Niñez y muerte: un país que se desangra | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 19 Noviembre 2018 | 

15

28

51

Secciones

Lunes 19 Noviembre 2018 | 

15

28

51

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Niñez y muerte: un país que se desangra

Lourdes Almada Mireles
Analista | Viernes 09 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Empezar a escribir este texto me genera sentimientos encontrados. Siento con claridad que el tema son los niños, la violencia que hacia ellos se ejerce, su muerte. Por otra parte, siento algo parecido al hartazgo: ¿otra vez? Pienso un “ya chole con ese tema”. Y de a poco me voy dando cuenta que el hartazgo es por la muerte que se repite, por la violencia que crece, porque estamos perdiendo a nuestros niños y jóvenes, lo más sagrado que como sociedad tenemos. Hartazgo de la indolencia, la impotencia, la desesperanza. Hartazgo de ver que nos desangramos y no se rectifica el rumbo, no se generan acciones, no se asignan presupuestos, no se desarrollan planes y programas para garantizar a las y los más jóvenes condiciones mínimas de vida y desarrollo.

Es esa horrible sensación que se repite cada vez que una de nuestras niñas o uno de nuestros niños es arrancado de nuestra comunidad, ese dolor que se acumula. Se acumula cada golpe, cada abuso, cada muerte. Y desde ese hartazgo, ese dolor, esa impotencia, surge la tentación de normalizar, de acostumbrarse. Algo en mí se rebela. Oigo ese grito que como dice Sabines, no me deja cerrar los ojos.

Según una publicación de Milenio con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), casi 72 mil niños y jóvenes, mujeres y hombres, de 12 y a 29 años, fueron asesinados entre 2010 y 2017. Esto significa que “un niño o un joven es asesinado cada hora”.

Datos generados por la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) y publicados por Fundación Fuerza México, el sexenio de Enrique Peña Nieto terminará con más de 15 mil niños y adolescentes asesinados. Si la tendencia no cambia, entre 2019 y 2024 morirán de manera violenta otras 27 mil personas menores de 18 años. Esto significa que un niño, niña o adolescente será asesinado cada dos horas.

De acuerdo con la misma publicación, entre 2013 y 2018, 135 mil niñas, niños y adolescentes fueron atendidos en hospitales a causa de lesiones por violencia y se proyecta que en el siguiente sexenio, de 2019 a 2024 la cifra se duplicará, alcanzando los 276 mil. Los datos son escalofriantes y más aún que el crecimiento de la violencia dirigida hacia los niños es una tendencia que ha seguido incrementando durante los últimos 10 años.

En el estado de Chihuahua se registró, entre 2010 y 2017, el asesinato de 846 personas entre 0 y 17 años. Dos meses después del asesinato de ‘Rafita’, un niño de seis años que habitaba en el suroriente de Ciudad Juárez, quien fue desaparecido al ir a la tienda y encontrado muerto unos días después, volvimos a conmocionarnos con el asesinato de Camila en la ciudad de Chihuahua. Camila era una niña de siete años que fue secuestrada a una cuadra de su casa y encontrada también unos días después, asesinada y con huellas de haber sido violada. Apenas el fin de semana pasado, en un ataque armado a una familia en la zona de San Lorenzo, en Juárez, una niña de un año resultó muerta y un adolescente de 13 fue herido.

Así acumulamos dolor y muerte. La herida sigue creciendo y nuestra ciudad y nuestro país se desangran. La violencia hacia nuestras niñas y niños nos condena a muerte, nos hace una sociedad inviable, sin futuro. No hay mucho de dónde agarrarse. Dan ganas de claudicar, de aceptar que no hay para donde, de ceder al hartazgo. Y de verdad, hoy es de esos días en que me aferro porque, como decía una amiga, “está más gacho no creer”. En este aferrarme, encuentro a Benedetti y en sus letras escucho la voz de los niños lastimados, de las niñas ultrajadas, de nuestros jóvenes asesinados:

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se

calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños.

Y escucho también la voz de quienes todavía creen. Siento el fuego de sus almas y lo agradezco. Su vida y su trabajo me impulsan al compromiso, me llevan a hacer lo propio. Mientras haya alguien dispuesto a luchar, tenemos esperanza.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: