Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 23 Septiembre 2017 | 

15

44

49

Secciones

Sábado 23 Septiembre 2017 | 

15

44

49

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Antiinmigracion, antiecología y ahora antiinnovación

Andrés Oppenheimer/El Nuevo Herald | Domingo 16 Julio 2017 | 00:01:00 hrs

Miami— A juzgar por la anunciada intención del presidente Trump de eliminar un programa para permitir que los fundadores de empresas recién nacidas –o startups– exitosas puedan quedarse en Estados Unidos, hay que sumarle un nuevo rótulo al presidente estadounidense: además de ser antiinmigración y anti medio ambiente, también es antiinnovación.

El Departamento de Seguridad Nacional del gobierno de Trump anunció el 10 de julio que pospondrá hasta el 14 de marzo de 2018, y que “en última instancia podría eliminar” el así llamado programa de “visas para startups”.

El programa, cuyo nombre oficial es Regla Internacional para Emprendedores, debía comenzar este mes. Fue lanzado por el ex presidente Obama hacia el final de su mandato, y el gobierno de Obama había estimado en su momento en que podría otorgar 2 mil 940 visas temporales por año.

Para ser elegibles para estas visas, los innovadores extranjeros tenían que demostrar que habían recaudado por lo menos 250 mil dólares de inversionistas estadounidenses establecidos, o más de 100 mil en subsidios del gobierno de Estados Unidos.

Los empresarios extranjeros tenían además que ser dueños del 10 por ciento de sus startups, y estar involucrados activamente en sus operaciones. Si recibían la visa, podían quedarse en el país por 30 meses, que podían extenderse si sus empresas eran exitosas.

Cuando leí por primera vez sobre esta decisión del gobierno de Trump, me costó creerlo. Cualquiera que haya visitado Silicon Valley u otros centros emergentes de innovación como Austin o Miami, sabe que una buena parte de los fundadores de startups son inmigrantes.

Algunos de los innovadores más conocidos de Estados Unidos nacieron en el extranjero, incluyendo Elon Musk, el fundador de Tesla y Space X, Sergey Brin, de Google, y Garrett Camp, de Uber. Si la compañía Space X de Musk, que ya emplea a unas 6 mil personas, logra su objetivo de enviar la primera misión tripulada de Estados Unidos a Marte, será gracias a un inmigrante.

Los inmigrantes han fundado el 51 por ciento de la actual cosecha de startups estadounidenses valoradas en más de mil millones de dólares, según un estudio reciente de la Fundación Nacional para la Política de Estados Unidos. El estudio mostró que 44 compañías fundadas por inmigrantes tienen un valor de mercado colectivo de 168 mil millones de dólares.

Para Miami, recientemente clasificada por el Índice de Startups 2017 de la Fundación Kauffman como la ciudad con mayor tasa de emprendedores que abren nuevos negocios en el país, la nueva decisión de Trump es –junto a su decisión de retirarse del Acuerdo de París sobre el cambio climático– un balde de agua fría.

Vivek Wadhwa, profesor de la Universidad Carnegie Mellon en Silicon Valley y autor de un nuevo libro sobre innovación titulado “El conductor en el automóvil sin conductor”, no escatimó palabras cuando le pregunté sobre la decisión de Trump de postergar –y quizás eliminar– las visas para fundadores de startups.

“La visa para startups era una ganancia neta para Estados Unidos”, me dijo Wadhwa. “Habría permitido a empresarios de todo el mundo traer sus ideas, invenciones y dinero aquí para crear empleos. No se eliminaban trabajos. Por el contrario, sólo se creaban nuevos trabajos”.

Wadhwa agregó que “la decisión de la administración Trump sólo afectará la competitividad de Estados Unidos y ayudará a sus competidores. Es el colmo de la estupidez y la xenofobia, la más absurda de todas las decisiones políticas de Trump”.

Mi opinión: La postergación y posible eliminación del programa de visas de inicio es una idea idiota, incluso bajo los estándares de medidas populistas contraproducentes a las que nos tiene acostumbrado Trump. Mientras que Canadá, Francia, Singapur, Chile y otros países están ofreciendo visas e incentivos financieros a empresarios extranjeros, Estados Unidos los está ahuyentando.

Trump sigue hablando de crear empleos de mineros de carbón, como si esa industria decadente –y contaminante– representara el futuro de Estados Unidos. Por el contrario, representa el pasado de Estados Unidos, y la ignorancia de Trump sobre la nueva economía del conocimiento que está impulsando el futuro pondrá en riesgo la economía estadounidense. Trump se está convirtiendo rápidamente en el “presidente antiinnovación”.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: