Buenos papás cocinan recuerdos de por vida | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

16

45

32

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

16

45

32

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Buenos papás cocinan recuerdos de por vida

Rubén Navarrette Jr./The Washington Post | Viernes 15 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego— Este Día del Padre, mientras esté disfrutando del brunch con mi familia, debo recordar estar agradecido por los "platos de hambre".

Y, como un padre que, como muchos otros padres, lucha por mantener a sus hijos mientras encuentra tiempo para alejarse del trabajo y crear recuerdos, espero que algún día mis hijos sean igual agradecidos.

“Platos de hambre” es el término que José Andrés. el chef y filántropo de renombre internacional, utiliza para describir esas comidas sencillas que causaron una impresión duradera en su infancia.

Hace poco escuché a Andrés describir, en el podcast de David Axelrod, "The Axe Files", su experiencia de haber crecido en el pequeño pueblo de Mieres, al norte de España. Como una alfombra mágica, me transportó 40 años atrás a mi propia educación sin lujos en Sanger, una ciudad agrícola polvorienta pero generosa en el centro de California.

Luego, pensé en mis propios hijos, que ahora tienen 8, 11 y 13 años y que se criaron en un barrio próspero a 10 minutos de la playa, y cómo podrían estar perdiendo algo.

"Todavía recuerdo el final del mes cuando no quedaba mucha comida en casa", recordó Andrés. "Y muchos de los restos se usarán para hacer las comidas como 'croquetas', esos buñuelos de pollo que hoy no puedo creer que cuesten dos o tres dólares cada uno".

Cualquiera que alguna vez haya probado la cocina del chef –en cualquiera de los más de 30 restaurantes que ahora posee en todo el país en ciudades como Washington, Filadelfia y Las Vegas– lo consideraría una ganga.

"Esos fueron los platos de hambre", dijo Andrés. "Esas eran las comidas en las que, cuando mi padre esperaba el próximo cheque, mi madre podría multiplicar lo que quedaba".

Y esta es la parte más deliciosa de esta historia.

"Es gracioso", dijo Andrés. "Nunca recuerdo los grandes momentos de la carne. Pero recuerdo todos los platos que mi madre hizo en la última semana del mes con casi nada. Y esos son los platos que a veces me unen a mi infancia".

Me puedo identificar. Uno de mis recuerdos más preciados de la infancia es sentado en un taburete de la cocina de mi abuela comiendo mi refrigerio favorito: la versión mexicana de un rollito de 'weenie' donde el pan es reemplazado por una tortilla de maíz frita.

Nada de lo que he probado en buenos restaurantes en París, Nueva York o San Francisco incluso, se acerca.

Eso es porque el plato estaba condimentado con el amor y el afecto de mi abuela.

Mi otra abuela a menudo me servía un simple plato de frijoles refritos y tortillas caseras de harina que parecían, para un niño pequeño, como el maná del cielo.

Estoy seguro de que lo mismo aplica para las croquetas que la difunta madre de Andrés preparaba en su cocina, con solo un toque de ajo, aceite de oliva y pimiento rojo. Tan habilidoso como es él, nunca podrá replicar exactamente el plato.

Para mí, el concepto de platos de hambre me recuerda a una simple lección de vida que a menudo olvido durante mis frenéticas semanas de trabajo de 60 horas. A nuestros niños les pueden gustar sus productos electrónicos, los frappuccinos diarios, ropa de moda y costosos viajes a parques de diversiones, pero lo que más añoran es el tiempo. Simplemente tiempo.

Quieren pasar tiempo con sus padres, hasta que llega el momento, quizás en sus años preadolescentes, cuando ya no lo hacen. Sabemos esto. Pero ese concepto tiende a perderse de nuestras mentes, a medida que entramos en la carrera de tratar de trabajar más horas para ganar más dinero y darles más cosas a nuestros hijos. No hay fin para esa locura, y las "cosas" no son siquiera lo que realmente quieren tus hijos. Se acumulan en los armarios hasta que se regala a Goodwill.

Entonces, ¿qué quieren tus hijos? Véase más arriba.

No pierdan mi punto. Como padres, debemos tomar en serio nuestro papel como proveedores. No encuentro ninguna utilidad para los papás irresponsables que no pagan la manutención de los hijos o que se aprovechan de los ingresos de su esposa. Pero no perdamos la perspectiva. Cuando te hayas ido, si eres uno de los afortunados que sus hijos elogian como un "buen padre", que es, por cierto, el mayor cumplido que un hombre puede obtener, no será por lo que les compraste pero por el amor, el tiempo y la atención que les diste.

Eso es lo que recordarán, porque, cuando todo está dicho y hecho, es lo único que importa.

Después de todo, los platos de hambre pueden satisfacer su paladar a la hora de la comida. Pero es la forma en que alimentan tu alma que pueden durar toda una vida.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: