Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 29 Marzo 2017 | 

16

59

10

Secciones

Miércoles 29 Marzo 2017 | 

16

59

10

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

EU influirá menos

El País/ Editorial | Domingo 19 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Madrid— Del dicho al hecho. La propuesta de presupuesto para 2018 presentada por la Casa Blanca refleja con nitidez el cambio de política que pretende imponer Donald Trump y sus promesas de campaña. Con él, el nuevo presidente traslada un mensaje amenazador y profundamente equivocado hacia el interior y el exterior.

Todas las partidas se recortan, con excepción de las que corresponden a Defensa —que sube el 10% en aplicación del principio “queremos comenzar a ganar guerras otra vez” formulado por el propio Trump—, Seguridad Nacional, con un aumento del 7%, como corresponde a un presidente obsesionado con la seguridad interior, y las ayudas a los veteranos, que crecen el 6%. El resto de partidas han sido sometidas a un ejercicio de devastación: el gasto en educación se recorta el 14%, el de sanidad el 16%, el de trabajo el 21%, la cooperación al desarrollo un 29% y la Agencia de Medio Ambiente queda al borde de la anulación con un recorte del 31%.

El análisis económico del presupuesto confirma el mal diagnóstico. Produce perplejidad que una economía con tasas de crecimiento en el entorno del 3% recorte el gasto público en el 1.2% respecto a 2017. Manifiesta un retraimiento cuyos objetivos son desactivar la protección social (más allá incluso del desmantelamiento del Obamacare, que dejará sin seguro sanitario a 24 millones de personas) y reducir el Estado a las tareas de gendarme interior y exterior. Ante este presupuesto, los votantes harían bien en inquietarse por la coherencia del Plan de Inversión en Infraestructuras que propone Trump; más concretamente, por quién lo financiará y por quién se beneficiará del él. Porque ante todo estamos ante un presupuesto profundamente antisocial y dominado por una ideología reaccionaria.

El documento deja claro qué Estados Unidos quiere Trump para sus ciudadanos: recluidos entre sus fronteras, con una protección social irrisoria, obcecados por la seguridad y preparados para afrontar conflictos bélicos potenciales. El nuevo presidente está cometiendo un error de magnitud histórica. Si lo que pretende, como anuncia cada día con su retórica simple, es aumentar el poder de EU (America first), el peor camino para conseguirlo es retirar al país de los organismos multilaterales, alejarlo de la negociación con sus aliados, renegar de la solidaridad energética con el resto del mundo y sumirlo en la regresión proteccionista, destruir la ayuda exterior y potenciar la amenaza bélica. Estamos ante el mensaje propio de quien pretende encerrarse en un búnker e identifica el resto del mundo como un escenario hostil.

Si el llamado poder blando se basa en el intento de atraer a los demás a las posiciones de uno, el poder duro consiste en la imposición de los intereses propios y el sometimiento de los demás. Dice el artífice del presupuesto, Mike Mulvaney, que se trata de “un presupuesto de poder duro, no blando” y que el mensaje que quiere enviar a sus aliados y adversarios es que EU tiene un gobierno fuerte y poderoso. Gran equivocación porque Trump va a ser fuerte pero no influyente en el mundo. Todo lo contrario: gastará más y estará más aislado.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: