Estafa del recorte fiscal continúa

Paul Krugman / The New York Times
2018-08-25
Nueva York— ¿Qué ocurrirá si la ola azul se queda corta en las elecciones intermedias? Claramente, a estas alturas, todavía podría suceder: los demócratas seguramente recibirán más votos que los republicanos, porque gracias a la manipulación distrital electoral y la geografía demográfica, el sistema electoral estadounidense otorga peso excesivo a los electores blancos en áreas rurales que todavía tienen fe en el presidente Donald Trump. ¿Qué sucede si, gracias a ese peso excesivo, prevalece la minoría?
Una respuesta, por supuesto, es que seguirán haciendo que la ley proteja al coconspirador en jefe, aún libre de cargos. Para aquellos a los que les preocupa la supervivencia de la democracia en EE. UU., ese tiene que ser el tema más importante en juego en noviembre. Sin embargo, si el Partido Republicano continúa, también habrá otras consecuencias fundamentales para los estadounidenses comunes y corrientes.
En primer lugar, sobran los motivos para creer que un Congreso republicano, liberado de la amenaza inmediata de las elecciones, haría lo que por poco hizo el año pasado, revocar la Ley de Atención Médica Asequible. Esto haría que decenas de millones de estadounidenses se quedaran sin seguro médico y golpearía en especial a los que tienen enfermedades preexistentes. Existe una razón por la que los servicios médicos, no Trump, son el tema central de las campañas demócratas este año.
Sin embargo, el ataque a la red de seguridad social quizá no acabe con la reducción de la expansión de la era de Obama: los programas de mucho tiempo atrás, incluyendo por supuesto a la Seguridad Social y Medicare, también estarían en el patíbulo. ¿Quién lo dice? Los mismos republicanos.
En una entrevista reciente con John Harwood de CNBC, Steve Stivers, representante y presidente del Comité Nacional Republicano del Congreso —de hecho, quien es responsable de contener la ola demócrata—, declaró que, dado el tamaño del déficit presupuestal, el gobierno federal necesita ahorrar y para ello recortará el gasto en programas sociales. Cuando le preguntaron si eso incluía la Seguridad Social y Medicare, admitió que así era.
No es el único en vislumbrar recortes importantes a programas centrales para estadounidenses mayores como el siguiente paso si los republicanos ganan en noviembre. Muchas figuras de renombre en el Partido Republicano, incluyendo el aún presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y varios senadores, han dicho lo mismo (mientras tanto, grupos vinculados a Ryan han sacado al aire anuncios que atacan y acusan a los demócratas de planear un recorte al financiamiento de Medicare, pero, momento, la coherencia es el talón de Aquiles de las mentes pequeñas y, aparentemente, también la honestidad).
Ahora, los republicanos que exigen recortes al gasto social para equilibrar el presupuesto están demostrando un cinismo extraordinario, que tradicionalmente se define como lo que exhibes cuando matas a tus padres y luego pides clemencia porque te has quedado huérfano. Después de todo, los mismos republicanos que ahora se truenan los dedos por los déficits del presupuesto fueron quienes lo hicieron estallar al promulgar un inmenso recorte fiscal para las corporaciones y los ricos.
Así que tal vez parezca sorprendente que tan solo unos cuantos meses después nuevamente se hagan pasar por cazadores de los déficits y hagan llamados a que se recorte el gasto. Es decir, tal vez parecería sorprendente de no ser por el hecho de que esta ha sido la estrategia presupuestal del Partido Republicano desde hace décadas. Primero, recortan los impuestos. Luego, se quejan del déficit creado por esos recortes fiscales al gasto social. Después, enjuagan y repiten.
Esta estrategia, conocida como "hacer que la bestia pase hambre" se ha venido usando desde los años setenta, cuando economistas republicanos como Alan Greenspan y Milton Friedman comenzaron a declarar que la función de los recortes fiscales para empeorar el presupuesto era "una característica, no un error". Como Greenspan lo dijo abiertamente en 1978, la meta era controlar el gasto con recortes fiscales para reducir los ingresos y luego "confiar en que hay un límite político al gasto deficitario".
Es cierto que cuando los recortes fiscales están sobre la mesa quienes los proponen tratan de negar que aumentarán el déficit, afirmando que proveerán un impulso milagroso a la economía y que la recaudación fiscal de hecho aumentará. Sin embargo, no existe la más mínima evidencia que sustente esta afirmación, y nunca ha quedado claro si alguien con verdadero poder político lo ha creído alguna vez. Por lo general es solo una pantalla de humo para ayudar a esconder las verdaderas intenciones del Partido Republicano.
La interrogante es por qué los republicanos siguen saliéndose con la suya con esta estrategia de "señuelo y cambio".
Hace quince años, escribí un extenso ensayo titulado "The Tax-Cut Con" (La estafa del recorte fiscal) en el que describía el que ya desde entonces se consideraba era un fraude de larga tradición; parece una descripción casi literal de la estrategia republicana en 2017-18. Sin embargo, sigo leyendo análisis de noticias que manifiestan desconcierto ante el hecho de que hombres que eran críticos declarados del déficit en la era de Obama apoyaran con suma alegría un recorte fiscal que hundiría el presupuesto con Trump. Para decir lo evidente: estos hombres nunca fueron críticos de déficits, siempre fue una pose.
La candidez de los medios noticiosos y los autoproclamados centristas sigue siendo algo excepcional. Recuerden, Ryan, quien fue bastante ortodoxo en su determinación de recortar impuestos a los ricos mientras desbarataba los programas para los pobres y la clase media, hasta recibió un premio a la responsabilidad fiscal.
Lo cual nos devuelve a las elecciones intermedias. El Estado de derecho sin duda está en la boleta electoral, al igual que los servicios médicos. No obstante, los electores deben darse cuenta de que la amenaza a los programas de los que dependen es mucho más extensa: si el Partido Republicano conserva la mayoría, la Seguridad Social y Medicare como los conocemos estarán en peligro inminente.
 
Te puede interesar
Piden renuncia de la titular de la Secretaría de Energía
El Diario de Juárez | 21:01hrs.
El Partido de la Revolución Democrática acusó falta de experiencia a Rocío Nahle por no dar solución al desabasto de combustible en el país
Victoria del Magic sobre Celtics
Associated Press | 21:01hrs.
Orlando se impuso 105-103 a Boston y con ello rompió su racha de cuatro derrotas consecutivas
EU y Argentina apoyan a 'presidente interino' en Venezuela
Excélsior | 19:01hrs.
Esto por considerar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura
Inicia AMLO festejos por Zapata
Reforma | 08:01hrs.
AMLO iniciará en Morelos la celebración por Centenario de la muerte de Emiliano Zapata, a quien rendirá homenaje el primer año de Gobierno
Cae con AMLO compra de gasolina de EU
Reforma | 21:01hrs.
Es una caída de 28 por ciento respecto a diciembre de 2017 y enero de 2018
EU reitera que no reconoce la toma de posesión del 'dictador' Maduro
Excélsior | 19:01hrs.
Son varios los países de América que no reconocen el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela por considerarlo una dictadura
Tips para ser un experto al buscar vuelos en Google
El Diario de Juárez | 19:01hrs.
Esta herramienta utiliza un algoritmo que analiza las tarifas de boletos de avión en cualquier fecha
Parálisis en EU podría resultar más cara que construir muro
El Diario de Juárez | 14:01hrs.
El cierre parcial de gobierno en Estados Unidos ha supuesto una pérdida de 3 mil 600 millones de dólares hasta el momento
Define Congreso venezolano plan para enfrentar a Maduro
Associated Press | 09:01hrs.
La oposición ha considerado el segundo mandato del presidente como 'usurpación' de cargo