Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

11

40

22

Secciones

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

11

40

22

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

El respeto a las mujeres comienza en casa

Darcy Lockman/The Washington Post | Lunes 13 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

Gran parte de la preocupación sobre la misoginia y el sometimiento de las mujeres se centra actualmente en el lugar de trabajo. El mundo profesional con demasiada frecuencia le asigna tareas a las mujeres con la resistencia silenciosa de una conducta moralmente inaceptable (o francamente criminal). Pero incluso aquellos de nosotras que hemos evitado los lugares de trabajo más abusivos vivimos con dinámicas de género erróneas en nuestros hogares, y arriesgamos transmitirlas a nuestros hijos.

Estudio tras estudio muestra que los padres –incluso los más jóvenes y los más teóricamente progresivos entre ellos– no participan igualmente de la carga de trabajo en el hogar. Las mujeres empleadas asociadas con hombres empleados tienen el 65 por ciento de las responsabilidades familiares de cuidado de niños, una cifra que se ha mantenido estable desde el cambio de siglo. Las mujeres con bebés disfrutan la mitad del tiempo libre que los maridos durante los fines de semana. Las madres que trabajan con niños en edad preescolar tienen 2 1/2 veces más probabilidades de realizar cuidado a media noche que sus esposos. Y en horas que no se contabilizan tan fácilmente, las madres permanecen casi exclusivamente a cargo de la interminable atención que acompaña a la crianza de los hijos: asegurar a las niñeras, rellenar formularios escolares y limpiar lo que ensucian los niños.

La investigación empírica muestra que ningún acuerdo doméstico, ni siquiera uno en el que la madre trabaje a tiempo completo y el padre esté desempleado, resulta en la paridad del cuidado infantil entre cónyuges. Mientras que los hombres y las mujeres modernos defienden ideales igualitarios e informan que sus decisiones son mutuas, los resultados tienden a favorecer las necesidades y metas de los padres mucho más que las de las madres.

Un creciente cuerpo de investigación en estudios familiares y clínicos demuestra que la igualdad conyugal promueve el éxito de la relación a largo plazo y que la desigualdad lo socava. Y la disparidad crea no sólo tensiones emocionales, físicas y financieras excesivas en las madres, sino que también perpetúa las actitudes acerca de lo que es y debería ser aceptable, o incluso deseable, entre una mujer y un hombre, con los niños como su público ansioso.

Los ideales no pueden sustituir el comportamiento. ¿Qué piensan los niños de su padre sentado en su teléfono leyendo Facebook mientras su madre lucha para prepararlos para el día? No es difícil predecir qué tipo de personalidad de los padres será la conclusión de esa descendencia.

Pero en eso, también, hay una oportunidad, una respuesta para los hombres que preguntan con gran sinceridad: “¿Qué podemos hacer?”.

Primero, acepte al menos la mitad de la responsabilidad de esta dinámica marital generalizada. Los problemas de poder no se plantean a menudo entre las parejas, pero cuando lo son, los estudios muestran que a menudo se formulan no en función de cómo los maridos deben cambiar, sino más bien de cómo lo hacen las esposas, ya sabes, ella tiene que ser más enérgica. Cuando se yuxtapone a una discusión sobre el acoso sexual desenfrenado, suena como otra versión cansada de “debería haber usado una falda más larga”.

En segundo lugar, comprométase, de todo corazón y sin que ella se lo pida, a examinar el privilegio masculino. La devaluación de nuestra cultura del “trabajo de las mujeres” ha dejado a los hombres con pocos incentivos para cambiar a roles menos tradicionales en el hogar, incluso cuando las mujeres se han convertido en ganadoras más exitosas. Las mujeres son mucho más propensas que los hombres a informar que la división del cuidado infantil con sus cónyuges está desequilibrada, tal vez porque, como descubrió un estudio, los hombres perciben que están haciendo su parte justa cuando contribuyen con el 36 por ciento del trabajo en el hogar.

Con eso en mente, subir la apuesta por la participación en los aspectos más laboriosos y rutinarios de la vida familiar. Los hombres pueden empacar mochilas y maletas, pueden buscar alternativas de cuidado de niños en preparación para las próximas vacaciones escolares. Pueden preparar alimentos, planificar transporte a prácticas deportivas, comprar regalos de cumpleaños, enviar notas de agradecimiento, programar citas con pediatras, consultar calendarios. Cualquier esposo puede invitar a su esposa a sentarse y tomar su café mientras prepara los almuerzos de la familia.

Lo que toleramos con dificultad en el lugar de trabajo necesita cambiar. Lo que vivimos con más complacencia en el hogar también debe cambiar.

(Lockman, psicóloga y autora en la ciudad de Nueva York).


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: