*

Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 08 Diciembre 2016 | 

14

58

07

Secciones

Jueves 08 Diciembre 2016 | 

14

58

07

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Juegos en la Torre

Rubén Navarrette/The Washington Post | Jueves 01 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

San Diego – Nunca pensé que defendería a Kellyanne Conway. La portavoz y asesora del presidente electo Donald Trump merece que se le reconozca su mérito—o, desde mi punto de vista, su culpa—por salvar la tambaleante campaña de Trump y ayudar a elegir a una de las personas más peligrosas que haya jamás haya llegado a la presidencia.

Además, Conway y yo no somos exactamente amigos. Durante las primarias republicanas, cuando ella trabajaba para un Super PAC que apoyaba a Ted Cruz, tuvimos un encontronazo en Fox News cuando yo acusé a Cruz—que resulta ser mi amigo—de no decir la verdad en referencia a la propuesta de ley migratoria del Senado. Aún así, alguien debe defender a Conway del ataque de críticas injustas en los medios sumado a la campaña de rumores propiciada por los asesores allegados a Trump, todos hombres.

Lo que puso a Conway en la encrucijada fue su declaración pública—en twitter y en televisión—en oposición a la idea de que Trump nombre a Mitt Romney, uno de sus críticos más severos, como secretario de Estado. Dejó entrever que Romney no sería leal y que, si se lo instalara en Foggy Bottom, podría crear un gobierno dentro de un gobierno.

También dijo que los partidarios más fervorosos de Trump, que estuvieron con él desde un comienzo, se sentirían “traicionados” por esa elección. Se reportó en el programa de MSNBC, “Morning Joe” que Trump estaba “furioso” de que Conway se pronunciara independientemente.

Altos asesores allegados al presidente electo dicen ahora que Conway “se rebeló” porque no obtuvo la oferta del puesto que esperaba de Trump. Conway atacó el informe de “Morning Joe”—y los comentarios subsiguientes de un panel integrado casi totalmente por hombres—como “falso” y “sexista”.

Trump no le debe nada a Romney, pero sí le debe a Conway bastante. Confió en sus consejos e instintos durante varios meses, y funcionó. Y ahora, de repente, cuando se trata de Romney, ¿no sabe lo que está diciendo? Además, tras vivir cuatro años con Hillary Clinton como secretaria de Estado bajo el presidente Obama, ¿podemos realmente desechar la posibilidad de que un ex crítico persiga intereses que son diferentes de los del gobierno?

Clinton desobedeció órdenes de funcionarios de la Casa Blanca de no llevar a cabo asuntos oficiales en un servidor de email privado. Ignoró una advertencia de Obama de mantener distancia del ex asistente del gobierno de Clinton, Sydney Blumenthal, a quien Vanity Fair describió como “una especie de proveedor de ideas para [Hillary] Clinton, siete días por semana y 24 horas al día”.

Y habló públicamente, en su libro de 2014, “Hard Choices” de sus desacuerdos con Obama en todo, desde el surgimiento del Estado Islámico hasta los niveles de efectivos en Afganistán y la extremadamente optimista posición del presidente hacia la Primavera Árabe y su negativa a armar, en un comienzo, a los rebeldes de Siria. Así es que la afirmación de Conway de que la lealtad importa no es absurda cuando un presidente está escogiendo al más alto diplomático de Estados Unidos. Y tiene razón al cuestionar si Romney seguirá el programa de Trump y no avanzará el propio.

Aún así, todo eso presupone que las cosas son tal como parecen serlo. Trump tiene tanto talento para manipular los medios que nunca se puede saber.

Podría ocurrir que, en lugar de una guerra civil interna dentro del Campo Trump, lo que estamos viendo sea una actuación teatral cuidadosamente orquestada y dirigida por el mismo Trump. Porque no podemos asegurar qué es lo que está pasando en realidad, permítanme defender algo mucho mayor que Conway—a saber, la idea de que debería haber más matices en nuestro discurso político.

Los estadounidenses hemos perdido la capacidad de hablar los unos con los otros. Constantemente saltamos y llegamos a conclusiones sobre los motivos de los demás, tratando de encasillarlos ideológicamente.

Por ejemplo, se supone que no se puede defender a Conway por cuestionar a Romney y pensar, sin embargo, que Romney sería un buen candidato como secretario de Estado. No se puede.

Para un presidente electo algunos de cuyos nombramientos fueron tiros directos, escoger a Romney sería el perfecto tiro de esquina. Mostraría que Trump está suficientemente seguro para traer críticos a su equipo, y que valora una influencia calmante. Seguro, los comentarios públicos de Conway son poco ortodoxos. Pero, ¿qué parte de la campaña de Trump, o de la transición, fue ortodoxa?

Así es como se juega en la Torre Trump. Al final, el país estaría bien servido si Trump hiciera caso a las inquietudes de Conway y después—a pesar de ellas, nominara a Mitt Romney como secretario de Estado.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: