El Congreso no conoce su propia fuerza | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

17

01

39

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

17

01

39

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El Congreso no conoce su propia fuerza

Editorial / The New York Times | Lunes 25 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York— Cuando se escriba la historia de la cruel política de separación familiar, los teóricos constitucionales registrarán que más de 2 mil 300 niños fueron sacados de sus padres en la frontera porque la rama legislativa perdió su apetito de legislar.

Incluso cuando firmó una orden ejecutiva que puso fin a la práctica, el presidente Trump culpó repetidamente a los demócratas del Congreso por la política inhumana de su propia administración de separación familiar.

Deténtame, parecía decir, antes de volver a embrutecerme. Pero como muchas falsedades políticas, también contenía un rastro de verdad. La falta de legislación de ambas partes permitió que la crueldad persistiera durante semanas, mientras que un creciente consenso bipartidista en el Congreso imploró al presidente que dejara de hacer lo que sus propias leyes podrían haberle dado la discreción de hacer.

Esto es en lo que se ha convertido el Congreso, la primera rama del gobierno y el centro del régimen constitucional: un suplicante institucional que insta a las otras ramas del gobierno a hacer lo que podría hacer por sí mismo.

Deténganos, suplican los miembros, antes de volver a delegar. No es sólo que un Congreso polarizado haya perdido la capacidad de legislar. Esa excusa es en sí misma una abdicación de la autoridad. Lo que ha perdido no es la capacidad de legislar sino la voluntad.

El supuesto operativo del sistema de separación de poderes de la Constitución es que cada rama de la primera lealtad del gobierno será a su propia autoridad. Entonces, ¿por qué el Congreso no reaccionó celosamente al cambio de política en la frontera?

Los republicanos y los demócratas por igual deberían haber dicho que la política de inmigración era suya, no la del presidente. La Constitución, después de todo, autoriza al Congreso a promulgar una “norma uniforme de naturalización”.

El Congreso nunca designó al Sr. Trump para separar a las familias, pero tampoco lo detuvo, a pesar de tener un mayor reclamo de autoridad sobre la política de inmigración.

Fue el Congreso el que aprobó leyes de inmigración tan amplias que estas medidas lograron acomodar la decisión ejecutiva del presidente Barack Obama de no aplicarlas en una clase definida de casos —por lo tanto, el programa de acción diferida para arribos de la infancia— y la política de cero tolerancia del gobierno de Trump tuvieron que hacer cumplir las leyes todo el tiempo.

Cualquiera de esas decisiones presidenciales debería haber llevado al Congreso a defender sus prerrogativas. Pero ambos se encontraron con una mezcla extraña de indignación y apatía.

La mayoría republicana en el Congreso podría haber rescindido DACA, pero en su lugar pidió a los tribunales que anularan la política. Poner fin a la separación de la familia también estaba dentro de la autoridad del Congreso.

La práctica de otorgar a la amplia autoridad ejecutiva una política conduce a lo que James Madison llamó “la definición misma de tiranía”: la combinación de formulación de políticas y cumplimiento que expone a los individuos a acciones gubernamentales impredecibles y arbitrarias.

Montesquieu, el gran comentarista de la separación de poderes, definió la libertad como “una tranquilidad mental que surge de la opinión que cada persona tiene de su seguridad”. Cuando el Congreso cede su autoridad para hacer política al poder ejecutivo, la ley se convierte en una cuestión de presidencia capricho en cambio. En ausencia de una acción en el Congreso ahora, el Sr. Trump podría reiniciar la separación familiar mañana.

El Congreso es la primera sucursal por una razón. Su tamaño es capaz de abarcar la diversidad de opiniones en una república en expansión. El ejecutivo, por el contrario, opera en blanco y negro: o está de acuerdo con él o no. La legislatura también está más institucionalmente dispuesta a la deliberación que un solo oficial.

Se supone que la autoridad del Congreso está asegurada por la ambición de sus miembros de ejercer el poder. Madison consideraría la idea de que los miembros retengan sus oficinas entregando su autoridad como una paradoja inexplicable.

Un problema es que los miembros del Congreso ven problemas como la inmigración a través de la lente de la lealtad partidista en lugar de la institucional. No hay una pequeña ironía, entonces, en el hecho de que Madison, el brillante explicador de la separación de poderes en los Documentos Federalistas, más tarde ayudó a justificar el surgimiento del sistema de partidos que lo socavó.

Otra dificultad es que la delegación de autoridad le permite al Congreso proclamar objetivos amplios de política al tiempo que escapa a la responsabilidad por las difíciles concesiones que conlleva la formulación de políticas. Sin embargo, ninguno de estos resuelve el enigma de por qué los miembros del Congreso quieren la oficina, pero no el poder que confiere.

El autor conservador Yuval Levin, señalando que el presidente Trump es notablemente débil en la política interna pero que el Congreso no ha aprovechado la oportunidad para llenar el vacío, sugiere convincentemente que los miembros están más interesados en el desempeño que en la formulación de políticas.

Mantener el acceso al complejo político industrial de cabildeo y tráfico de influencias puede ser otro motivo para este letargo y timidez. Dado el lamentable estado de la educación cívica, es igualmente plausible que los miembros del Congreso quieran ejercer el poder, pero no saben que lo tienen.

Eso no es exagerado: el año pasado, el representante Ted Yoho, un republicano de Florida, incluso dijo que un presidente del comité en el Congreso “trabaja para el presidente y responde al presidente”.

Cualquiera sea la causa, la clave para restaurar el Congreso es revivir el motivo para ejercer el poder. En última instancia, este problema, como la mayoría de la política, se reduce a la opinión pública.

Los votantes necesitan recompensar en lugar de retroceder ante el deseo de ejercer el poder y el conflicto que lo acompaña. De lo contrario, continuará la abdicación del Congreso y, por lo tanto, cambios drásticos en la política y espectáculos desagradables como el que se desarrolló en la frontera.

 

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: