Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Julio 2017 | 

12

46

57

Secciones

Lunes 24 Julio 2017 | 

12

46

57

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

La única comparación posible

Ismael Cala/Periodista y motivador | Lunes 17 Julio 2017 | 00:01:00 hrs

Cuando nos vemos frente al espejo, tendemos a compararnos con los demás: “estoy más gordo que Pedro”, “tengo más arrugas que María” o “hasta cuándo ganaré menos dinero que Irene”.

La imagen que proyectamos es siempre fuente de conflicto interior. Los espejos existen desde hace siglos, pues eran utilizados por egipcios, griegos o romanos. Incluso antes, los humanos ya podían verse reflejados en ríos y lagos y tomar conciencia de su propio aspecto.

Compararnos es una actitud que siempre nos ha acompañado, y su exageración sólo ha traído problemas, y ninguna calma o progreso. Hoy, el espejo empequeñece frente a nuevas fuentes para la eterna comparación con los demás: las redes sociales.

Hace poco, una encuesta de la organización caritativa Scope revelaba que el uso de las plataformas Facebook y Twitter hace que los usuarios se sientan “insuficientes” en sus vidas y logros, en comparación con sus compañeros y otras personas. El informe, recogido por la prensa británica, explicaba que el 62 por ciento se sentía insuficiente y el 60 por ciento celoso de otros usuarios de redes sociales.

Además, la mitad de los encuestados de entre 18 y 34 años dijeron sentirse “feos o poco atractivos”, debido a la imagen predominante en los medios sociales.

Al abordar este tema me viene a la mente una genial frase del escritor Ralph Waldo Emerson: “Quien mira demasiado las cosas ajenas, no disfruta las propias”.

En la última edición de La Montaña Azul, el evento que organizamos dos veces al año en Costa Rica, una amiga comentó su decisión de renunciar a las redes sociales, para no exponerse a tal conflicto. Conozco a personas que ya lo han hecho, y ahora dicen sentirse más tranquilas.

Desde luego, huir para dejar de compararnos no parece el mejor camino, porque equivaldría a encerrarnos en casa para no ver el mundo. Si conseguimos despertar en conciencia, nos daremos cuenta de que somos seres distintos, con capacidades y rumbos diferentes. No hay que sufrir por el éxito ajeno. Todo lo contrario, debemos alegrarnos y plantearnos metas relacionadas con lo que queremos ser, y no con lo que han conseguido los demás.

Hay que poner fin a las comparaciones odiosas y empezar a construir nuestra propia escala. ¿Cómo? Invirtiendo en nuestro propio desarrollo personal y creando nuevas experiencias, adaptadas a nuestra forma de ver el mundo. La única comparación posible es con nosotros mismos. Así podremos medir cuánto hemos avanzado.

www.IsmaelCala.com


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: