Pero, ¿vivimos realmente un boom de productividad? | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Agosto 2018 | 

9

41

02

Secciones

Martes 21 Agosto 2018 | 

9

41

02

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Pero, ¿vivimos realmente un boom de productividad?

Robert J. Samuelson / The Washington Post | Viernes 03 Agosto 2018 | 00:01:00 hrs

Washington— Viajemos en el tiempo a 1995. La mayoría de los estadounidenses aún recuerda la calamitosa inflación de finales de la década de  los setentas (los precios se elevaron en un 13 por ciento en 1979). Muchos beneficios federales, incluyendo el Seguro Social, estaban (y aún lo están) vinculados a la inflación. Pero ¿acaso la inflación estaba sobrepresupuestada, tal como muchos economistas creían? Si era así, le economía podría estar mucho mejor de lo que se ha reportado. Para responder a dicha pregunta, el Senado nombró una comisión, dirigida por el economista de Stanford, Michael Boskin, para analizar la evidencia.

A finales de 1996, la Comisión Boskin, tal como era conocida, presentó sus hallazgos: La inflación –definida como incrementos en el índice de precios al consumidor, o IPC– estaba sobrepresupuestada por 1.1 puntos de porcentaje. Si, por ejemplo, el incremento de año tras año en el IPC era del cuatro por ciento, la tasa verdadera se acercaba al tres por ciento.

Desde entonces, ¿acaso hemos progresado? Bueno, sí y no. Pero primero recordemos lo que la Comisión Boskin encontró.

El problema más grande, tomando en cuenta alrededor de la mitad de la magnificación en los precios, tenía que ver con nuevos productos o mejoras hechas a los ya existentes. Supongamos que usted compra un neumático que tenía un 20 por ciento adicional de duración por millas que su predecesor, pero no había un incremento en el precio. En realidad, usted recibía un recorte del 20 por ciento en el precio. Pero el índice por lo regular no detectaba estos recortes en los precios, debido a que es muy difícil hacer un ajuste en base a la calidad.

Un problema similar afectó a los nuevos productos –computadoras personales, servicios de Internet, hornos de microondas y otros parecidos. Cuando fueron introducidos al IPC, sus existentes ganancias no eran consideradas como recortes a sus precios. Sólo después de que el producto fuera insertado al IPC los futuros recortes al precio eran reconocidos.

Había otras omisiones. Una era un cambio en los hábitos de compra –lo que los economistas llaman ‘substitución’. Si el precio de la carne subía, algunos consumidores optaban por comprar pollo a precios más bajos. Estos recortes en los precios no eran tomados en cuenta. Como tampoco lo eran las tendencias de los consumidores de comprar en las tiendas (como Walmart, y Target) con precios más bajos.

Estos recortes en los precios no eran tomados en cuenta. (El término que los economistas utilizan para estos errores de cálculo es ‘sesgo en el punto de venta’ significando que las estadísticas no reflejan con precisión el verdadero comportamiento de los consumidores).

Saber cuánto los cambios en producción de la economía representan incrementos en los precios y cuánto representan verdaderos cambios en la producción es un factor crucial. Si los incrementos en los precios son sobreestimados, entonces la producción de la economía, la productividad y los estándares de vida son subestimados.

Dos décadas después, se tienen buenas noticias.

En un artículo, recién dado a conocer del Instituto Brookings, Brent Moulton –un ex funcionario de alto rango del Buró de Análisis Económicos (BEA) del Departamento de Comercio– argumenta que docenas de pequeños cambios técnicos que se han realizado en el transcurso de los años por el BEA y el Buró de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento del Trabajo han reducido el sesgo inflacionario. Moulton ahora estima que dicho sesgo está en 0.85 puntos de porcentaje, por debajo de los 1.1 puntos de porcentaje de la Comisión Boskin. La mejora es casi de un cuarto.

El IPC es ‘actualizado con mayor frecuencia, permitiendo que nuevos productos y servicios entren... con mayor rapidez’, según escribió Moulton. El índice de precios al productor (IPP), el cual mide los precios al mayoreo, ha incrementado su cobertura de proveedores de servicios –abogados, arquitectos, agentes de seguros.

Para Greg Ip, el columnista de Economía del Wall Street Journal, estos datos desmienten la noción de un ‘sigiloso boom de productividad’ –una vasta cantidad de producción, habilitada por las nuevas tecnologías, que no es registrada por las estadísticas convencionales. “Incluso si todos los beneficios de las redes sociales, las compras en línea y las menos invasivas cirugías fueran medidos apropiadamente, probablemente no cambiaría el panorama en general”, según escribió. Debido a que la brecha entre la medida e inmedible inflación se ha hecho más estrecha, al igual que la probabilidad de un enorme e invisible dividendo en la productividad.

Aun así, el problema de contar con precisión estará con nosotros por siempre. La razón: Hay un constante influjo de nuevos productos y servicios que no son fáciles de medir –el cuidado de la salud y la educación son los ejemplos más obvios.

Hay otro punto: Los grupos cuyos beneficios están vinculados a la inflación –notablemente los beneficiarios del Seguro Social– no necesariamente quieren mejores estadísticas.

Así que incluso cuando esas mejoras están a nuestro alcance, simplemente no son adoptadas.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: