No tienes que hablar español para ser latino | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 16 Octubre 2018 | 

0

41

06

Secciones

Martes 16 Octubre 2018 | 

0

41

06

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


No tienes que hablar español para ser latino

Esther J. Cepeda / The Washington Post | Domingo 08 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Chicago— ¡Qué manera tiene el Pew Research Center de hacerme sentir culpable por mis decisiones de crianza!

Según su último informe sobre la adquisición del lenguaje, el 85 por ciento de los padres latinos dicen que hablan español con sus hijos, pero sólo el 71 por ciento de los padres latinos nacidos en Estados Unidos con al menos un padre inmigrante propio lo hacen.

Es un pequeño consuelo saber que no estoy solo al dejar caer la pelota al no asegurarme de que mis hijos aprendieron a hablar mi lengua materna. Y aún peor: la probabilidad de que mis nietos hablen español es sombría.

No soy simplemente pesimista. La proporción de latinos que hablan en español con sus hijos se reduce a solo el 49 por ciento entre los padres latinos de tercera generación o de mayor generación (aquellos nacidos en EU de padres nacidos en Estados Unidos).

Mi situación, sin embargo, cayó en esta categoría: sólo el 55 por ciento de los padres latinos con un compañero no latino dicen que hablan español a sus hijos.

Apuesto a que la mayoría de esas familias, como nosotros, juraron que criarían a sus hijos de manera bilingüe.

Pero enfrentémoslo: las tensiones normales de la infancia, la niñez temprana y los primeros años de la escuela primaria son bastante difíciles sin la complicada tarea de tener a uno de los padres hablando en un idioma que el otro padre quizás ni siquiera entienda.

En esto, no puedo hablar por experiencia. Mi esposo, que no habla español, y yo nunca llegamos tan lejos.

Casi muero al dar a luz a un hijo prematuro con bajo peso que sufría retrasos severos en el desarrollo. A medida que pasaba el tiempo y él no hablaba, los doctores y patólogos del habla postularon que tal vez nuestro hijo de 19 meses estaba mudo y necesitaba una frenulectomía.

Sí, los profesionales médicos estadounidenses sugirieron una cirugía para cortar el tejido que conectaba la lengua de mi bebé con el piso de la boca.

Por cierto, esto no fue completamente inaudito. Mi esposo y yo habíamos leído sobre ello en “La mujer guerrera: Memorias de una infancia entre fantasmas”, de la escritora estadounidense de origen chino Maxine Hong Kingston.

“Mi madre me cortó la lengua. Me levantó la lengua y cortó el frenillo. O tal vez lo cortó con un par de tijeras para uñas. No recuerdo haberlo hecho, sólo me lo contó al respecto”, Hong Kingston escribió.

Ella explicó que su madre, “cortó para que no se le trabara la lengua. Su lengua podría moverse en cualquier idioma”.

Ciertamente queríamos lo mismo para nuestro hijo, pero dimos un paso difícil al cortarle el frenillo.

En cambio, su primer idioma era el lenguaje de señas americano, que mi esposo y yo aprendimos felizmente para poder hablar y firmar palabras simples como “niña”, “niño”, “gracias”, “más”, “zapatos” y el súper-divertido movimiento de tomar “leche”.

Los expertos nos dijeron que no arrojáramos un tercer idioma a la mezcla y, afortunadamente, nuestro hijo finalmente habló con tanta fluidez y naturalidad como cualquier otro.

Nos sentimos tan aliviados de que nos pareciera ingrato que lamentamos el hecho de que él no hablaba español también.

Para cuando llegó su hermano, las buenas intenciones se habían esfumado y toda nuestra casa, incluidos los abuelos, hablaba sólo inglés. Eventualmente, los entusiastas pero fallidos intentos de mezclar algo de español con los niños quedaron en el camino en medio del bullicio de la ocupada vida familiar.

Suspiro.

Todavía me entristece no haber transmitido el idioma español. A veces parece que, aparte de mi color de ojos y cabello, mis hijos no tienen nada de mí; ni mi apellido, ni mi idioma

Pero así es como funciona el crisol, y siempre puedo esperar que se casen con un apasionado hispanohablante que los inspire a aprender español para sus hijos.

Mientras tanto, tómenlo de mí: mis hijos no son menos parte de la herencia cultural de los inmigrantes latinoamericanos de Estados Unidos simplemente porque no hablan español.

Por lo tanto, si conoce a alguien que se identifica como hispano, latino, latinoamericano, mexicoestadounidense o lo que sea, pero admite que no habla español, no le haga pasar un mal rato.

Mire, el alemán es el octavo idioma más popular aparte del inglés hablado en el hogar en los Estados Unidos (933 mil personas lo hablan, y cerca del 85 por ciento de ellos son bilingües, de acuerdo con el Migration Policy Institute). Pero no andarías mirando a cada uno de Bohm, Schneider y Franke por no hablar alemán, ¿o sí?

Si usted es hispano y creció hablando sobre no hablar español, ignore a los que lo odian: usted no es menos hispano y siempre puede aprender el idioma.

Pero si realmente cree que no puede aprenderlo o no quiere hacerlo, no te preocupes, lo amaremos de todos modos.

 

[email protected]

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: