La ansiedad por la extinción de la raza blanca | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

17

02

10

Secciones

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

17

02

10

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La ansiedad por la extinción de la raza blanca

Charles M. Blow/The New York Times | Lunes 02 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York – La semana pasada, Pat Buchanan estuvo en “The Laura Ingraham Show” para hablar de la crisis humanitaria que Donald Trump ha creado en la frontera por separar a niños de sus padres.

No fue particularmente empático con el sufrimiento de estas familias y, en cambio, decidió enfocarse en el peligro demográfico que enfrenta la raza blanca: “Este es el gran problema de nuestra época. La verdadera pregunta es si Europa y Estados Unidos tienen la capacidad —y Europa la voluntad— de frenar la invasión de los países hasta que cambien su naturaleza —política, social, racial, étnica— por completo”.

Continuó: “No puedes acabar con las ganas de la gente que quiere vivir con los suyos y desea que sus fronteras estén protegidas”. No nos equivoquemos: Buchanan está hablando de proteger el dominio de la raza blanca, la cultura blanca, las mayorías blancas y el poder blanco.

Unos días antes, en su blog, explicó en detalle su opinión: “Sin embargo, la pregunta existencial sigue siendo esta: ¿cómo es que Occidente, incluyendo a Estados Unidos, puede detener la ola migratoria antes de que altere para siempre la naturaleza política y demográfica de nuestras naciones y nuestra civilización?”

Para describir la aversión de los liberales occidentales a la institución de políticas de inmigración racistas y xenofóbicas, escribió: “En este caso, de verdad estamos lidiando con una ideología de suicidio occidental”. Concluyó así: “Política y emocionalmente, Trump podría estar en el lado equivocado por haber separado a los niños migrantes de sus padres. Pero en el panorama más amplio —la invasión de Occidente por parte del Tercer Mundo— está encabezando la gran ola del futuro, si es que Occidente ha de tener un futuro”.

Deshagámonos de los demás razonamientos de esta política migratoria draconiana. Esta es la esencia: la ansiedad por la extinción de la raza blanca, la ansiedad por el desplazamiento de los blancos y la ansiedad de que los blancos se conviertan en minoría. En este miedo y ansiedad se está basando Trump. Politico Magazine dijo que Trump era “Pat Buchanan, pero con mejor cadencia”.

Los blancos han conformado la mayoría de la ciudadanía estadounidense desde que se fundó este país, pero ese periodo está llegando a su fin rápidamente.

Como lo reportó Brookings la semana pasada:

“En primer lugar, desde que la Oficina del Censo comenzó a emitir sus estadísticas anuales, estas muestran por primera vez un declive absoluto en la población blanca no hispana del país, lo cual acelera un fenómeno que no se esperaba sino hasta la siguiente década”.

El informe continuó: “En segundo lugar, las nuevas cifras muestran que, por primera vez, hay más niños pertenecientes a minorías que niños blancos, en todas las edades desde los 0 a los 9 años. Esto significa que estamos en el umbral de la primera generación de minoría blanca, los niños nacidos del 2007 en adelante, la cual quizá podamos llamar Generación ‘Z-Plus’”.

El Laboratorio de Investigación Demográfica Aplicada en la Universidad de Wisconsin-Madison también emitió un informe la semana pasada, el cual señaló: “En 2016, murieron más blancos no hispanos de los que nacieron en 26 estados; más que en cualquier época en la historia estadounidense. Cerca de 179 millones de residentes, o casi un 56 por ciento de la población de Estados Unidos, vivían en estos 26 estados”.

El informe también señaló que “cuando los nacimientos no pueden seguir el ritmo de las muertes, se dice que una región alcanzó una ‘disminución natural’ en la población”. Además, “un hallazgo de investigaciones previas sobre la disminución natural que coincide con nuestros resultados señala que, en cuanto una zona comienza a experimentar este fenómeno, es probable que la tendencia continúe. Solo California, Nuevo México y Virginia Occidental han experimentado un aumento natural después del inicio de la disminución, y en cada caso solo fue durante un año”.

Eso es lo que está pasando. Estados Unidos pronto será un país en el que la mayoría se convertirá en minoría.

El Estados Unidos blanco está envejeciendo, hay menos mujeres blancas en edad fértil y la tasa de fertilidad de los blancos es menor que la de los hispanos y los negros.

Todas las políticas actuales nacen de este pánico de perder privilegio y poder: la política de inmigración, la represión de los votantes, los impulsos económicos aislacionistas de Trump, su desprecio por la gente haitiana y africana, la prohibición de viaje a ciudadanos de países de mayoría musulmana, su furia respecto de Black Lives Matter y las protestas de justicia social. Todo.

Trump es presidente y sus simpatizantes lo adoran, en parte, porque no se disculpa cuando defiende a la raza blanca de cualquier cosa que la amenace, o por lo menos esa es la imagen que quiere proyectar. No hay mayor complicación. Los niños inmigrantes que lloran porque quieren estar con sus madres y padres son daño colateral, peones en una batalla política para obligar al Congreso a crear una legislación estricta, muestras de tortura medieval que tienen como propósito un efecto disuasorio.

Como lo escribió Buchanan en su libro, “Suicide of a Superpower”, por el que lo despidieron de MSNBC debido a sus connotaciones racistas: “El Estados Unidos blanco es una especie en peligro de extinción”. Y reprendió a cualquier persona blanca que celebre la demografía cambiante del país.

“El etnomasoquismo, es decir, disfrutar el despojo de nuestro propio grupo étnico, es una enfermedad del corazón que jamás afligió al Estados Unidos de Andrew Jackson, Theodore Roosevelt o Dwight Eisenhower. Proviene de lo que James Burnham llamó una ‘ideología del suicidio occidental’, un sistema de creencias que funciona como una administración de morfina para la gente que ha terminado por aceptar la inevitabilidad de su desaparición en la historia”.

Estas políticas migratorias son para las personas que vinculan a Estados Unidos con la raza blanca y, por lo tanto, para ellos, la pérdida de la supremacía blanca se convierte en la pérdida de la identidad estadounidense.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: