Para los periodistas, la deshonestidad no es la mejor política | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 20 Octubre 2018 | 

2

47

06

Secciones

Sábado 20 Octubre 2018 | 

2

47

06

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Para los periodistas, la deshonestidad no es la mejor política

Ruben Navarrette Jr. / The Washington Post | Miércoles 02 Mayo 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego— El revuelo sobre la despotricada ofensiva de un comediante en la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca debería llevar a los periodistas a examinarse a sí mismos y su profesión, y preguntarse qué ha sido de ambos en la era de Donald Trump.

Por un lado, los miembros de los medios deben indagar si algunos de ellos han adquirido los malos hábitos de las personas que cubren.

Como cómo mentir. Las falsedades duraderas son algo que tengo en común con mi padre, un policía retirado: las personas nos mintieron todo el tiempo, generalmente para salir de un aprieto. Te vuelve cínico y desconfiado: especialmente de los poderosos, que a veces tienen mucho que perder al contar toda la verdad.

En la reciente película “The Post”, el editor ejecutivo del Washington Post Ben Bradlee, interpretado por Tom Hanks, dice sobre los funcionarios de la administración Nixon que engañaron al público sobre la guerra de Vietnam: “Por la forma en que mintieron, esos días tienen que terminar”.

Por supuesto, esos días no han terminado. Los políticos de ambos partidos aún duermen tranquilamente y, a menudo, sin pensarlo dos veces.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando las “víctimas de las mentiras” se convierten en los mentirosos? Ha sido mi experiencia, más de tres décadas de trabajo en los medios de comunicación, que los reporteros, productores y presentadores pueden mentir con lo mejor de ellos. Y si no se puede confiar en los medios, ¿en quién puede confiar?

El legendario periodista Walter Cronkite, alguna vez considerado como “el hombre más confiable en Estados Unidos”, no podría conseguir un trabajo hoy. La idea de que el público pueda poner incluso una onza de confianza en los medios parece pintoresca. Los presentadores de televisión por cable han pasado de cubrir la historia a convertirse en la historia.

Y ahora parece que algunos de ellos no son totalmente honestos y transparentes con su audiencia, lo que aumenta la desconfianza del público y alimenta la percepción de que los grandes medios tiene su propia agenda. Una cosa que escucho de los lectores es que los medios a menudo los critican o los mantienen en la oscuridad. Bueno, la deshonestidad es una clara señal de falta de respeto. Y seguro que no produce ninguna luz.

La última ronda de delincuentes de los medios que han cortado las esquinas incluye a Sean Hannity de Fox News, Joy Reid de MSNBC y Jake Tapper de CNN. Todos ellos parecen haber sido menos que comunicativos: sobre sus relaciones, sus puntos de vista personales, la credibilidad de sus fuentes o sus propios prejuicios.

Hannity entrevistó y defendió al abogado personal de Trump, Michael Cohen, sin decirnos que él también era uno de los clientes de Cohen. El presentador conservador, que no es periodista pero a veces le gusta jugar en la televisión, también intentó argumentar que el trabajo de Cohen para él se limitaba a los negocios inmobiliarios. Pero esa afirmación se cayó cuando Hannity reconoció que el trabajo de Cohen para él iba más allá de lo inmobiliario. Estos detalles hubieran sido útiles para saber cuándo Hannity mostraba indignación por lo que consideró un trato injusto y severo de Cohen por parte del consejero especial Robert Mueller.

Confrontado con una serie de entradas feas y homofóbicas que se publicaron en su blog personal hace muchos años, Reid ofreció una versión elaborada de “el perro se comió mi tarea”. Con Reid, fue algo así como: un homófobo hackeó mi blog. Casi una semana después de que salieron a la luz las publicaciones del blog, la presentadora liberal reconoció que no parecía haber habido una piratería y le dijo a sus televidentes: “Realmente no creo que escribí esas cosas odiosas. Pero definitivamente puedo entender, basadas en cosas que he dicho y he escrito en el pasado, que algunas personas no me creen”. Menos defensiva y más contrición podrían haber hecho maravillas.

Finalmente, Tapper merece escrutinio por no ser sincero sobre su relación con una figura controvertida: James Clapper.

Según un informe del Congreso recientemente desclasificado sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016, el ex director de inteligencia nacional filtró información y mintió. A principios de enero de 2017, Clapper supuestamente le dio información a Tapper sobre el dudoso expediente de Christopher Steele. Entonces, Clapper engañó al Congreso cuando negó haber hablado sobre el documento con ningún periodista. No se ve bien que Tapper defendiera el expediente cuando CNN publicó su historia y Trump atacó al canal televisivo, y que el presentador entrevistó más tarde a Clapper, todo sin revelar hasta qué punto estaba involucrado en la historia. También apesta que, unos meses más tarde, la CNN contrató a Clapper como colaborador.

De todas las personas, los periodistas no pueden darse el lujo de jugar rápido y perder la verdad. Daña nuestra credibilidad, que a su vez destruye nuestra efectividad. Después de todo, ¿de qué sirve tener una voz si nadie cree una palabra que salga de tu boca?

[email protected]



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: