La domesticación contra ser lo mejor que puedo ser | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 21 Julio 2018 | 

20

57

26

Secciones

Sábado 21 Julio 2018 | 

20

57

26

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La domesticación contra ser lo mejor que puedo ser

Ismael Cala / Motivador | Lunes 16 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Los Ángeles— ¿Qué nos distingue a los seres humanos del resto de los animales? El poder de raciocinio, el libre albedrío y la conciencia es lo que nos distingue y hace superiores a los seres humanos.

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos llegan a tener una vida ordinaria, mientras otros edifican una obra de arte maestra y la convierten en un regalo inmortal?

Desde nuestro primer respiro y de forma inconsciente, vamos experimentando el proceso de educación, al que algunos hemos denominado “domesticación”. Con este proceso comienza el sufrimiento del ser humano, como comenta Don Miguel Ruiz en su libro “Los Cuatro Acuerdos”.

 

¿Esto qué significa exactamente?

 

Tal como el proceso que experimenta una mascota al llegar a nuestros hogares cuando les decimos ¡Siéntate! ¡Párate! ¡Aquí sí! ¡Aquí no! ¡Come!, etcétera, la domesticación es la constante instalación de creencias (lo que no son más que interpretaciones de cómo vemos el mundo) a partir de nuestras propias experiencias sociales con el entorno que nos rodea. Desde la mejor intención, padres, familiares, escuela, sociedad, religión y cultura van modelando y aportando a nuestra manera de ser y estar en el mundo.

Nos ocupamos mucho de adquirir conocimientos y modelar nuestra mente para sobrevivir en el entorno, pero dejamos a un lado el desarrollo de nuestra conciencia.

Muchas de esas creencias resultan ser limitantes ya que nos alejan de nuestra esencia y propósito de vida. Vamos por la vida como autómatas, desconectados de nuestro ser divino, bloqueando nuestras capacidades, poder creativo y poder de acción.

A partir de esas creencias generamos auto-juicios tales como “esto no es para mí”, “no soy suficiente”, “no sirvo para esto”, y así poco a poco vamos constituyendo una imagen de nosotros mismos basada en la descalificación.

La buena noticia es que estos pensamientos negativos no nos definen. Son sólo eso, ¡pensamientos! Yo diría incluso, que muchos fueron las mismas ideas que en algún momento de sus vidas, nuestros adultos tuvieron de sí, y que a través de sus experiencias de vida, terminaron consolidando como una creencia y trasmitiéndola.

Tanto nos pueden afectar este tipo de condicionamientos mental, que en 1978, las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Imes, acuñaron el término del “síndrome del impostor” para explicar la falta de autoestima que sufren las personas cuando son muy buenas en algo, pero no se sienten capaces de ello. Dicho de otra manera más simple, las personas que lo padecen creen de forma errada que no son dignos del cargo que ocupan, que están usurpando el lugar de alguien más preparado, y que su éxito se debe a las circunstancias, y no a sus aptitudes, actitudes y capacidades intelectuales.

 

¿Te ha pasado?

 

Lo que estamos siendo —la conformación de nuestra personalidad— gracias a nuestras vivencias, la manera de vernos y de ver el mundo, puede ser alineado con nuestro ser superior y misión de vida, para que finalmente podamos ser eso que deseamos, y logremos ese anhelado equilibrio interior.

Como bien lo dijo Eduardo Massé: “Para dar lo mejor que yo puedo dar, primero necesito ser lo mejor que puedo ser”, y eso sólo lo puedes lograr, tomando consciencia, identificando tus creencias limitantes y sustituyéndolas por nuevas que te abran posibilidades y empoderen.

¡Practica el autoconocimiento como símbolo de amor propio y atrévete a trascender tus limitaciones!

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: