¿Quién llenará el vacío de poder global? | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

1

18

58

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

1

18

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿Quién llenará el vacío de poder global?

Robert J. Samuelson/The Washington Post | Jueves 14 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Washington – Los comentarios están llenos de discursos, diatribas, ensayos, análisis, historias y tuits sobre el inminente colapso del orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial. Esto amenaza la paz global y la prosperidad, incluso si no estamos del todo seguros de cómo la amenaza podría materializarse en realidad.

Cuando decimos "el orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial", nos referimos a una serie de alianzas políticas, militares y económicas cuyos miembros persiguen objetivos comunes y abrazan valores comunes. Liderado por Estados Unidos, el sistema surgió durante y después de la guerra principalmente como un contrapunto a la Unión Soviética. Los países creían que sus estrechos intereses nacionales se cumplían mediante el avance de una agenda colectiva.

Es este sistema, que representaba tanto un estado de ánimo como un conjunto de obligaciones formales, ahora se está desmoronando, tambaleándose por el ataque frontal del presidente Trump a sus instalaciones. Pero, aunque Trump es la causa inmediata de la confusión actual, él no es la única causa. Examinemos el contexto más amplio.

Comience con Trump, porque su papel es el más fácil de entender. Según cualquier estándar convencional, él está actuando de manera irracional y errática; peor, apoya las políticas que perjudican a Estados Unidos. Está comenzando deliberadamente una guerra comercial que podría descarrilar la economía global. No solo está en desacuerdo con nuestros aliados tradicionales (Europa, Japón, México, Canadá), sino que se ha desviado de su camino para insultarlos. Incluso si los líderes de estos países estuvieran dispuestos a olvidar lo pasado, es posible que sus ciudadanos no sean tan tolerantes. La opinión pública dificultará la cooperación con Estados Unidos.

Pero las reglas de lógica ordinarias no se aplican a Trump. Casi todo lo que ha hecho se puede explicar por ambición personal. No está interesado en la política, ni en hacer que Estados Unidos sea grandioso nuevamente. (América fue la más grande en y después de la Segunda Guerra Mundial, precisamente cuando estaba haciendo más por otros países). La pasión que todo-lo-consume del presidente es hacer que Donald Trump sea grandioso.

Necesita ser el centro de atención, no solo a veces, sino todo el tiempo. Cuanto más escandaloso, ofensivo, inesperado y egoísta es algo, más le gusta porque lo empuja al centro de la escena, donde quiere estar. Esa es su política. Hay una gran consistencia en su comportamiento, incluso si algunas de sus acciones repudian lo que él dijo o hizo antes. (No en vano, la reunión de Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un es una repetición del papel de Estados Unidos como líder mundial).

Por supuesto, no todo lo que está mal con las relaciones de Estados Unidos con sus "aliados" o, para el caso, sus relaciones con nosotros, se puede culpar a Trump. Si las cosas fueran tan simples, podríamos esperar sus reacciones o actuar más inteligentemente que él. La realidad es mas complicada. El paso del tiempo ha debilitado o destruido la lección que la generación de la Segunda Guerra Mundial tomó de la contienda: dos décadas de aislacionismo después de la Primera Guerra Mundial no nos habían protegido de la mayor calamidad en la historia humana. Debido a que el aislacionismo no funcionó, los estadounidenses no estaban de humor para intentarlo de nuevo (especialmente con una Unión Soviética con armas nucleares). Este cambio en la opinión pública sirvió como un respaldo crucial para una política exterior orientada al exterior.

Pero la generación de la Segunda Guerra Mundial –las personas que experimentaron esta conversión política y emocional– está casi muerta, y las generaciones más jóvenes tienen una mente diferente. Los 'baby boomers' vivieron a la sombra de la Segunda Guerra Mundial y absorbieron algunas de sus lecciones; pero muchos también concluyeron que, en Vietnam, el país había tomado las lecciones demasiado lejos. Las generaciones posteriores han estado aún menos influidas por el valor del papel global de Estados Unidos.

El punto es que los líderes de los Estados Unidos no han podido (algunos dirían que no lo intentaron) crear apoyo público para un nuevo internacionalismo, basado en las realidades de hoy. La crisis financiera mundial de 2008-2009 socavó aún más la confianza del público.

Aún así, la mayor parte de lo que buscamos lograr, incluyendo una economía global estable, alivio del terrorismo, protección contra ataques cibernéticos y metas ambientales consistentes, depende en gran medida de la cooperación internacional. Éramos vulnerables a un Trump, cuyo nacionalismo simplista suena más atractivo de lo que es.

Finalmente, nuestros aliados no siempre han sido los mejores aliados, y no siempre hemos sido los mejores líderes. Mucho antes de que China se uniera a la Organización Mundial del Comercio en 2001, Japón y algunos otros países practicaron políticas mercantiles para favorecer a industrias selectas. La mayoría de los miembros de la OTAN han gastado menos en sus fuerzas armadas, a pesar de que el objetivo oficial de gasto (2 por ciento del producto interno bruto) es modesto. Del mismo modo, Estados Unidos han recurrido periódicamente a medidas proteccionistas para desactivar la oposición política a las importaciones.

Es un telón de fondo sombrío. El trumpismo está conduciendo a un vacío de poder global. ¿Quién, si alguien, lo va a llenar? ¿China? ¿Rusia? ¿Ninguno?

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: