Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

20

04

19

Secciones

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

20

04

19

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Por qué los robots no van a robarse nuestros trabajos

Robert J. Samuelson/The Washington Post | Martes 18 Julio 2017 | 00:01:00 hrs

Washington— No se preocupen, los robots no van a destruir nuestros trabajos. La historia sugiere lo contrario: que las nuevas tecnologías traen nuevos trabajos. Es un antídoto útil ante el miedo generalizado de que los robots y “la inteligencia artificial” desplazarán a millones de trabajadores y llevarán a un desempleo alto y permanente.

No cabe duda, la ansiedad es real. Pese a la baja tasa de desempleo, 4.4 por ciento en junio, aproximadamente un cuarto de estadounidenses (26 por ciento) piensa que su trabajo actual será eliminado por nuevas tecnologías en las próximas dos décadas, según una encuesta reciente de Gallup.

La mitad de esos trabajos supuestamente desaparecerían dentro de cinco años. El informe de Gallup menciona conductores de camiones (vulnerables a los camiones que se manejan solos), conductores de taxis (ya amenazados por Uber) y cirujanos (que enfrentan las máquinas robotizadas que operan).

El nuevo estudio no niega que se vayan a perder trabajos. Pero esa no es toda la historia, dicen David Autor, un economista reconocido del Massachusetts Institute of Technology, y su colaboradora Anna Salomons de la Facultad de Economía de la Universidad de Utrecht.

En el pasado se han perdido trabajos debido a tecnologías nuevas pero esas mismas tecnologías también crearon aumentos en la productividad –ganancias en eficiencia– que usualmente generaron más trabajos de los que se perdieron inicialmente.

Pese a que esa ha sido la teoría económica aceptada por mucho tiempo, la contribución de este estudio es confirmar que la teoría funciona en la práctica. Autor y Salomons se concentraron en 19 países desarrollados –los cinco más grandes fueron Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido– durante el período de 1970 a 2007. Generalmente, los declives en números de empleos desatados inicialmente por las ganancias en productividad se ven luego compensados por aumentos mayores en empleos.

Un ejemplo simple muestra por qué funciona la teoría.

Consideremos (hipotéticamente) los adminículos. Supongamos que las tecnologías nuevas reducen el costo de la producción de adminículos en un 20 por ciento. Estos ahorros deben ir a alguna parte y lo más probable es que se gasten y por lo tanto creen nuevos trabajos.

Los principales candidatos a recibir los frutos son: a) los consumidores, que se podrían beneficiar de los costos más bajos de estos adminículos; b) los trabajadores de estos adminículos, cuyos salarios podrían subir; o, c) los accionistas de los adminículos, que podrían aumentar sus dividendos o construir fábricas.

Esta lógica se podría desbaratar si los frutos se ahorran y no se gastan. Autor y Salomons verificaron esa posibilidad y hallaron que no es cierta. En todos los países –obviamente había diferencias entre países– el estudio halló que todo 10 por ciento de ganancias en productividad resultaba en un 2 por ciento de ganancias en empleos a lo largo de cuatro años.

Se trataba de una contribución importante al crecimiento de empleos, aunque la mayor ganancia de empleos provenía del tradicional aumento en la población.

El principal mensaje: tratar de salvar trabajos protegiendo viejos trabajos de nuevas tecnologías y otros cambios que aumentan la productividad es contraproducente; el empleo se podrá ver beneficiado temporariamente pero el procesos difuso de crear trabajos y aumentar los estándares de vida se verá frustrado. (Dejamos de lado el tema más complicado de si las tecnologías son socialmente útiles. ¿Los video juegos contribuyen a nuestro bienestar nacional?).

Todas estas buenas noticias vienen con algunas advertencias serias. Una es el futuro de la manufactura. En todos los principales países, la productividad ha crecido más rápido, llevando –de alguna manera paradójica– a una reducción del empleo total. Aunque no tiene mucho sentido económico tratar de revertir esto, la tentación política de hacerlo es considerable. Lo que ocurre, dicen Autor y Salomons, es un desplazamiento histórico hacia una economía de servicios.

Eso lleva a otra advertencia. Los trabajos en el sector de servicios están polarizados entre los de alta productividad y puestos bien pagos y los de baja productividad y puestos mal pagos. “El principal desafío social que presentan estos avances por ahora” no es con respecto al empleo total sino a su “distribución asimétrica” con demasiados trabajadores de bajas cualificaciones, escriben Autor y Salomons.

En un mundo ideal, los robots realizarían la mayoría de los trabajos repetitivos y monótonos, mientras que la fuerza de trabajo mejor educada y mejor paga se concentraría en trabajos que no pueden ser realizados por máquinas. Quizás no sepamos cuáles serán esos trabajos exactamente pero podemos estar razonablemente seguros de que –mientras no desalentemos la creación de empleos a través de malas políticas económicas– el mercado laboral de Estados Unidos no es una catástrofe que ya no podrá alcanzar empleo pleno.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: