Miedo creíble... allá y acá también | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 15 Agosto 2018 | 

22

54

57

Secciones

Miércoles 15 Agosto 2018 | 

22

54

57

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Miedo creíble... allá y acá también

David Torres / America’s Voice | Sábado 05 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

Washington— Si hay un común denominador en este momento en la vida de los inmigrantes en cualquier punto geográfico del planeta es, en definitiva, el miedo: a la violencia, al hambre, a la falta de trabajo, a las guerras, a las persecuciones y a las amenazas de muerte; pero también al acoso oficial, al racismo, al discurso antiinmigrante, a la xenofobia, a la discriminación y a las deportaciones.

Allá y aquí el factor miedo, acompañado de indignación, de repudio y de combate, es tan creíble por evidente, que la sensación de estar atrapado sin salida aparente ha alterado de manera significativa la vida de todos.

Ya sea que desde Centroamérica, África o Asia se desplacen grupos humanos en busca de un polo de poder económico dónde subsistir, o que la comunidad inmigrante asentada en suelo estadounidense siga trabajando arduamente en función de sus familias, el temor al ataque verbal o físico en cualquier momento es ahora mucho más latente.

Se percibe, se huele, y no han sido pocos los casos con los que, al menos en este país, se ha documentado esa vergüenza nacional cargada de racismo y de odio al inmigrante —al “otro”— en aeropuertos, restaurantes, cafés, escuelas, hospitales, etcétera, en el último año.

Por otro lado, ahora mismo los pocos miembros de la Caravana de los inmigrantes que han logrado pasar a suelo estadounidense tienen que justificar el porqué han tomado la decisión de pedir asilo en Estados Unidos y convencer al funcionario en turno que existe un “miedo creíble” de que su vida corre peligro en sus lugares de origen.

¿Bastará con que expliquen que en las últimas dos décadas más de 275 mil personas han sido víctimas de la violencia en Centroamérica, según ha calculado La Prensa Gráfica, de El Salvador? ¿Que tan solo el año pasado se contabilizaron 14 mil 682 homicidios? ¿Que algunos de esos asesinados han sido sus hermanos, padres, madres o hijos y que sobre algunos de ellos mismos pende una amenaza de muerte?

De la preparación, la sensibilidad y la información de que dispongan al respecto los funcionarios de inmigración que atiendan al grupo que logró pasar dependerá la comprensión integral del problema centroamericano y, por ende, el resultado de cada solicitud de asilo.

Pero lamentablemente, mientras ese “miedo creíble” toma forma con base en su propio protocolo legal, de este lado de la frontera la sensación de vulnerabilidad se ha instalado plenamente entre los inmigrantes que, quiérase o no, han incorporado la zozobra a su diario vivir en el último año.

Así, el beneficiario de TPS, el “dreamer”, el residente permanente, el ciudadano naturalizado, el indocumentado, los hijos estadounidenses de inmigrantes, los cónyuges, etc., se han convertido en el blanco perfecto de los ataques del actual gobierno que, desde la Casa Blanca, ha dictado una agenda tan profundamente antiinmigrante, que ha desestabilizado en gran medida la relación que guardaban las autoridades y el grueso de la población con sus inmigrantes.

Esos nexos, hay que decirlo, son tan lentos y difíciles de construir, que pasarán muchos años para que se recobre la confianza plena, si es que alguna vez la hubo.

Por lo pronto, esa imagen de estar dentro de “la boca del lobo” —acosados por el fantasma de la deportación, por la cancelación de programas de protección migratoria y por el escrutinio cada vez más insolente de una parte de la población más extremista— lleva a exponer que acá también hay un “miedo creíble” a la violencia que esa agenda antiinmigrante pueda provocar, ya sea aquí con la acumulación del odio hacia los inmigrantes, o allá con las deportaciones que podrían derivar en múltiples tragedias entre los que precisamente han huido de sus lugares de origen para salvar la vida.

Es un círculo vicioso cuya historia aún está por escribirse.

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: