¿El proyecto de ley de gasto es responsable del mal humor de Trump? | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

10

40

03

Secciones

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

10

40

03

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿El proyecto de ley de gasto es responsable del mal humor de Trump?

Steven Rattner / The New York Times | Sábado 07 Abril 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York— Incluso para los estándares de los simpatizantes de Trump, el presidente ha estado en un gran aprieto esta semana, criticando todo, desde inmigrantes ilegales hasta prácticas comerciales injustas en China. Por eso, al menos algunos observadores de Trump culpan a su aplastante derrota en el pasaje del 23 de marzo del proyecto de Ley General de Gastos.

Esa legislación, aprobada para evitar un cierre del Gobierno, descartó todos los planes del presidente Trump para reestructurar el Gobierno federal (a excepción de su campaña para un mayor gasto militar). Incluso su valioso muro fronterizo no obtuvo prácticamente nada.

En su esencia, el proyecto de ley fue simplemente otro ejercicio de patear la lata en el camino con un nuevo giro: el Congreso arremetió contra los tradicionales topes de gastos, dispensando golosinas para todos.

Mientras que los partidarios de un mayor gasto militar obtuvieron su deseo, para ganar los votos demócratas necesarios, los republicanos se vieron obligados a permitir un aumento similar en el gasto interno.

La consecuencia: un gran golpe al objetivo de la administración Trump de reducir drásticamente el Gobierno federal.

El gasto se ha mantenido por años debido a la falta de esfuerzos anteriores para reordenar más fundamentalmente la política fiscal del Gobierno. Esta vez, la olla a presión estalló, al menos en parte.

El gasto discrecional total (que no incluye programas de derecho como la Seguridad Social y Medicare) aumentará en el año fiscal actual, que comenzó el 1 de octubre, en 12.9 por ciento, el mayor incremento en al menos cuatro décadas.

En efecto, el Congreso casi borró todos los esfuerzos en los últimos años para mantener el gasto. Los desembolsos de este año serán solo un 3,4 por ciento inferiores a lo proyectado en marzo de 2011, antes de que comenzara el recorte del presupuesto.

Lo que tal vez sea aún más sorprendente es la medida en que el Congreso simplemente ignoró el presupuesto presentado por el presidente unos meses antes.

De hecho, cada departamento del gabinete y una agencia significativa obtuvieron un aumento en el gasto, muchos de ellos sustanciales.

Una flotilla de objetivos de Trump, incluidos el Servicio de Impuestos Internos, la Oficina del Censo y los Institutos Nacionales de Salud, también recibió aumentos. Se asignaron  mil millones de dólares adicionales para aeropuertos rurales y otros mil millones para el Fondo Fiduciario de Carreteras.

También se crearon nuevos programas; un plan para llevar Internet de alta velocidad a las áreas rurales recibió 600 millones. Y así sucesivamente.

Y luego estaban las agencias y programas que el Sr. Trump quería eliminar por completo. Ni una sola terminó en la tabla de cortar, y muchos vieron aumentar sus presupuestos entre ellos: subvenciones en bloque de desarrollo comunitario, El Fondo Nacional para las Artes y Humanidades, la Corporación de Radiodifusión Pública, la Corporación de inversión privada en el extranjero, el programa de comida para la paz, Agencia de Comercio y Desarrollo de los Estados Unidos, entre otros.

Particularmente notable fue la resolución del callejón sin salida del túnel ferroviario Gateway para conectar Manhattan con Nueva Jersey. Liderados por el líder de la minoría del Senado Charles E. Schumer, los demócratas querían que se asignaran 900 millones de dólares para comenzar a trabajar; el Sr. Trump quería cero.

Resultado: el Sr. Schumer obtiene 540 millones de dólares, suficientes para completar el proyecto hasta la próxima ronda de discusiones presupuestarias.

“Me estoy cansando de todo esto de ganar”, tuiteó Matt House, el director de comunicaciones del Sr. Schumer.

Luego está el muro con México, sí, el que México debería pagar. Sin el apoyo de nuestro vecino del sur, la administración de Trump solicitó 25 mil millones de dólares para comenzar a trabajar en la pared.

La cantidad asignada: mil 600 millones de dólares, de los cuales sólo 38 millones se pueden usar para planificar el muro. El resto corresponde a las nuevas tecnologías, las reparaciones de las barreras existentes y las 33 millas de cercas que se autorizaron en 2006.

Este fiasco legislativo subraya la necesidad de una reforma más fundamental del proceso presupuestario de la nación. Entre el recorte de impuestos votado el pasado diciembre y los aumentos de gastos que acaban de aprobarse, el déficit para el año fiscal actual crecerá a un asombroso 753 mil millones, frente a los 665 mil millones del año pasado.

Y eso es sólo el comienzo. Por primera vez en la historia, ahora estamos analizando déficits presupuestarios proyectados de más de 1 billón hasta donde alcanza la vista. Eso significa que la deuda nacional, que asciende a 20 billones, podría aumentar a 29 billones o más en la próxima década.

Por otra parte, incluso mantener los déficits a estos niveles irresponsables supone un crecimiento económico continuo en niveles aproximadamente actuales: sin recesiones, sin contratiempos, sin baches entre ahora y 2028.

El presidente pareció entender la magnitud de su derrota, amenazando en un tweet para vetar el proyecto de ley antes de capitular y firmarlo. En ese tweet, el presidente tuvo una idea de cómo mejorar el proceso de presupuestario: el Congreso debería darle un veto de partida.

Desafortunadamente, lo que el presidente no pareció saber es que el veto de partidas fue declarado inconstitucional por la Corte Suprema, y el Congreso no tiene la autoridad para anular esa decisión.

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: