*

Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 04 Diciembre 2016 | 

5

14

00

Secciones

Domingo 04 Diciembre 2016 | 

5

14

00

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Oscuras fantasías

Paul Krugman/The New York Times | Martes 18 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Nueva York – Yo pertenezco a la generación posterior a la Segunda Guerra Mundial, la de los “baby boomers”, lo que significa que tengo la edad suficiente para recordar que los conservadores les gritaban: “¡Estados Unidos, ámalo o vete!”, a las personas de la izquierda que criticaban al racismo y la desigualdad. Sin embargo, eso fue hace mucho tiempo. Hoy en día, el desdén por Estados Unidos – el Estados Unidos que realmente existe, no el “Estados Unidos real” que es imaginario, en el que las minorías y las mujeres saben cuál es su lugar – está concentrado en la derecha.

Sin lugar a dudas que los progresistas todavía ven que mucho está mal con nuestra sociedad y buscan cambiarla. Sin embargo, también celebran el progreso que hemos logrado, y, en gran , parte del cambio que buscan es incremental: implica construir sobre las instituciones existentes y no en arrasar con todo y volver a empezar.

Por otra parte, es cada vez más frecuente encontrar a personajes de la derecha que describen a nuestra sociedad como una distopía de pesadilla.

Esto es obviamente cierto para Donald Trump, quien percibe al mundo a través de lentes coloreados en sangre. En su visión de Estados Unidos – claramente derivada de fuentes, en su mayor parte, de los supremacistas blancos y neonazis –, el crimen está desenfrenado, los barrios marginales son zonas de guerra y hordas de inmigrantes violentos están entrando por nuestra frontera abierta. En realidad, los asesinatos se encuentran en un nivel históricamente bajo, estamos viendo un gran resurgimiento urbano y la inmigración neta de México es negativa. Sin embargo, solo digo eso porque yo soy parte de la conspiración.

Entre tanto, es posible encontrar visiones igualmente oscuras, que casi tampoco se corresponden con la realidad, entre los republicanos de la elite, gente como Paul Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes.

Ryan, claro, es uno de los predilectos de los medios de información. De hecho, no cuenta con un fuerte apoyo de las bases de su propio partido; su prominencia proviene, más bien, del cuerpo de la prensa que hace años decidió que él era el arquetipo del conservadurismo serio y honesto, y se aferra a esa historia sin importar cuántas veces se señale la obviedad de la fraudulencia y la crueldad de sus propuestas. Si el pasado es alguna señal, pronto será perdonado por su debilidad moral en estas elecciones, su negativa a romper con Trump – aun para condenarlo por cuestionar la legitimidad del voto –, sin importar cuán grotesco se haga el comportamiento del candidato del Partido Republicano.

Sin embargo, en lo que vale, hay que considerar la descripción que hizo Ryan de Estados Unidos la semana pasada en un discurso ante los republicanos del colegio. En su propio estilo, estuvo tan fuera de la realidad como las vociferaciones de Donald Trump (a quien nunca mencionó Ryan).

Bien, para ser honestos, Ryan dijo que estaba describiendo el futuro _ lo que pasará si Hillary Clinton gana _ en lugar del presente. Sin embargo, esencialmente, Clinton está proponiendo una plataforma de centro izquierda, una extensión de las políticas que pudo implementar el presidente Barack Obama en sus dos primeros años y está bastante claro que las observaciones de Ryan tenían el propósito de ser una imagen de lo que hacen todas esas políticas.

Según él, es muy sombrío. Habrá, dijo, “pesadumbre y las cosas serán tan poco prometedoras”, gobernadas por una “burocracia fría e insensible”. Nos vamos a convertir en un lugar “en el que la pasión _ exactamente de lo que está hecha la vida misma _ se haya extinguido”. Y este es el tipo de Estados Unidos que Clinton “no se detendrá ante nada para tener”.

¿Acaso Estados Unidos hoy se parece en algo a eso? Tenemos muchos problemas, pero no se puede decir que vivamos en un miasma de desesperación. Dejemos de lado las estadísticas gubernamentales (en las que desconfían casi la mitad de los partidarios de Trump), Gallup encuentra que 80 por ciento de los estadounidenses están satisfechos con su nivel de vida, en comparación con 73 por ciento en el 2008, y que 55 por ciento se considera “próspero”, en comparación con 49 por ciento en el 2008. Y existen buenas razones para tener esas buenas opiniones: la recuperación de la crisis financiera fue más lenta de lo que debió haber sido, pero es bajo el desempleo, aumentaron los ingresos el año pasado y, gracias al Obamacare, son más los estadounidenses que tienen seguro médico hoy que antes.

Así es que la visión de Ryan de Estados Unidos no se parece en nada a la realidad. No obstante, le es completamente familiar a cualquiera que haya leído “Atlas Shrugged” (“La rebelión de Atlas”) de Ayn Rand cuando era adolescente. Hoy en día el presidente de la Cámara de Representantes niega ser un admirador de Rand, pero si bien se puede al menos fingir que se saca al chico del culto, no se puede sacar al culto del chico. Como Rand _ ¡quien, básicamente, estaba escribiendo sobre el Estados Unidos en los años de Eisenhower! _, él ve el mundo horrible que se suponía que producirían las políticas progresistas, en lugar del país con sus defectos, pero lleno de esperanza en el que vivimos en realidad.

Entonces, ¿por qué la derecha moderna odia a Estados Unidos? No existe demasiado traslape en la sustancia entre la propagación del miedo que hace Trump y la de Ryan, pero existe una clara alineación de intereses. La gente a la que representa Trump quiere suprimir y privar de sus derechos ustedes saben a quiénes; los intereses del gran capital que apoyan al conservadurismo al estilo de Ryan quieren privatizar y, en general, desmantelar, la red de seguridad social, y están dispuestos a hacer lo que se necesite para lograrlo. La gran interrogante es si insultar a Estados Unidos para intimidar es una estrategia política que puede, de hecho, ganar. Pronto lo vamos a averiguar.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: