Nuestra necesidad creó al monstruo llamado Facebook | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

19

45

07

Secciones

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

19

45

07

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Nuestra necesidad creó al monstruo llamado Facebook

Ruben Navarrette Jr. / The Washington Post | Viernes 13 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego— A riesgo de que miembros del Congreso me “quiten la amistad”, hubo muchas razones para no dar un “Me gusta” al ataque del poder legislativo esta semana contra sitio de redes sociales en particular.

El director ejecutivo (CEO) de Facebook, Mark Zuckerberg, se sentó por horas durante dos días en audiencias separadas ante los comités de la Cámara de Representantes y el Senado. El hombre de 33 años recibió preguntas de docenas de legisladores, incluidos muchos ciudadanos de la tercera edad que parecían no entender cómo funciona el sitio.

Me pregunto si esto se parecía a lo que vivió la generación de mis padres, cuando la gente se retorcía las manos y se preocupaba hasta la enfermedad – en la década de 1950– por esta recién inventada abominación llamada “rock’n’ roll”.

Voy a decirles de qué se trataron realmente las audiencias de Facebook. Pero primero, tenemos que tener claro de qué NO se trata.

Las audiencias no fueron sobre la privacidad de los estadounidenses, que voluntariamente renuncian a ese privilegio cuando eligen abrir una cuenta de Facebook y luego deciden publicar datos personales en su página para buscar la aprobación de familiares, amigos y desconocidos. Como Zuckerberg le dijo a los legisladores, los usuarios de Facebook toman las decisiones sobre quién ve qué, si no es por el simple hecho de que pueden votar con su botón de “eliminar” y abandonar el sitio. Eligen qué revelar y a quién.

Las audiencias tampoco fueron sobre la necesidad de disculpar a Zuckerberg por el hecho de que un candidato republicano a la Presidencia utilizó con éxito en 2016 casi los mismos métodos de recopilación de datos que fueron empleados con éxito por un candidato presidencial demócrata en 2008 y 2012. Los republicanos esencialmente vencieron a los demócratas en su propio juego.

Y las audiencias de Facebook tampoco sanaron la herida sobre las elecciones de 2016. Ni Hillary Clinton ni el presidente Trump dejarán ir el tema de las elecciones. Ahora los demócratas del Congreso sugieren que la razón por la que los jóvenes, afroamericanos, latinos, blancos de clase trabajadora y probablemente algunos miembros de la administración Obama no votaron por Clinton fue porque un tercero siniestro secuestró sus datos de Facebook y creó propaganda anti-Hillary.

Hablando de disculpas, los demócratas necesitan disculparse ante el pueblo estadounidense por el pecado original de escoger como candidato presidencial a un candidato tan imperfecto, desagradable e insoportable. Después de todo, ¿alguien realmente cree que estaríamos aquí en este punto exacto si Clinton hubiera sido elegida porque recordó que hay votantes en Ohio, Michigan, Pennsylvania y Wisconsin? ¿Y si Clinton hubiera ganado las elecciones y lo hubiera hecho en parte debido a una minuciosa y exitosa recopilación de los datos de Facebook? Los legisladores demócratas le darían a Zuckerberg una medalla, o al menos un emoji de “pulgar hacia arriba”.

Echo de menos los viejos tiempos en que los aspirantes presidenciales mediocres, ya fueran demócratas como Michael Dukakis y John Kerry, o republicanos como John McCain y Mitt Romney, asumieron la culpa de sus fracasos. Hoy en día, los perdedores culpan a todos, desde el FBI a los rusos; a los medios de comunicación o a Facebook.

Estas audiencias trataban sobre de qué se trata la mayoría de las cosas en el Congreso: poder y dinero. Zuckerberg tiene mucho de ambos, y los legisladores quieren su parte. Y se avergonzarán, halagarán, amenazarán y se retorcerán para conseguirlo.

En cuanto al poder, Zuckerberg tiene una audiencia de más de 2.2 mil millones de usuarios mensuales y la capacidad de reunir a una docena de los principales líderes tecnológicos de Silicon Valley en una cumbre para discutir las mejores prácticas, algo que, por cierto, más de un legislador le pidió que hiciera para avanzar sus causas favoritas.

En cuanto al dinero, Forbes y Bloomberg calcularon el patrimonio neto de Zuckerberg en alrededor de $70 mil millones. Perdió aproximadamente $15 mil millones debido al escándalo de Cambridge Analytica. Pero recuperó $3 mil millones después de su primer día de testimonio en el Congreso.

Los políticos necesitan dinero como un adicto a los opiáceos necesita pastillas. Así que cada vez que uno de ellos le dijo a Zuckerberg durante las audiencias que esperaba con ansias “seguirle el paso”, esa podría haber sido la señal. La mordedura sigue. Esto no fue un movimiento revolucionario. Esto fue una depuración. Al menos Tony Soprano lo hizo con más estilo.

Nuevamente, nosotros comenzamos esto. Hicimos a Zuckerberg rico y poderoso. Todo por nuestra insaciable necesidad de compartir cosas y mostrar nuestras relaciones “perfectas”, vacaciones, niños y cocina. ¿Cuánto de esto es real? Deberían llamarlo “Falsebook”.

Para algunas personas, no se trata de compartir, sino de provocar. Les gusta saber que están teniendo un efecto en otras personas.

Eso me recuerda algo. Después de que se publique esta columna, probablemente la publique en Facebook. Espero que le den un “like”.

[email protected]



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: