De política y cosas peores | Rindiendo frutos | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

14

43

08

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

14

43

08

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Rindiendo frutos

Armando Fuentes
Escritor | Viernes 19 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Doña Frigidia, ya se sabe, es la mujer más fría del planeta. En cierta ocasión pasó frente a un cine en el cual se exhibía el film "Labios de fuego", y eso bastó para que los labios se congelaran. Una noche don Frustracio, el marido de la gélida mujer, consiguió después de muchas instancias, súplicas y rogativas que su esposa accediera al cumplimiento del débito conyugal, al cual se había negado desde enero del año 2015. Terminado el inusual concúbito don Frustracio se levantó de la cama, tomó una flor del búcaro que estaba sobre el chifonier y la depositó solemnemente sobre el cuerpo de doña Frigidia. Le preguntó ella, extrañada: "¿Por qué haces eso?". "¡Santo Cielo! -profirió el marido con simulado asombro-. Perdóname. Es que creí que estabas muerta". Me alegró saber que Saltillo, mi amadísimo solar nativo, es una de las seis ciudades del país donde la gente se siente más segura. Así lo muestra un estudio del Inegi. Esa seguridad no es fruto del azar. Es resultado de una permanente y eficaz coordinación -que se debe reconocer y apreciar- entre el gobernador del Estado, Miguel Riquelme Solís, y el alcalde saltillense Manolo Jiménez Salinas. Dicha labor conjunta, que antes no existía, está rindiendo excelentes frutos. No puedo yo emplear la conocida expresión "a propios y extraños", porque en Saltillo no hay extraños, pero sí digo que a nuestros visitantes y a quienes tenemos la fortuna de vivir aquí nos llama la atención el desarrollo de la ciudad: la construcción por doquier -y también por todas partes- de nuevos centros comerciales, edificios de oficinas y habitacionales y fraccionamientos para todos los gustos y gastos; el crecimiento de la industria, no sólo automotriz, sino de todas clases, y el surgimiento de una abundante y variada oferta gastronómica que a mí, irredento comilón, me tiene no sólo complacido, sino aun extasiado. Únicamente falta que llegue a mi ciudad el restorán "Los arcos", paraíso terrenal y celestial de la pescadería y la marisquería (y hasta de la panadería, con sus indescriptibles churros, uno de los más sabrosos postres que se pueden disfrutar a todo lo largo y ancho de este ancho y largo país). Aplaudo con ambas manos esa colaboración entre la autoridad del Estado y la municipal. A ella se debe la sensación de seguridad -y, debo añadir, de bienestar- que se percibe en Saltillo, "sucursal del Cielo -solía decir mi inolvidable amigo Baltasar Cavazos Flores- y próximo puerto de mar". El pulpo hembra y el pulpo macho contrajeron nupcias. La noche de las bodas la flamante desposada le dijo a su marido: "Ahora sí te permito que hagas lo que nunca te dejé hacer cuando éramos novios. Puedes poner tus manos aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí". Soy de los pocos varones que reconocen que los hombres somos más chismosos que las mujeres. Más aún: puedo decir que el chisme femenino es entretenimiento, en tanto que el chisme masculino es asesinato. Algo de semejante, sin embargo, tienen las chismosas y los chismosos: la lengua de una mujer o un hombre que chismorrean sigue funcionando después de que su mente y su conciencia han dejado de funcionar. Tal es el caso de doña Chalina, la chismosa del barrio. Fue corriendo con su vecina, la esposa de don Languidio, caballero de madura edad, y le dijo atropellando las palabras, tal era la ansiedad que tenía por dejar salir su chisme: "¿Ya sabes que tu marido te engaña?". "Qué interesante" -respondió con displicencia la señora. A doña Chalina le sorprendió esa falta de sorpresa. Le preguntó a la esposa: "¿No te interesa saber con quién te está engañando?". "No -replicó ella-. Más bien me gustaría saber con qué". FIN.  ​

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: