Lección para EU, la crisis migratoria de Israel | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 21 Junio 2018 | 

8

19

19

Secciones

Jueves 21 Junio 2018 | 

8

19

19

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Lección para EU, la crisis migratoria de Israel

Bloomberg News/Editorial | Domingo 04 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

En su primer Informe de Gobierno esta semana, el presidente Donald Trump volvió a presentar su polémico caso para construir un muro a lo largo de la frontera sur, que espetó en el 2016. Había dudas, pero cuando se le preguntó al respecto, Trump estaba listo para la pregunta. “Mire a Israel”, fue su respuesta, “Bibi Netanyahu me dijo que el muro funciona”.

Lo hace. En el 2006, miles de sudaneses y eritreos sin dinero, indocumentados, en su mayoría jóvenes, comenzaron a cruzar la frontera de Israel con Egipto. Los “coyotes” beduinos los condujeron en un angustioso viaje a través del desierto del Sinaí y los dejaron allí. Los inmigrantes se dirigieron a los barrios obreros de Tel Aviv, donde encontraron viviendas baratas y empleos fuera de los libros.

El trabajo fue abundante y pronto Israel se encontró enfrentando con un flujo imparable de inmigrantes indocumentados. Los empleadores estaban felices de contratar trabajadores manuales baratos. Los caseros hicieron fortuna alquilando apartamentos superpoblados. Pero la mayoría de los ciudadanos, especialmente en los barrios obreros de Tel Aviv, no estaban contentos con los inmigrantes extranjeros.

En los 70 años de independencia de Israel ha acogido a los refugiados del Holocausto, a las comunidades judías en conflicto del Medio Oriente musulmán y, más recientemente, a más de un millón de inmigrantes de la ex Unión Soviética y Etiopía.

Pero estos últimos recién llegados de Sudán y Eritrea eran diferentes. Ellos, para decirlo simplemente, no son judíos. Cayeron fuera de la declaración de la misión de Israel. Cada vez más, el público los vio como un problema.

Israel es un país de resolución de problemas. En el otoño del 2010, comenzó a construir un muro a lo largo de su frontera de 152 millas con Egipto. Fue completado dentro de cuatro años. Construido principalmente de acero, el muro alcanza una altura de 25 pies en algunos lugares, y está equipado con sensores electrónicos, cámaras y tecnologías de detección de última generación. Todo el proyecto llegó a menos de medio billón de dólares. La frontera ahora es prácticamente intransitable para los trabajadores indocumentados, así como contrabandistas y narcotraficantes.

Pero una vez que se ha sellado la frontera, los israelíes se enteraron, todavía se quedan con los inmigrantes ilegales que ya están dentro de sus fronteras. Este es un problema que Estados Unidos tendrá que enfrentar si construye su muro. Israel está lidiando con eso ahora.

Se estima que hay 40 mil sudaneses y eritreos en el país, principalmente en el área de Tel Aviv. Hasta ahora se les ha permitido permanecer en visas renovables de dos meses. Pero ahora se les notifica que estos permisos no serán renovados. El 1 de abril, enfrentarán tres opciones: pueden regresar a sus países de origen. Ellos pueden ir a prisión. O pueden aceptar el reasentamiento en un tercer país.

Aquellos que tomen la opción número tres recibirán 3 mil 500 dólares y un boleto de ida. En el pasado, la mayoría de los deportados voluntarios se habían ido a Ghana o Ruanda. Hasta el momento, esos países, a los que les ofreció otros 5 mil dólares no han aceptado, con excepción de Ruanda.

No todos serán deportados. Se espera que los niños, los padres que los mantienen y las mujeres estén exentos. Son la versión israelí de los “dreamers” de Estados Unidos. Los refugiados de buena fe de la región sudanesa de Darfur también podrán quedarse. Pero los hombres solteros en edad de trabajar que se presume son migrantes económicos, un estimado del 65 al 70 por ciento del total, tienen dos meses para decidir su próximo destino.

Esos dos meses prometen ser turbulentos. Los partidos políticos y activistas de izquierda, con el apoyo moral y financiero de las organizaciones judías estadounidenses “progresistas”, se han estado movilizando. Las demostraciones ya están teniendo lugar. Otros se aparecen con cadenas. Esta es una campaña diseñada para televisión.

Las imágenes no se verán bien, especialmente si la policía usa la fuerza para dispersar a las multitudes enojadas. Israel, que durante mucho tiempo ha sido acusado de apartheid por los propagandistas palestinos, es sensible a las acusaciones de racismo.

Pero el mes pasado, la Universidad de Tel Aviv publicó los resultados de una encuesta de dos años sobre la disposición de los europeos a dar asilo a los refugiados extranjeros. Israel (contado como un país europeo en la encuesta) quedó en penúltimo lugar, por encima de la República Checa.

La opinión estadounidense parece estar endureciéndose también. En el discurso del martes, Trump propuso permitir que los “dreamers” permanezca en Estados Unidos, pero insistió en poner fin a la lotería de visas y cerrar la llamada cadena de inmigración, posiciones que cuentan con un fuerte respaldo público según una encuesta de Harvard-Harris publicada a fines de enero.

Esa encuesta también reveló que la mayoría quiere disminuir la inmigración legal y dar preferencia a aquellos con que pueden contribuir a la economía. Significativamente, el presidente Trump no ha dicho que va a hacer con los millones de “no soñadores” indocumentados en los Estados Unidos.

Ese es un silencio que dice mucho.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: