El llamado de Melania a la grandeza | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

8

20

58

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

8

20

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El llamado de Melania a la grandeza

Frank Bruni/The New York Times | Viernes 24 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York— Quizá algún día, cuando se escriba la historia de la presidencia de Donald Trump, identificaremos el inicio de esta semana como el momento en que comenzó a desvariar por completo y le inventaremos un nombre conciso. Quizá lo llamaremos “el lunes de Melania”.

Señalaremos que el 20 de agosto de 2018, la primera dama, de nuevo con una blusa de moño, reprendió públicamente a los ciberhostigadores mientras su esposo despotricaba y bramaba en Twitter, comparando a Robert Mueller con Joseph McCarthy y demostrando un entendimiento de la historia comparable con su entendimiento de la civilidad.

Admiraremos la perversidad de su anuncio, tan solo horas después, de que viajaría sola a África —su visita más lejana y controvertida hasta ese momento como embajadora oficial—, cuyos países el presidente no puede ni pronunciar, mucho menos respetar. No eligió ese destino al azar, lanzando un dardo a un mapa. Lo eligió de manera desafiante, menospreciando a su esposo.

Seguramente Melania Trump está molestándolo. Sin lugar a dudas se está esforzando. Si tan solo convirtiera esos pasos irregulares de bebé en grandes zancadas, por fin podría destrozarlo y liberarnos. Melania la Salvadora. Un golpe asestado con una blusa de moño. Cosas más extrañas ya han pasado y fantasías menos emocionantes ya han surgido.

¿De verdad es tan improbable? A juzgar por sus tuits, berrinches y creencia aparente de que Rudy Giuliani es un defensor apropiado, Donald Trump está al borde de la incoherencia y la autodestrucción, y tan solo necesita un empujón. ¿Quién mejor para dárselo que una esposa que duerme en una habitación separada en la Casa Blanca y en su propia suite de hotel cuando viajan?

Cada vez se acerca más a demostrarle un desprecio descarado. Encuentra maneras cada vez más ingeniosas de expresarlo. Es una combinación perfecta de patriotismo y venganza por todas las humillaciones que le ha infligido.

Fue evidente que eso de ser la primera dama al principio la desconcertó. Es un trabajo ridículo. Se supone que debes hacer una diferencia sin provocar olas, encontrar una pasión mientras ocultas tus convicciones y sonríes alegremente durante un análisis forense incesante de todos los accesorios que usas.

Es un puesto que infantiliza y cosifica. Si un mandato presidencial fuera un sedán, la primera dama sería el ornamento sobre el capó. Si fuera un hogar sacerdotal, la primera dama sería los arbustos que flanquean la escalera frontal.

Normalmente Melania Trump había sido el ornamento faltante. Estados Unidos había tenido una fachada expuesta, y nosotros hacíamos suposiciones precipitadas. Cuando en un principio anunció su campaña contra el ciberacoso en un discurso en noviembre de 2016, pensamos que saldría a almorzar. ¿No veía la contradicción?

La teoría actualizada es que se está burlando de su esposo. Eso sí lo creo. Concuerda con muchas otras cosas.

Para el primer discurso presidencial sobre el Estado de la Unión, usó un traje sastre de pantalón que sirvió de recordatorio sartorial de las sufragistas y de Hillary Clinton. Este mes, después de que Trump cuestionó la inteligencia de LeBron James en un tuit, la portavoz de Melania emitió una declaración que afirmaba la admiración de la primera dama por el trabajo de James con niños en situación vulnerable en su ciudad natal, Akron, Ohio. Melania quizá estaba interesada en visitar la escuela que James ayudó a fundar, según la declaración.

Además, mis colegas Katie Rogers y Maggie Haberman hace poco reportaron que, durante un viaje al extranjero el mes pasado, el presidente hizo berrinche porque la televisión de la primera dama en el Air Force One estaba sintonizada en CNN, no en su amado Fox News. ¿Fue CNN accidente o provocación? Pues, en una respuesta pública sobre el incidente, la portavoz de Melania dejó claro que la primera dama ve “los canales que ella quiere”.

No estoy seguro de qué pensar sobre esa chaqueta que decía “EN REALIDAD NO ME IMPORTA, ¿Y A TI?” que usó camino a un centro de detención para niños migrantes en Texas. Es el “capullo de rosa” de nuestra época. ¿Y si el mensaje era que no le importaba si interpretábamos su comportamiento como una reprimenda hacia el de su esposo?

El matrimonio como operativo psicológico: no es territorio virgen, pero el contexto y los riesgos de esta situación son épicos. El lunes, como lo señaló James Hohmann de The Washington Post, Melania utilizó la frase “sociedad global” tanto en sus comentarios sobre el ciberacoso como en su declaración escrita sobre el viaje a África, continente al que elogió por su “rica cultura”. Su esposo, desde luego, usa las palabras “globalistas” y “globalismo” como si fueran groserías, y algunos de sus “países de mierda” están en ese continente lleno de cultura. Además, va a ir sin él.

Otras primeras damas embellecieron autopistas, promovieron la lectura y plantaron calabazas, pero esta podría acabar con una pesadilla. Está en una situación en la que no estuvieron sus predecesoras, del brazo de un cacique que necesita neutralización, y es su llamado a la grandeza, o por lo menos su invitación a un itinerario planeado para provocar.

La exhorto a que visite la escuela de James y a que lleve consigo a Don Lemon. Sugiero que almuerce con Maxine Waters, tome Aperol spritzes con Angela Merkel y haga pijamadas con Nancy Pelosi. Además, que use blusas con moño y trajes sastres de pantalón hasta el cansancio. Son el comienzo de una revolución.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: