Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 25 Noviembre 2017 | 

2

34

18

Secciones

Sábado 25 Noviembre 2017 | 

2

34

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

EU tiene problemas, pero los latinos no son uno de ellos

Ruben Navarrette Jr./The Washington Post | Domingo 12 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

Para los latinos, el primer aniversario de la elección de Donald Trump marca el día en que un demagogo que trató a la minoría más grande de la nación como una piñata fue recompensado con la más alta insignia en el planeta Tierra.

En su campaña, los desaires de Trump contra los latinos incluyeron: acusar a México de enviar personas “narcos, criminales y violadores” a este país; prometiendo una “fuerza de deportación” inspirada en la  repatriación de 1954 del presidente Eisenhower, conocida como Operación Mojado; desafiando una disposición de la Constitución que dice que los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en EU –que Trump llamó “bebés ancla”– son automáticamente ciudadanos de EU; nombrando a los inmigrantes mexicanos como “hombres malos”; y afirmar que Gonzalo Curiel, un juez federal nacido aquí, no podría ser justo al juzgar una demanda contra la Universidad Trump porque el juez es “mexicano”.

Como presidente, Trump ha continuado su asalto a los latinos al elegir a Jeff Sessions como su fiscal general a pesar de que el ex senador tenía un historial atroz en inmigración y derechos civiles; perdonar a Joe Arpaio después de que el ex sheriff de Arizona fuera condenado por desafiar una orden de la corte federal de dejar de aplicar la ley de inmigración y acosar a los latinos; poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que permitió a los jóvenes indocumentados permanecer en Estados Unidos temporalmente; respaldando un proyecto de ley del Senado que reduciría la inmigración legal a la mitad y crearía un sistema de ingreso basado en habilidades que mantendría alejadas a las personas de América Latina; y avanzando la narrativa ficticia sobre las llamadas ciudades santuario, donde los inmigrantes indocumentados supuestamente viven felices para siempre.

Vivir como un latino en la época de Trump es surrealista. Para tomar una página de Dickens, es el mejor de los tiempos y el peor de los tiempos.

Lo mejor: el hecho de que los 57 millones de latinos del país ahora representen alrededor del 18 por ciento de la población de EU y  probablemente llegue al 25 por ciento para el 2030, ha acaparado la atención de los partidos políticos. Y el hecho de que todas esas personas gastan alrededor de 1.7 trillones de dólares anuales en bienes y servicios ha atraído la atención de compañías y corporaciones desde Main Street hasta Madison Avenue.

Lo peor: toda esa atención positiva ha dejado a muchos estadounidenses blancos sintiéndose excluidos, marginados y desplazados. Y esto los aterroriza hasta el punto en que arremetieron y apoyaron a payasos de feria como Trump, quienes prometen devolverles su antigua gloria recortando la inmigración, eliminando las preferencias raciales, saliéndose de acuerdos comerciales y devolviendo a la vida las fábricas cerradas.

Uno pensaría que un grupo demográfico que posee la mayor parte de la riqueza, administra Wall Street, controla Hollywood, da forma al mundo académico, maneja los medios y domina la política sería más seguro. Pero aparentemente las personas blancas asustan fácilmente. Y muchos de ellos parecen decididos a crear un Estados Unidos que asusta a los latinos.

¿Y podríamos tener sólo un programa en Fox News que no pinte a los inmigrantes latinos como un peligro y un lastre para la sociedad? Cada vez que veo el canal, siento que debo despedir a mi ama de llaves porque probablemente esté robando los cubiertos. Ah, y si su perezoso y titulado hijo milenario no puede encontrar un trabajo de verano recogiendo fresas, usted sabe a quién culpar: los inmigrantes.

Lo admito, la mayoría de los días, me despierto confundido. Como latino, no estoy seguro si Estados Unidos me ama, o si me odia.

No pretendo hablar en nombre de todos los latinos, y sin embargo, sé que no estoy solo cuando le digo a Trump y a su tribu: Se divirtieron, en gran parte a costa nuestra. ¡Ya basta! Este país tiene sus problemas. Pero no somos uno de ellos. Estados Unidos es más grande que ustedes, no más grade que nosotros pero mejor que esto. Es por eso que lo amamos, incondicionalmente.

Acerca de eso último, no debe haber confusión.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: