¿Temeroso? ¿Débil? ¿Egoísta? ¡Ataca! | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Agosto 2018 | 

12

06

13

Secciones

Martes 21 Agosto 2018 | 

12

06

13

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿Temeroso? ¿Débil? ¿Egoísta? ¡Ataca!

Charles M. Blow / The New York Times | Sábado 04 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York— Simplemente no es sano para el país tener un presidente que siempre esté en una actitud de ataque, agreda a enemigos reales e imaginarios, e impulse una agenda tóxica que combine la exaltación de las reclamaciones y los intereses personales. 

Las manifestaciones recientes del presidente han llegado a parecer orgías para el ego de Donald Trump, espacios en los que puede recibir adulaciones ilimitadas y desmedidas, y en los que las multitudes pueden reunirse para reanimar un enojo que se observa como algo casi religioso. Pueden experimentar una afirmación comunitaria de que no están solos en su intolerancia, indignación y retroceso.

En esos momentos, el predicador y el piadoso comparten un momento espiritual de oscuridad.

Ese volvió a ser el caso esta semana en una manifestación de Trump en Florida, en la cual sus partidarios interrumpieron y hostigaron a la prensa libre a la que Trump incesantemente estigmatiza con la falsa descripción de “noticias falsas”. 

En realidad, no existen las noticias falsas. Si algo no es cierto, no es noticia. Las opiniones, como la mía aquí, tampoco son noticias, aun si están impresas en un periódico o son transmitidas en una estación de noticias. Puede haber noticias en esas opiniones, pero el vehículo es subjetivo por definición y un reflejo de la visión del mundo del escritor o presentador.

Esta tontería de las “noticias falsas” no se trata en realidad de la diseminación de información falsa. Si así fuera, el gobierno podría exigir una corrección y la recibiría de cualquier medio noticioso. 

No, Trump ha tergiversado la palabra “falsa”, en especial entre sus partidarios más fervientes, de tal modo que ha llegado a significar historias noticiosas que no le gustan, comentarios que son poco halagadores para él y cobertura inadecuada de lo que él ve como noticias positivas acerca de él y de su Gobierno.

Trump no quiere una prensa libre; quiere propaganda gratis. La obtiene de sus amigos de Fox News, pero eso no es suficiente. Este aspirante a gobernante autoritario necesita un trato especial. Así que emplea el poder de la presidencia para producir su propia propaganda, inventar hechos y tergiversar las noticias.

Parece que esto funciona principalmente entre su propia base republicana, pero para él eso es lo importante. Toda la presidencia de Trump se trata de retribuir a los más devotos: los nacionalistas blancos, los nacionalistas cristianos, los etnonacionalistas. 

Ellos creen que Estados Unidos se fundó como una nación blanca y cristiana, y que debe ser gobernada como tal. Añoran una cultura y una herencia perdidas. Braman contra los florecientes grupos minoritarios y de inmigrantes. Es una base republicana gobernada por el temor, y ha encontrado en Trump a su apóstol perfecto: un hombre que vende temor, se atiborra de él, se baña en él.

Trump y su base son como dos espejos, uno frente a otro. Trump ha matado al tradicional Partido Republicano y levantado y reavivado en su cadáver una monstruosidad sin alma ni mente, leal solo a él. Las fuerzas moderadoras del partido han sido marginadas o sometidas. 

Trump, que se siente inexpugnable entre los cobardes legisladores republicanos y sostenido por su embelesada base, se ha adentrado cada vez más en su universo alterno y se ha alejado de las normas y convenciones aceptables. 

Ataca la investigación de Robert Mueller como una “cacería de brujas”.

Ataca al FBI en general.

Ataca a nuestros aliados internacionales.

Ataca a celebridades y atletas.

Ataca a los inmigrantes.

Ataca a la prensa.

Ataca la verdad.

No hace nada de esto porque sea fuerte y valiente, sino precisamente porque no lo es. Sus ataques son un disfraz que compensa su propio temor e inseguridad. 

Trump es débil. Muy débil. Increíblemente débil. Pero ahora sabe que su debilidad está fortalecida por el increíble poder de la presidencia y el apabullante poder económico y militar del país. La grandeza de Estados Unidos le ha dado a este cobarde un soporte que sólo aumenta su bravuconería e intimidación, su falta de respecto y sus engaños.

Mientras él se siente envalentonado, su base se sube a la ola con él. Los supuestos partidarios protestantes de Trump han aceptado que es un instrumento imperfecto para alcanzar su meta deseada de una agenda de libertad religiosa cimentada por jueces conservadores. Así es que, sin importar qué tanto viole sus principios religiosos, lo perdonan y lo aclaman.

Los republicanos tradicionales que forman parte de la base de Trump miran los indignantes recortes tributarios y su esfuerzo por deshacer las normas y socavar el legado del presidente Barack Obama, y lo perdonan y lo aclaman.  

Los racistas, los supremacistas blancos y los islamófobos comparten su hostilidad hacia las personas que no son blancas y cristianas, y ni siquiera necesitan perdonarlo para vitorearlo.  

Esas aclamaciones para un hombre que no sólo está rodeado de corrupción, sino cuyo círculo interno también está bajo investigación criminal, se han vuelto la banda sonora discordante de un hombre moralmente corrompido y cuya campaña pudo haber estado materialmente corrompida. 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: