*

Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 07 Diciembre 2016 | 

11

15

39

Secciones

Miércoles 07 Diciembre 2016 | 

11

15

39

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Donald Trump vs. la prensa libre

Editorial/The New York Times | Sábado 15 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Nueva York – No debe de sorprender que Donald Trump, el candidato republicano a la Presidencia, sea tan ignorante sobre las leyes constitucionales como lo es respecto a todos los otros temas relativos al puesto más alto del país.

Sin embargo, la misiva que los abogados de Trump enviaron el miércoles al Times —en la cual él amenazó con demandar al periódico por publicar un artículo en donde se explican a detalle las alegaciones de dos mujeres que aseguran Trump les había hecho tocamientos o las había besado sin su consentimiento— resulta extraordinaria por su interpretación completamente mala tanto de los hechos como de la ley.

En la misiva se tacha al artículo de ser “difamatorio”, “imprudente” y “calumniador”, se le califica como un “esfuerzo políticamente motivado por derrotar la candidatura del señor Trump” y acusa al Times de no investigar de manera adecuada la verdad en torno a los alegatos.

Recientemente The Palm Beach Post, la revista People, NBC News y una televisora del estado de Washington han dado a conocer aseveraciones similares de otras mujeres.

El jueves, David McCraw, vicepresidente y subasesor general del Times, respondió a la amenaza de Trump con una lección acerca de las leyes básicas sobre difamación y las garantías de libertad de prensa que brinda la Primera Enmienda.

Los alegatos de libelo se basan en “la protección de la reputación propia”, escribió McCraw, sin que nada en el artículo publicado haya tenido el más ligero efecto en la reputación de Trump, la cual él ha creado al, entre otras cosas, presumir repetidamente tocar mujeres sin el consentimiento de ellas.

El Times actuó dentro de su derecho al publicar la nota, añadió McCraw, debido a que Trump es una figura pública y el tema posee importancia nacional. Y a diferencia de lo que asegura él, los reporteros del Times trabajaron a efecto de confirmar las versiones de las mujeres e incluyeron la negación que Trump hace de las acusaciones.

Desde luego que el Times está muy familiarizado con amenazas de litigios por parte de funcionarios gubernamentales y otras figuras públicas que se oponen a que el periódico reporte sobre ellos. New York Times v. Sullivan, el fallo unánime de la Suprema Corte en 1964, fue el que estableció el principio de que promover el discurso de interés público es fundamental para una democracia, y por lo tanto el periódico estaría protegido de los alegatos de difamación hechos por figuras públicas, aun si publicara declaraciones erróneas, siempre y cuando el periódico no tuviera conocimiento de que la aseveración fuera falsa o ignorara imprudentemente su verdad o falsedad.

En su opinión para el tribunal superior, el magistrado William Brennan Jr. escribió que “el debate público constituye un deber político, y que esto debe ser un principio fundamental del gobierno estadounidense. “Dicho debate ‘bien puede incluir ataques vehementes, mordaces y en ocasiones desagradablemente feroces al Gobierno y los funcionarios públicos”.

Según el punto de vista de Trump, tales principios no deben existir. “Voy a abrir nuestras leyes sobre libelo para que cuando se escriban a propósito artículos negativos y horribles y falsos podamos demandar y ganar mucho dinero”, dijo en febrero.

Por no mencionar que siendo presidente, no tendría autoridad alguna para alterar las leyes estatales de difamación.

Claro que la amenaza de Trump de demandar podría resultar hueca, como han sido tantas otras amenazas anteriores —cuyo propósito principal es estimular a una base iracunda—. Pero se trata de otro alarmante recordatorio en torno a lo que podría significar una presidencia de Trump.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: