Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 22 Noviembre 2017 | 

5

47

01

Secciones

Miércoles 22 Noviembre 2017 | 

5

47

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Tormentas no desaparecerán ciudades; las harán más caras

Andrés Oppenheimer/Miami Herald | Domingo 17 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

Después del huracán Irma, recibí numerosos correos electrónicos de amigos y familiares de todo el mundo preguntándome si esta ciudad donde vivo desde hace muchos años será tragada por el mar o arrasada por los huracanes en las próximas décadas. Mi respuesta a todos ellos es: “Tranquilos, Miami no va a desaparecer”.

Es cierto que, hasta que llegó Irma, nunca habíamos visto ríos de agua en Brickell Avenue y otras calles del centro de Miami. Y también es cierto que el calentamiento global está produciendo eventos climáticos cada vez más extremos, a pesar de la afirmación irresponsable del presidente Trump de que el cambio climático es un “engaño”.

Incluso antes de Irma, había muchas señales de advertencia de que algo raro está pasando, incluyendo la aparición de criaturas marinas en las calles de Miami Beach cuando éstas se inundan.

El ex vicepresidente y premio Nobel estadounidense Al Gore me mostró durante una entrevista reciente un libro sobre el calentamiento global con una fotografía de un pulpo flotando en un garaje de Miami Beach el 14 de octubre de 2016. Aparentemente, el animal llegó allí llevado por una combinación de mareas altas y la subida del nivel del mar.

La elevación media de Miami es de seis pies sobre el nivel del mar, y el aumento proyectado del nivel del mar –a menos que la humanidad logre reducir las emisiones de carbono que aceleran el calentamiento global– será de dos pies para el 2060 y siete pies para el 2100, según el Consejo Climático Regional del Sureste de la Florida.

Un reciente titular de BusinessInsider.com decía: “Los científicos dicen que Miami podría dejar de existir durante la vida de nuestros hijos”.

Bueno, no tan rápido. Para empezar, incluso en el peor de los casos –la posibilidad poco probable de que sigamos teniendo presidentes estadounidenses que nieguen el cambio climático y no hagan nada para combatirlo– ciudades costeras como Miami y Nueva York no desaparecerán.

Estas ciudades tendrán que gastar más dinero para comprar bombas de agua y elevar las calles, y serán más caras para quienes vivimos en ellas, pero no dejarán de existir.

Venecia, la ciudad de los canales, tiene algunos de los precios más altos de bienes raíces en Italia. Y las propiedades más codiciadas de Venecia son los palacios que dan a los canales, que se inundan varias veces al año. Holanda, también, es un país que esta debajo del nivel del mar, que ha logrado prosperar.

En segundo lugar, habrá nuevas tecnologías y nuevas normas de construcción para luchar contra la subida del nivel del mar. Al igual que los códigos de construcción cambiaron después del huracán Andrew en 1992 y ayudaron a prevenir mayores daños causados por los huracanes en la actualidad, la tecnología producirá nuevas bombas de agua, válvulas y muros de contención al mar.

Kenneth Broad, experto ambiental de la Universidad de Miami, está entre quienes temen que tendremos que pagar impuestos más altos para pagar por las adaptación al cambio climático, lo que podría hacer de Miami una ciudad donde sólo podrán vivir los ricos.

“No pierdo el sueño por la posibilidad de que Miami desaparezca, pero me preocupa perder nuestra diversidad económica”, me dijo Broad.

Idealmente, Miami podría convertirse en una ciudad líder en la experimentación de tecnologías innovadoras contra la subida del nivel del mar. Pero, desafortunadamente, Trump y el gobernador de la Florida Rick Scott no están apoyando este tipo de iniciativas, agregó Broad.

Sin embargo, estoy seguro de que los futuros líderes estadounidenses serán mucho menos obtusos que Trump o Scott. Ya lo estamos viendo en estados como California, Nueva York, y varios otros, cuyos gobernadores se han comprometido recientemente a cumplir con los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, a pesar de la retirada de Trump de dicho acuerdo.

Hay razones para preocuparse por la economía de Miami, incluyendo la retórica antiinmigratoria de la administración actual y las restricciones de visados, que ya están perjudicando a las industrias del turismo y las convenciones.

Pero el aumento del nivel del mar no se tragará a Miami en el futuro previsible. Más bien, si no se hace nada a escala global para combatir el cambio climático, la convertirán en una ciudad mucho más cara para vivir.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: