Trump no fue el primero en separar familias | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 20 Julio 2018 | 

8

48

06

Secciones

Viernes 20 Julio 2018 | 

8

48

06

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Trump no fue el primero en separar familias

Nicholas Kristof/The New York Times | Viernes 22 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York – El presidente Donald Trump por fin cedió a la presión pública y prometió dejar de separar a los niños de sus padres en la frontera. Tras mucho insistir en que no podía hacer nada a ese respecto, chascó los dedos y cambió la política que había negado que lo fuera.

No obstante, no hay claridad ni certidumbre jurídica en cuanto a lo que sigue ahora. ¿Habrá campos de internamiento? Este punto crítico e incierto es una oportunidad útil para aprender lecciones.

Trump está en lo correcto cuando dice que no inició la práctica de arrebatar con violencia a los niños de sus padres. Esto forma parte de una historia larga y vergonzosa:

“Hicieron ofertas por mis hermanos y hermanas primero, por separado, mientras mi madre, paralizada por la pena, me tomaba de la mano. Llegó su turno y la compró Isaac Riley del condado de Montgomery. Luego me ofrecieron a los compradores ahí reunidos. Mi madre, distraída por el pensamiento de alejarse para siempre de todos sus hijos, se abrió paso entre la gente hasta el lugar donde se encontraba Riley, mientras la subasta de mi venta se llevaba a cabo.

“Se dejó caer a sus pies y se aferró a sus rodillas, suplicando en un tono que solo una madre puede dominar que también comprara a su bebé... Yo debo haber tenido entre 5 y 6 años. Aún puedo ver y escuchar a mi pobre madre llorando”.

— Josiah Henson, esclavo en Maryland, del relato de su vida, de 1858.



“Los negros en casa están muy desconsolados, pero esto pronto pasará al olvido. Con el tiempo, quizá vean a sus hijos de nuevo”.

— Thomas Chaplin, propietario de esclavos, en 1845, citado en “Help Me to Find My People”, de Heather Andrea Williams

“Luego mi madre volteó hacia [su propietario] e imploró: ‘¡Ay, amo, no me aleje de mi hijo!’. Sin responder, el hombre le propinó dos o tres fuertes latigazos en los hombros, me arrebató de sus brazos y me entregó a mi amo, y tomándola por el brazo, la arrastró de regreso... El llanto de mi pobre madre se fue perdiendo en la distancia... Los horrores de ese día se anclaron en lo más profundo de mi corazón”.

— Charles Ball, cuya autobiografía de 1837 de una vida en esclavitud incluía esta diatriba de la separación de su madre a los 4 años.



La familia negra “sufre poco por la separación”.

— Thomas R.R. Cobb, un académico jurídico a favor de la esclavitud, en 1858

“Me quedé mirando fijamente, tratando con desesperación de no perder de vista a mi madre, mi hermanita menor con su cabello dorado, mi abuela, mis hermanas mayores. Siempre las veo, porque todavía las busco, tratando de abrazarlas una última vez... Lo que queda de esa noche que fue como ninguna otra es un irremediable sentimiento de pérdida, de separación. Mi madre y mi hermana menor se fueron, y nunca les dije adiós. Todo me sigue pareciendo irreal”.

— Elie Wiesel, en “Memoirs”, describiendo cómo separaron los nazis a su familia durante el Holocausto.

“‘Me voy a llevar a tu hijo a bañar’. Eso es algo que oímos una y otra vez... El niño se va, y una media hora más tarde, o 20 minutos, el padre pregunta: ‘¿Dónde está mi hijo de 5 años?’ Y le dicen: ‘No volverás a ver a tu hijo’”.

— Anne Chandler, Centro de Justicia Tahirih, en Texas Monthly la semana pasada.

“Se cuidará a los niños, se les colocará en hogares temporales o lo que sea”.

— John Kelly, jefe de Gabinete de la Casa Blanca, el mes pasado.

“Todo lo que puedo recordar es lo mucho que mi hijo y yo lloramos mientras se lo llevaban... Ya pasaron seis meses desde la última vez que lo vi”.

— Detenida describe en una demanda de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles presentada en abril cómo se llevaron a su hijo de 13 años en octubre.

“Cua cua”.

— Corey Lewandowski, un operador político de Trump, burlándose de la separación de familias el martes.

“Mis bebés comenzaron a llorar cuando se dieron cuenta de que nos iban a separar. Me rompe el corazón recordar el llanto del más pequeño: ‘¿Por qué me tengo que ir? ¡Mami, me quiero quedar contigo!’. Mi hijo menor lloraba y gritaba en protesta... Llorando, les pedí a mis hijos que fueran valientes y les prometí que pronto volveríamos a estar juntos... No sé dónde están mis hijos y estoy muy preocupada por ellos”.

— J.I.L., una mujer salvadoreña, declara en la demanda de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles.

“Tenemos una orquesta aquí”.

— Agente de la Patrulla Fronteriza burlándose la semana pasada mientras los niños lloraban inconsolablemente después de ser separados de sus padres.

Así que el presidente tiene razón en decir que no es el primero en separar familias. La práctica de hoy no es la misma de la esclavitud ni el nazismo, pero encaja a la perfección en los anales de la barbarie.

Espero que el presidente en verdad detenga esta crueldad. Una lección de esta historia es que, aunque siempre haya defensores de estas prácticas, en última instancia nos percatamos de que arrebatar a los niños de los brazos de sus padres no solo es cruel, no solo es abominable, sino también realmente perverso.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: