De política y cosas peores | Le desvalijó la casa | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

12

16

17

Secciones

Domingo 18 Noviembre 2018 | 

12

16

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Le desvalijó la casa

Armando Fuentes
Escritor | Miércoles 07 Noviembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Mi amigo se enojó con un amigo suyo. Sucedió que un ladrón entró en la casa de éste y la dejó casi vacía; se la desvalijó. Lo extraño del suceso es que la víctima del robo conoce al robador. Sabe quién es. Y en vez de denunciarlo y recurrir a la ley para recuperar lo que le fue robado ha ido a hablar con el ladrón y se declara satisfecho porque el delincuente le prometió devolverle una parte de lo que le quitó. La víctima del latrocinio dispone de recursos legales para anular los efectos de la acción cometida por su victimario. Además la opinión de sus vecinos está a su favor. En forma casi unánime ese robo es objeto de reprobación: se le considera un acto de insensatez; una locura. Y no obstante eso el victimado se muestra obsecuente con quien lo victimó, y se resigna con mansedumbre de vasallo al daño recibido en vez de protestar con energía por él. Eso, dicen los vecinos, constituye un peligroso precedente. La falta de reacción del que sufrió el despojo, y su actitud sumisa, animarán al causante de la tropelía a cometer otros abusos similares. Comparto el enojo de mi amigo por la medrosa conducta de la víctima del robo, por su culpable pusilanimidad. Y no sé por qué hallo cierta semejanza entre el caso de ese hombre y el de los empresarios que tenían contratos para la construcción del aeropuerto de Texcoco. "Las mejores horas de mi vida las he pasado en brazos de una mujer casada". Los asistentes a la misa en catedral quedaron estupefactos al escuchar esas palabras, pues las dijo el obispo de la diócesis. Preguntó luego Su Excelencia ante el silencio de la azorada feligresía: "¿Saben quién es esa mujer?". Y se respondió a sí mismo con una gran sonrisa: "¡Mi mamá, hermanos!". Todos rieron, y aun hubo algunos que aplaudieron la ingeniosa salida del jerarca. Entre los que estaban en la celebración se hallaba un cura joven. Al día siguiente regresó a su parroquia pueblerina, y en la primera misa que ofició quiso emular el recurso oratorio del dignatario. Manifestó como él: "Las mejores horas de mi vida las he pasado en brazos de una mujer casada". Sucedió lo mismo: los feligreses quedaron asombrados. Preguntó el curita: "¿Saben quién es esa mujer?". Y respondió en seguida triunfalmente: "¡Es la mamá del señor obispo!". Una gallina le dijo a otra: "Los huevos que tú pones son tan chiquitajos que se venden a 1 peso cada uno. En cambio los que pongo yo son tan grandes que se venden a 1.50". Replicó la otra: "¿Y crees que por un chinche tostón voy a andar por ahí toda desfundillada?". La encuestadora le preguntó a Afrodisio Pitongo: "¿Practica usted el sexo seguro?". "Sí -respondió el salaz sujeto-. Siempre me cercioro de que el marido está fuera de la ciudad". El empleado de don Algón le pidió permiso para faltar aquella tarde. Le explicó que su señora suegra había pasado a mejor vida, y debía asistir a su sepelio. "¡Ah no! -rechazó con enojo el director-. ¡Primero es el trabajo que la diversión!". El doctor Ken Hosanna, sentado en el suelo después de la caída que sufrió, le dijo a su paciente de prominente busto: "Señorita Tetonnia: la próxima vez que le pida que respire profundamente deme tiempo de hacerme a un lado". Un piloto aviador de edad madura contrajo matrimonio con una mujer en flor de vida y dueña de exuberantes atributos. En la noche de bodas se dispuso a consumar las nupcias. Estaba apenas en los prolegómenos del caso -lo que los norteamericanos llaman el foreplay- cuando se oyeron toques en la puerta. El piloto fue a abrirla, y con asombro se vio frente a otro piloto. Le explicó su flamante mujercita: "Será tu copiloto. Lo invité por si a ti te pasa algo". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: