La apuesta de Trump por Corea del Norte | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

34

01

Secciones

Domingo 23 Septiembre 2018 | 

8

34

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La apuesta de Trump por Corea del Norte

Nicholas Kristof / The NewYork Times | Jueves 15 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

  • Relacionadas

Trump encabeza desnuclearización de Norcorea: EU

Nueva York – Es infinitamente mejor que Corea del Norte y Estados Unidos intercambien palabras que misiles.

Sin embargo, la decisión del presidente Donald Trump de reunirse con Kim Jong-un me parece una apuesta peligrosa y una mala idea. Temo que Corea del Norte manipule a Trump y que, a su vez, Trump nos manipule a nosotros.

Temo que manipulen a Trump porque al inicio, al parecer a cambio de nada claro, ha aceptado darle a Corea del Norte lo que durante mucho tiempo ha anhelado: el respeto y la legitimidad que aporta ver al líder norcoreano al mismo nivel que el presidente estadounidense. Además, me preocupa que a nosotros, en los medios y la sociedad, nos manipulen, porque esta es una manera en la que Trump puede desplazar el tema, de una investigación sobre Rusia y una actriz porno a su imagen como Gran Conciliador.

Para ser claro, estoy totalmente a favor de las negociaciones. Desde que comencé a dar cobertura a Corea del Norte en la década de 1980, he apoyado el diálogo directo entre Estados Unidos y Corea del Norte, y he hecho llamados para que Trump envíe emisarios que se reúnan con Kim Jong-un.

Sin embargo, las charlas directas podrían llevarse a cabo entre diplomáticos experimentados, que ofrecerían una posible reunión cumbre solo como una carnada al final del proceso, y solo si la cumbre tiene algún propósito mayor distinto de cambiar los encabezados en Estados Unidos y legitimar el régimen de Kim en el extranjero. Una reunión cara a cara debería servir a los intereses de dos países, no solo de dos líderes.

Hay una percepción errónea de que la oferta de los norcoreanos de una reunión directa es una gran concesión. Eso no es así en absoluto. Es algo que han estado buscando durante décadas, pero los presidentes anteriores se han rehusado.

Así que una cumbre constituye un gran regalo para Kim, y es desconcertante que nuestro Gran Conciliador dé tanto desde el inicio.

Francamente, otro temor acerca de una reunión de Trump y Kim es que nuestro presidente ignore los consejos de los asesores y, en una cena, de manera impetuosa acepte algún plan absurdo para llegar a un acuerdo. (“¿Retirar las tropas estadounidenses de Corea del Sur y Okinawa? No hay problema, si me construyes un muro”). En efecto, parece que aceptó la  idea sin consultar a asesores importantes, quienes quedaron confundidos alabando el tipo de charlas que el gobierno había condenado anteriormente.

Aun así, es genuinamente alentador que Kim no se oponga a que Estados Unidos reanude los ejercicios militares y que él parezca dispuesto a suspender las pruebas nucleares y de misiles. Esas son verdaderas concesiones, aunque al parecer no suspenderá la producción de materiales nucleares ni misiles; debemos insistir en esto también.

Si Kim detiene las pruebas, quizá se puede conseguir una ganga. Corea del Norte tendría que renunciar a su programa nuclear a cambio de que Estados Unidos termine con las sanciones y normalice las relaciones, con algunos compromisos por parte de Corea del Norte en materia de derechos humanos también. Ese sería un logro tremendo que haría que el mundo fuera más seguro, pero la verificación sería un gran desafío y requeriría visitas de inspección sin mucha anticipación a los sitios militares.

La mayoría de los expertos se muestra muy escéptica de que Kim esté de acuerdo con un trato con el que renuncie constatablemente a las armas nucleares. La Casa Blanca dice que Kim se ha comprometido a un proceso de desnuclearización, pero eso podría ocurrir bajo términos inaceptables que Corea del Norte ya ha propuesto: ustedes estadounidenses deben terminar su alianza con Corea del Sur y sacar a sus tropas del país, y nosotros continuaremos con la desnuclearización (presumiblemente de manera no constatable). Además, aunque la Casa Blanca dice que Estados Unidos no hizo concesiones, la cumbre en sí ya lo es.

¿Trump tendrá el crédito por presionar a los norcoreanos con el fin de que hagan concesiones como la suspensión de las pruebas? Creo que quizá lo hará, según dos puntos.

Primero, Trump aumentó la presión económica sobre Corea del Norte con sanciones adicionales y más apoyo de China, y el daño fue visible cuando visité Corea del Norte en septiembre. Kim ha hecho que el aumento en el estándar de vida sea el sello distintivo de su gobierno, y las sanciones han amenazado ese pilar de su legitimidad.

Por otro lado, las declaraciones de Trump acerca de ataques militares podrían o no haber sacudido a Corea del Norte, pero ciertamente horrorizaron a Corea del Sur. La consecuencia fue el uso de su hábil alcance diplomático con Corea del Norte, con lo que consiguió la promesa norcoreana de suspender las pruebas.

Así que démosle algo de crédito al enfoque de Trump. Es muy saludable que haya cambiado su postura anterior acerca de que “las charlas no son la respuesta”. Esta vez tiene razón en que el diálogo en realidad podría ser parte de la respuesta, aunque una cumbre sea una manera errónea de comenzar.

Un motivo del escepticismo es que nadie ha obtenido resultados apostándole a la moderación o la desnuclearización de Corea del Norte, y una cumbre aumenta la apuesta, así que el fracaso podría detonar nuevas tensiones furiosas en ambos bandos, lo cual nos dejaría peor de lo que estábamos al inicio.

Quizá me equivoco: un “experto en Corea del Norte” es un oxímoron, y la diplomacia tradicional en el pasado no ha tenido éxito. A pesar de todas las incertidumbres, sí tenemos un respiro de dos meses de la amenaza de una guerra nuclear.

Ahora podemos visualizar un camino hacia el progreso para Estados Unidos y Corea del Norte, aunque eso implique que también nos preocupemos de que el camino termine en un precipicio. Por lo menos por ahora, podemos esperar palabras en vez de tanques.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: