Comisiones | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

15

48

52

Secciones

Lunes 12 Noviembre 2018 | 

15

48

52

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Comisiones

Jesús Antonio Camarillo
Académico | Sábado 10 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Me agrada ver a la legisladora chihuahuense Bertha Caraveo Camarena subirse a la tribuna del Senado para presentar un proyecto de decreto, o simplemente para sostener algún punto de la agenda legislativa. Tengo el gusto de conocerla desde hace varios años y no tengo la menor duda de que es una mujer de convicciones. Además, no es tan usual ver a un legislador, emanado de nuestra entidad, plantarse ante el Pleno de la Cámara alta.

El jueves, la senadora Caraveo y el senador Ricardo Monreal Ávila presentaron una iniciativa  por medio de la cual se buscan adicionar diversas disposiciones de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y de la Ley de Instituciones de Crédito con el objetivo de limitar el excesivo cobro de comisiones bancarias sobre diversos conceptos.

No se necesita ser un experto en la temática bancaria para identificar la motivación general de la propuesta legislativa: lograr que la relación entre los usuarios y la banca mexicana sea más justa e igualitaria. Aquí la noción de una “justicia bancaria” no tiene que ver con enunciados generales que se aproximen a una idea abstracta de la misma. Simplemente la justicia se materializa en la pretensión de que las instituciones bancarias dejen de excederse en el cobro de operaciones y situaciones que constituyen auténticas burbujitas de especulación financiera. Burbujitas que aunque parezcan minucias, en realidad constituyen parcelas paradisiacas del excelente trato económico que la banca recibe en México a diferencia de otros países.

En este país, según el propio diagnóstico que hace la bancada legislativa de la cual procede la maestra Caraveo, casi un tercio de los ingresos de los bancos mexicanos proviene del cobro de comisiones. Muy alejada de las cifras de la gran mayoría de los países del mundo entero. Siendo que además, la “comisionitis” de los bancos es omnipresente. Prácticamente no hay operación en la que algún cargo se haga efectivo, en detrimento, sobre todo, de los que menos tienen.

Por supuesto, habría que examinar detenidamente cada rubro, y eso habrán de hacer los canales deliberativos competentes, pero algunos de los más conocidos y con los que el pueblo tiene que lidiar parecería que no tienen razón de existir, salvo por la alevosía y voracidad financiera. Muy familiares resultan para el “cliente” de la banca los relativos, por ejemplo, al mantenimiento de saldo mínimo para exentar el cobro de manejo de cuenta o la simple “membresía”. O el cobro de la transferencia a otros bancos, inclusive cuando la operación no sea exitosa. Igualmente la reposición de la tarjeta por robo o extravío. O la emisión del estado de cuenta adicional o la impresión del mismo. Asimismo, tal vez sea el momento de mencionar la que quizá sea algo así como la joya de la corona: la consulta de saldo y retiro en efectivo en cajeros automáticos del mismo banco.

Esas comisiones son más caras en México que en otros países y son totalmente desproporcionadas, en su precio, con relación al acto material que el usuario y la banca despliegan. Desde hace mucho tiempo alguien tenía que tomar cartas en el asunto, pero el Banco de México ha sido históricamente omiso en la materia. Ahora, que los senadores Monreal y Caraveo someten el punto a la discusión legislativa, habrá tiempo para razonar cada una de las medidas propuestas. Medidas que, intuitivamente, parecen ser las correctas y más apegadas a iniciar el aminoramiento de la brecha que existe entre las prerrogativas y derechos de la banca y los de sus usuarios.

Por supuesto, no se pasa por alto el “nerviosismo” de los mercados y la “caída” de la Bolsa, pero esos nervios y esa baja suenan a estas alturas del partido sumamente frívolos, sobre todo cuando se contrastan con el menoscabo y la desprotección en la que desde hace décadas está la persona que tiene la necesidad de acercarse al banco.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: