La influencia hispana en la cultura de Japón | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 21 Julio 2018 | 

5

41

56

Secciones

Sábado 21 Julio 2018 | 

5

41

56

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La influencia hispana en la cultura de Japón

Esther J. Cepeda/The Washington Post | Viernes 06 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Osaka, Japón — Después de pasar un día entero en la tierra del sol naciente, empecé a tener pesadillas que, según el diagnóstico de mi esposo, se debían a mi reacción de visitar un país con un idioma que no podía hablar ni entender.

Pero la verdad es que Japón es increíblemente sencillo de navegar para los visitantes, ya que la mayoría de los trenes, autobuses y anuncios públicos presentan información tanto en japonés como en inglés. Pero no esperaba encontrar tanto español espolvoreado por todo el lenguaje y la cultura japonesa.

Durante una expedición al mercado Nakamise-Dori, el cual se ubica a lo largo del camino rumbo al templo Sensoji, noté que utilizaban la palabra pan en español para describir una especie de bolillo.

Nuestro guía turístico, Sachiko Matsui, dijo que no era una casualidad: “Los japoneses han adoptado muchas influencias del español; como por ejemplo, al famoso abanico, se le conoce por el mismo nombre que en España y Latinoamérica”.

(Los historiadores difieren sobre quién inventó el abanico y cómo se introdujo de un país a otro, pero el punto es que la palabra abanico fue adoptada por Japón).

De acuerdo con un reporte reciente del Centro de Relaciones Internacionales de Barcelona: “Los vínculos entre España y Japón se remontan a los mediados del siglo XVI, cuando el misionero jesuita, Francisco Javier, una figura muy popular que es conocido por la mayoría de las personas en Japón, se embarcó en un enorme proyecto de evangelización en que, rumbo al final de su vida, fundo la primera colonia católica en Japón.

Y la verdad es que todo esto es muy evidente.

Los vagones del metro en Tokio están cubiertos de posters, incluyendo anuncios de Gato Bonito!! —un musical al estilo Broadway escrito y dirigido por Daisuke Fujii.

Encontré una revista de renombre llamada Mismo, así como otra cuyo título era Latina. Esta última parecía ser de raperos y me acordé de haber leído en una ocasión un artículo en City Lap sobre “Los Chicanos en Japón”, una subcultura de hombres jóvenes que se encuentra en Osaka y en Tokio a los que les gusta pasear en sus autos lowriders, presumir sus tatuajes, y vestir como los Dodgers de Los Ángeles, básicamente se parecían a los cholos.

Lástima que no me topé con algún homie japonés, y lamento no haber entrado a La Puerta, una tienda de ropa y accesorios chicanos en Osaka. Lo que sí hice fue convencer a mi familia a realizar una caminata de dos millas (3.2 kilómetros) bajo el sofocante calor para encontrar una nevería mexicana en el centro de Tokio llamada muy apropiadamente Paletas. Había romantizado con encontrar esta humilde tienda en una ajetreada calle de la ciudad, quizás atendida por una pareja de mexicanos, con una sorprendente historia sobre cómo ellos lograron viajar hasta el otro lado del mundo para vender sus modestas paletas a los japoneses. Pero estaba equivocada.

Paletas es en verdad una cadena de exclusivas paleterías de estilo mexicano con una costosa selección de sabores como jengibre limón, Kuri-Macha, Ichigo-Milk y Bellini. Ubicada dentro de un lujoso centro comercial, no había ni un solo mexicano a la vista.

Como premio de consolación, supongo, logré ver a un joven japonés vistiendo una colorida camiseta de Chupa Chups.

Chupa Chups, una marca española de paletas de dulce, comenzó a distribuir sus productos en Japón a mediados de la década de los setentas, y aparentemente se hizo tan popular que la gente viste su logo en camisetas. Es un logo muy familiar para cualquier hispano que ha comprado los baratos dulces en alguna tienda mexicana de abarrotes, o en cualquier restaurante familiar mexicano donde te regalan una paleta de dulce después de que pagas la cuenta.

A manera que empecé a sentir esa nostalgia por mi patria después de una semana durante el viaje, estos destellos del idioma español fueron más un alivio que una novedad. Vi restaurantes que anunciaban carne asada y un anuncio de un platillo hawaiano que consiste de una especie de hamburguesa hecha de huevos y arroz llamado Loco Moco. Para entonces mi cerebro estaba desesperado por encontrar texto legible que pudiera leer, así que interpreté el nombre de este platillo tal como se lee en español.

En el noveno día que pasamos en Osaka, mi hijo —fastidiado de la dieta de arroz, carne de puerco y pescado— se dio por vencido y entró a un Starbucks. Fue ahí donde encontró lo que el describe como “el más caro y desabrido” churro que jamás había comido.

Lo atesoró como  parte de la experiencia. Al fin de cuentas, no habíamos viajado 6 mil 479 millas (16 mil 427 kilómetros) para comer masa frita que uno puede comprar por un dólar a la vuelta de la esquina cuando volviéramos a casa.

Sin embargo, fue maravilloso encontrar pequeños detalles de nuestra propia cultura en lugares tan lejanos: enfatizando que la cultura viaja por todo el globo terráqueo, y nos conecta a todos por medio de finos, y en veces azucarados, hilos.



 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: