La primavera de los lamebotas | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

5

26

02

Secciones

Sábado 22 Septiembre 2018 | 

5

26

02

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


La primavera de los lamebotas

Paul Krugman/The New York Times | Miércoles 14 Marzo 2018 | 00:01:00 hrs

Nueva York – Cuando Donald Trump llegó al poder, muchos temieron que fracturaría nuestras estrechas relaciones económicas con México y/o que comenzaría una guerra comercial con China. Hasta ahora, no ha pasado ninguna de esas cosas.

Es cierto que el tratado de libre comercio con México y Canadá todavía pende de un hilo, y que Trump ha impuesto aranceles a algunos productos chinos. No obstante, su ira comercial parece mucho más enfocada en un objetivo inesperado: la Unión Europea que, según tuiteó, impone “barreras y aranceles espantosos a los productos estadounidenses que importa”.

Esto es extraño en varios niveles. En la (muy grande) medida en la que el trumpismo se basa en la enemistad racial, parece extraño iniciar una pelea con Europa, de todos los lugares posibles. Además, Estados Unidos siempre ha visto con buenos ojos a la UE que, a pesar de todas sus fallas, es una fuerza importante de paz y democracia. ¿Por qué apresurarse a iniciar una guerra de declaraciones con nuestros aliados que solo sirve a los intereses de enemigos de la libertad como Vladimir Putin? Ay, momento.

Sin embargo, más allá de todo eso, los hechos de Trump están mal. “Las exportaciones de Estados Unidos a la Unión Europea gozan de un arancel promedio de solo el tres por ciento”, explica la guía del mismo gobierno estadounidense para los exportadores.

¿Quién está desinformando a Trump? Quizá sea Peter Navarro, su zar comercial, cuya estrella está claramente al alza. Además, la historia del ascenso de Navarro nos dice mucho sobre la naturaleza del gobierno de Trump, un lugar que recompensa a los lamebotas que le dicen al jefe las repuestas que quiere escuchar.

Para empezar, ¿cómo se reclutó a Navarro? Según un reportaje de Vanity Fair escrito por Sarah Ellison, quien ahora trabaja en The Washington Post, durante la campaña Trump le pidió a Jared Kushner que encontrara alguna investigación que sustentara sus opiniones proteccionistas. En respuesta, Kushner buscó en Amazon, donde encontró un libro titulado “Death by China”. Así que llamó inesperadamente a Navarro, uno de los autores del libro, y le vendió la idea, y así fue como este se convirtió en el primer asesor económico de la campaña.

Navarro tiene un doctorado en economía, pero sus opiniones no concuerdan con las de la corriente dominante. Es cierto que tomar los consejos de una figura heterodoxa algunas veces puede funcionar, debido a que la ortodoxia no siempre está en lo correcto. Sin embargo, escuchar opiniones heterodoxas solo funciona si quienes buscan asesoría son pensadores de mente abierta, dispuestos a contribuir con el trabajo arduo de entender las opiniones contrastantes y evaluar la evidencia. Si les parece que esto concuerda con la descripción de Donald Trump, quizá quieran buscar ayuda profesional.

De hecho, las opiniones de Navarro, que no pertenecen a la corriente principal, en esencia parecen incluir errores básicos conceptuales y fácticos. Uno de esos errores, que nos lleva directamente a la discusión entre Trump y Europa, es una absoluta incomprensión de los efectos en el comercio del impuesto al valor agregado (IVA), que Estados Unidos no tiene, pero que ocupa un lugar preponderante en los ingresos de la mayoría de los países europeos.

En la versión del mundo de Navarro —por ejemplo, como se expresó en el libro blanco de la campaña— el IVA les da a las empresas europeas una ventaja enorme e injusta. Los productos estadounidenses que se venden en Europa tienen que pagar IVA; por ejemplo, deben pagar un impuesto del 19 por ciento si se venden en Alemania. Esto, dice el libro blanco, equivale a un arancel de importación. Mientras tanto, los productores alemanes no pagan ningún IVA sobre los productos que venden en Estados Unidos; esto, dice el libro blanco, es como un subsidio a la exportación. Estoy casi seguro de que a eso se refiere Trump cuando habla sobre los “horrendos” aranceles.

Sin embargo, lo que esa historia ignora es el hecho de que cuando los productores alemanes venden a los consumidores alemanes, también pagan un impuesto del 19 por ciento y cuando los productores estadounidenses venden a los consumidores estadounidenses, estos, al igual que los productores alemanes, no pagan ningún IVA. Así que el impuesto no desequilibra en absoluto el terreno de juego, en ningún mercado. En realidad, un IVA no tiene nada que ver con la ventaja competitiva; básicamente, es un impuesto a las ventas —un impuesto a los consumidores alemanes—, razón por la cual la Organización Mundial del Comercio considera legítimo el impuesto al valor agregado.

Así que, ¿cómo es que alguien que malinterpreta un concepto tan básico y bien entendido sobre los impuestos y el comercio puede ser un asesor económico clave? Como dije, se debe a que le dice al jefe lo que este quiere escuchar. Más que eso, está dispuesto a humillarse de maneras extraordinarias.

Esto es lo que le dijo a Bloomberg recientemente: “Mi función, en realidad, es la de un economista que trata de proveer los análisis subyacentes que confirman su intuición. Y esta intuición siempre está bien en estos temas”. Vaya.

Digo, uno espera que los asesores de la Casa Blanca compartan muchas de las opiniones del presidente y lo defiendan en público, pero esto va mucho más lejos. Navarro declara orgulloso que es un propagandista, y no un analista de políticas —por lo que su función es básicamente confirmar los prejuicios de Trump—, y además cae en un nivel de servilismo totalmente anti-estadounidense. ¿Desde cuándo se ha vuelto aceptable declarar que el “Estimado Líder” es infalible?

Ahora, es un lugar común, pero también un eufemismo, decir que Trump tiene instintos autoritarios. Una declaración más exacta sería que espera el tipo de tratamiento que exigen los dictadores de medio pelo, que están libres de toda crítica dentro o fuera de su gobierno y a quienes se  saluda con hosannas de alabanza constantes.

Y todo aquel que no está dispuesto a seguir la corriente a ciegas, que haya tratado de observar algo que se parece a las reglas democráticas normales, parece estar huyendo del gobierno. Pronto, solo quedarán los lamebotas sinvergüenzas. Esto no acabará bien.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: