Bienvenidos a la Revolución | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 24 Abril 2018 | 

6

41

30

Secciones

Martes 24 Abril 2018 | 

6

41

30

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Bienvenidos a la Revolución

José López Zamorano La Red Hispana | Miércoles 28 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

“Buenas Tardes. A los líderes, escépticos y cínicos que nos pidieron quedarnos sentados y silenciosos, esperar nuestro turno, bienvenidos a la revolución. Es una revolución poderosa porque es hecha por y para los jóvenes de este país”.

Con ese mensaje contundente, Cameron Kasky, uno de los sobrevivientes de la masacre de la escuela preparatoria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, Florida, proyectó lo que muchos jóvenes esperan se convierta el movimiento estudiantil por la seguridad escolar y el control de armas: un factor de cambio real y no sólo un altoparlante de reclamos.

Cubrí como periodista la “Marcha Por Nuestras Vidas” en Washington el pasado fin de semana. Imposible no contagiarse de la pasión de decenas de miles de jóvenes, algunos de ellos niños, que con sus gritos y pancartas mostraban su profunda inconformidad por la incapacidad de los adultos para contener la violencia de las armas de fuego.

La generación adicta a la gratificación instantánea exige cambios inmediatos, profundos, efectivos.

Aún está por verse si las movilizaciones de los jóvenes se convierten en un agente del cambio político real. Pero las zancadas que han dado en apenas unas semanas son reflejo de su potencial. Y sus metas trascienden la política del enojo: Han enfocado sus baterías a registrar jóvenes votantes, alentarlos a la participación política plena, incluido votar.

Debo reconocer que, al igual que en otras movilizaciones donde el tema central no es la migración, me decepcionó la escasa presencia de rostros latinos. No es la primera vez. Es desafortunado porque la violencia de las armas trasciende colores, niveles económicos o estatus migratorios. Peor aún: está documentado que las comunidades de color padecen un desproporcional impacto de la violencia armada.

Se trató pues de una movilización abrumadoramente blanca en una ciudad, Washington,  donde la abrumadora mayoría de su población es afro-americana.

Al igual que los “dreamers” en su momento, los sobrevivientes de Parkland han atrapado la atención y la imaginación de un país que parecía haber olvidado que casi todos los cambios profundos inician desde abajo, desde las comunidades que empujan a los políticos a actuar o pagar las consecuencias en las urnas. Ahora es turno de los adultos de seguir el ejemplo de nuestros hijos.

 



 




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: