Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 23 Octubre 2017 | 

23

51

02

Secciones

Lunes 23 Octubre 2017 | 

23

51

02

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

La zancadilla de la Casa Blanca a los ‘dreamers’

Andres Oppenheimer/The Miami Herald | Viernes 13 Octubre 2017 | 00:01:00 hrs

Este país acaba de sufrir una masacre en Las Vegas perpetrada por un estadounidense que mató a 58 personas e hirió a otras 489, y el presidente Trump sigue insistiendo en sus argumentos de que los inmigrantes indocumentados son un peligro para la seguridad de los ciudadanos, y amenaza con deportar a unos 800 mil “dreamers” que no han cometido ningún delito violento.

Pensé en esta ironía después de entrevistar a Bruno Villegas, un estudiante universitario de Harvard que es un “soñador”, o uno de los jóvenes inmigrantes que fueron traídos a este país cuando niños por padres indocumentados.

Como la mayoría de los otros soñadores, Bruno apenas recuerda el país donde nació. Bruno me dijo que fue traído por sus padres de Perú, y sólo supo muchos años después que su familia no tenía documentos de inmigración.

Cuando le pregunté qué hará si es deportado, me dijo: “No conozco Perú, es un país que apenas recuerdo”.

Bruno, que planea ser abogado, me dijo que “me considero un estadounidense. Sé que es difícil, porque el gobierno no quiere reconocerme como tal, pero este es el país que conozco, y donde quiero quedarme”.

Los “dreamers” se inscribieron en el programa conocido como DACA del ex presidente Obama, que les dio un estatus legal temporal. Trump ahora está amenazando con deportarlos en cinco meses a menos que el Congreso acepte un paquete de medidas draconianas contra todos los indocumentados que ha presentado para aprobación legislativa.

El problema es que la propuesta de Trump es una gigantesca “píldora venenosa”, o sea, una oferta con demandas imposibles de ser aceptadas por sus rivales políticos, para que estos últimos parezcan ser los culpables de su fracaso.

A cambio de legalizar a los soñadores, Trump exige que el Congreso apruebe que los contribuyentes estadounidenses paguen por el muro fronterizo –sí, el mismo muro que Trump prometió que sería pagado por México– y otras medidas extremas exigidas por el ala xenófoba del partido republicano.

En suma, Trump está saboteando su propia propuesta de legalizar a los soñadores al mezclarla con un paquete de medidas que, según él, son esenciales para garantizar la “seguridad” de los estadounidenses. Culpando a los demócratas de no aceptar su propuesta, Trump dijo el 10 de octubre que “los demócratas no quieren fronteras seguras, no les importa la seguridad de Estados Unidos”.

El 11 de octubre, Trump volvió a citar la necesidad de proteger al país contra las “fronteras productoras de delitos”, y de construir un muro con México. Mientras tanto, Trump no dice una palabra sobre la necesidad de mayores controles de armas para evitar nuevas masacres como la de Las Vegas.

Stephen Paddock, el asesino serial de Las Vegas, nació y se crió en Estados Unidos. Lo mismo que Omar Mateen, el hombre que mató a 49 personas en el club nocturno Pulse en Orlando en 2016; Seung-Hui Cho, el estudiante que mató a 32 personas en el campus de Virginia Tech en 2007, y Adam Lanza, que mató a 20 niños en la Escuela Primaria Sandy Hook en 2012.

Aunque los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 fueron obra de extranjeros, ninguno de ellos entró a Estados Unidos a través de la frontera mexicana.

Si Trump quiere proteger a los estadounidenses, debería hacer algo para evitar que un demente como Paddock pudiera adquirir legalmente un arsenal de 47 armas y dispositivos para permitir convertir armas semiautomáticas en automaticas.

¿Quiénes son más peligrosos, los soñadores que están estudiando en Harvard y otras universidades de todo el país, o trabajando de sol a sol, o quienes compran 47 armas con dispositivos para convertirlos en ametralladoras?

La respuesta es clara, pero la maquinaria propagandística de Trump ha logrado que el país esté hablando sobre las “fronteras productoras de delitos”, y muy pocos se enfoquen sobre los asesinos seriales domésticos que pueden comprar verdaderos arsenales de guerra. ¡Absurdo!


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: