda de punk rock, "Foss", que significa "cascada" en islandés y noruego.

A juzgar por las redes sociales, a los liberales les parece completamente gracioso, ya que el argumento del Partido Republicano parece ser que la gente no debería votar por O'Rourke porque cuando era joven tenía una buena apariencia y tocaba en una banda. A diferencia de Ted Cruz, quien por todos los aspectos, cuando era joven era una versión aún más molesta de Ted Cruz, algo que resulta aún más difícil de creer.

Sin embargo, lo que los republicanos están haciendo aquí no es del todo loco. Esta es tan solo una iteración más de la guerra cultural estadounidense, que de una forma u otra ha estado con nosotros desde la fundación del país. La versión que vivimos, sin embargo, tiene sus raíces más directas en la década de 1960, cuando los liberales se dejaron crecer el pelo, bailaron al ritmo de la música rock, tomaron drogas y se divirtieron mucho, mientras los conservadores los miraban con horror, desprecio y más que un poco de envidia

Desde entonces, apenas pasa una campaña cuando no repetimos el conflicto entre los hippies y los cuadrados de una forma u otra. Y a menudo ha funcionado en beneficio de los republicanos, que obtienen un fuerte apoyo de los votantes de mayor edad, incluidos los ‘baby boomers’ de la variedad Jeff Sessions, que se enfadaron al ver cómo sus compañeros de espíritu libre se apretujaban en camionetas tipo van y se dirigían a Woodstock , jurando que un día estarían en condiciones de encerrar a esos degenerados fumadores de mariguana tras las rejas.

Ese tipo de sentimiento a menudo se manifiesta como una acusación de que un demócrata es una persona vacía, poco seria, más preocupada por charlar con músicos y celebridades de Hollywood que con el sombrío asunto de la política. Esta fue una acusación que los republicanos hicieron con frecuencia contra Barack Obama. Cuatro años después todavía están aferrado a ella.

Por supuesto, en estos días es un poco difícil para los republicanos acusar a un demócrata de actuar como una celebridad. Pero aún creen que evidenciar que un demócrata es genial ("cool"), particularmente de una manera que atraiga a los jóvenes (otro tuit de del GOP Texas ataca a O'Rourke por utilizar una patineta), es un camino hacia el éxito electoral. Si lo es, solo será porque pueden convencer a un gran número de votantes para que acudan a las urnas y le digan a Beto O'Rourke que ya no pise su césped.

Mientras tanto, los jóvenes reales, los que deciden qué es bueno y qué no, no pueden soportar al Partido Republicano. Según una encuesta reciente de NBC/GenForward, solo el 26 por ciento de los millennials tienen una impresión favorable del Partido Republicano, mientras que el 60 por ciento tiene una impresión desfavorable (las cifras del Partido Demócrata fueron 44 por ciento favorables y 42 por ciento desfavorables).

La gracia salvadora para los republicanos, sin embargo, es que los jóvenes votan a tasas significativamente más bajas que los votantes de más edad en los que el Partido Republicano confía. O al menos usualmente lo hacen: veremos si los demócratas finalmente pueden cambiar la tendencia este año. De cualquier manera, es probable que sigamos sosteniendo esta pelea mientras vivamos.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: