Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 23 Agosto 2017 | 

15

23

09

Secciones

Miércoles 23 Agosto 2017 | 

15

23

09

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Expandan acceso femenino a control natal asequible

Esther J. Cepeda
The Washington Post | Lunes 05 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

Chicago— Parece que el presidente electo Donald Trump se está poniendo serio sobre la revocación de la Ley de Asistencia Médica Asequible (Affordable Care Act, ACA), lo que significa que el avance que hicieron las mujeres para acceder al control de la natalidad está tan en el aire como el requisito, que produce tanta virulencia, de pagar una multa por negarse a obtener seguro de salud.

Pero antes de preocuparse por lo que podrían eliminar, vale la pena señalar que, incluso en su forma actual, la ACA no logró, mágicamente, que el control de la natalidad fuera universalmente accesible para todas las mujeres de bajos ingresos, que la ley intentaba cubrir.

Según datos de la Campaña Nacional para Impedir Embarazos Adolescentes no-Planeados, una organización sin fines de lucro e independiente, hay en la actualidad 19.7 millones de mujeres necesitadas que viven en lo que denominan “desiertos anticonceptivos”. Eso significa que carecen de “acceso razonable” a clínicas públicas, que ofrecen una amplia variedad de métodos anticonceptivos, desde el acceso a condones y espermicidas hasta píldoras, dispositivos intrauterinos (DIUs), implantes y demás.

Definen “acceso razonable” como un condado en que el número de clínicas públicas, y el número calculado de proveedores en esas clínicas, son suficientes para satisfacer las necesidades de la población del condado, definida como por lo menos una clínica/proveedor por cada mil mujeres.

Pero, el hecho de que se cuente con ese número básico de proveedores médicos en un área geográfica, no significa que las mujeres puedan acceder a los servicios de control de la natalidad que necesitan.

“Tendemos a pensar en esta carencia de acceso como en un problema rural o suburbano, pero cuando se examinan los mapas de acceso, incluso en centros urbanos grandes, donde parecería que tienen mejor acceso que la gente que vive en localidades remotas, sigue siendo un problema serio para las mujeres de bajos ingresos llegar donde están los médicos”, me dijo Ginny Elrich, CEO de la Campaña Nacional. “Son mujeres que deben resolver problemas de transporte público, que quizás no tienen licencia [médica] paga ni la capacidad de pagar los costos del cuidado de los hijos para ir a la clínica –puede requerir cuatro horas desplazarse cinco millas en algunas áreas urbanas”.

Y esas dificultades serían molestias deseables para los 3.1 millones de mujeres que, según cálculos de la Campaña Nacional, necesitan asistencia médica reproductiva y control de la natalidad asequibles, pero que viven en un condado sin siquiera una clínica que ofrezca todo el espectro de métodos anticonceptivos.

Así es que, sí, los beneficios de la ACA son enormemente necesarios para mantener el número de embarazos no-planeados a la tasa actual históricamente baja. Pero aún así, el Guttmacher Institute, una organización de investigación y políticas de salud y derechos sexuales y reproductivos, calcula que en 2011 casi la mitad de todos los embarazos de Estados Unidos fueron no intencionales y éstos se concentran cada vez más en las mujeres de bajos ingresos.

Se dice que el representante Tom Price, republicano por Georgia, que es el nominado del presidente electo Donald Trump para dirigir el Departamento de Salud y Servicios Humanos, es paradójicamente un feroz opositor del aborto y del mandato del control de la natalidad de la ACA. Si es así, está fuera de onda con respecto a la mayoría de los estadounidenses.

“En una época en que somos constantemente bombardeados con temas partidarios divisivos, éste es un tema en el que todos estamos de acuerdo", dijo Erlich. “A todo el mundo le gusta el control de la natalidad”, dijo, citando una reciente encuesta de la organización, que halló que 8 de cada 10 adultos (86 por ciento) apoyan políticas que facilitarían el acceso de los individuos de 18 y más años a la amplia gama de métodos de control de la natalidad.

Además, la encuesta de la Campaña Nacional halló que el 76 por ciento de todos los encuestados apoya políticas que facilitan el acceso de los adolescentes al control de la natalidad; y un 70 por ciento de republicanos y un 90 por ciento de demócratas están de acuerdo con que el control de la natalidad constituye una parte básica de la salud de las mujer. De esos encuestados, el 74 por ciento de los republicanos y el 86 por ciento de los demócratas están de acuerdo con que los que se oponen al aborto deben apoyar el control de la natalidad.

No todos piensan que el acceso amplio al control de la natalidad es un punto de acuerdo de ambos partidos.

En 2012, el representante Price dijo que “ni una mujer” era “dejada atrás” en el acceso al control de la natalidad. Muchos otros, que no se ven afectados porque son suficientemente prósperos para contar con los medios necesarios para acceder fácilmente a una gama completa de servicios de asistencia médica, tampoco comprenden la necesidad de asegurar que toda mujer que no quiere quedarse embarazada pueda hacerlo en forma segura.

Tendrán que aprender. Y si el Gobierno de Trump no comprende esto, millones de mujeres y sus defensores sin duda lo ilustrarán sobre cómo el costo del control de la natalidad acabará en un ascenso de los niveles de embarazos no planeados. 

[email protected]

@estherjcepeda


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: