De política y cosas peores | Todavía no empezamos a caminar y ya vamos retrocediendo | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

15

44

06

Secciones

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

15

44

06

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Todavía no empezamos a caminar y ya vamos retrocediendo

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 10 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Estamos en tiempos de revolución. Cacariola, madura señorita soltera hija del dueño de la hacienda, estaba en su alcoba aplicándose los polvos de arroz que le disimulaban las arrugas. De pronto se escucharon gritos, disparos, tropel de caballería. La mamá de Cacariola le dijo con angustia: "¡El Cielo te proteja, hija de mi alma!  ¡Llegaron los revolucionarios, esos lujuriosos vándalos ultrajadores, deshonradores de mujeres!". "¡Qué barbaridad! -exclamó consternada Cacariola-. ¡Y yo en estas fachas!"... "Me acuso, padre -dijo la linda Pimpinela en el confesonario-, de que estoy entregada en cuerpo y alma al Señor". "Eso no es pecado -la tranquilizó el buen padre Arsilio-. Por el contrario, es una gracia muy grande estar entregada así al Señor". "¿Al de la tienda?" -preguntó tímidamente Pimpinela... Don Cornulio está triste. ¿Qué tendrá don Cornulio? Sus compañeros de la oficina le preguntaron: "¿Te pasa algo?". Respondió el señor, atribulado: "Mi hijo acaba de decir su primera palabra". "¿Y eso te entristece? -se extrañaron los otros-. Deberías estar feliz". "Así es -admitió don Cornulio-. Pero esa palabra la pronunció en una reunión en la que estaban mis amigos y compadres. Dijo: 'Papá'. ¡Y todos voltearon!". El Ateneo Fuente, de Saltillo, es una prestigiosa institución educativa. Sus alumnos y exalumnos se refieren siempre al Ateneo llamándolo "glorioso". Fundado en 1867, de él surgió la Universidad de Coahuila. En sus aulas estudiaron personajes tan ilustres como Venustiano Carranza, Artemio de Valle Arizpe, Carlos Pereyra y Julio Torri. Tuve el honor de ser electo director de ese insigne colegio por votación de estudiantes y maestros. Lo fui durante ocho años, años que cuento entre los mejores de mi vida. Una de las medidas que tomé en el curso de mi gestión fue implantar la evaluación periódica de los maestros. La medida dio excelentes resultados: de inmediato mejoró el desempeño de los profesores, y por tanto la calidad docente de la institución. La supresión que el nuevo régimen hará de la evaluación magisterial en el país constituye un atentado grave contra la educación de los niños y jóvenes de México. Todavía no empezamos a caminar y ya vamos retrocediendo. Don Algón, salaz ejecutivo, le contó a su socio: "Ayer la pasé en grande. Llevé a Rosibel, mi secretaria, al club de golf para enseñarle el juego. Nos divertimos como no te imaginas. Ella no tiene facultades para eso, y se pasó todo el tiempo echando la pelotita a los arbustos". Preguntó el otro sin entender: "¿Y dónde estuvo la diversión?". Respondió don Algón: "Atrás de los arbustos". "Los hombres son muy malos, hija mía -aleccionó doña Holofernes a su hija-. No te fíes". "Jamás me fío, mami -aseguró la muchacha-. Siempre lo hago de riguroso contado"... Tres amigos fueron de vacaciones a Cancún. En el hotel conocieron a unas chicas que viajaban juntas: una telefonista, una enfermera y una profesora. Al día siguiente los amigos comentaron en el desayuno sus respectivas experiencias. Dijo uno: "A mí no me fue muy bien con la telefonista. No pude hacer nada. Lo único que me decía era: 'Un momentito por favor'". "A mí tampoco me fue bien con la enfermera -declaró el segundo igualmente atribulado-. Tampoco me dejó hacer nada. Se la pasó toda la noche diciéndome: "No se mueva, señor; no se mueva". Manifestó el tercero: "Pues a mí me fue peor con la profesora". Preguntaron los amigos: "¿Tampoco te dejó hacer nada?". "Me dejó hacer todo-respondió el tipo, que se veía desfallecido, exánime, agotado-. Pero cuando terminé me dijo: 'No lo hiciste muy bien. Tendrás que repetir la tarea cinco veces'". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: