De política y cosas peores | El tren de AMLO | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 10 Diciembre 2018 | 

4

38

50

Secciones

Lunes 10 Diciembre 2018 | 

4

38

50

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | El tren de AMLO

Armando Fuentes
Escritor | Sábado 13 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "¡Eres a toda madre!". Así le dijo Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, a Marilina Grandpompier, muchacha de buena sociedad ya no tan buena. (La sociedad, quiero decir, no Marilina). He de reconocer que la expresión usada por Pitongo carece de aticismo, pero la dijo con entusiasmo tal que se perdona su vulgaridad. La linda joven había aceptado la invitación que le hizo el salaz tipo a beber un par de copas. Fue entonces que Afrodisio le dijo aquello: "¡Eres a toda madre!". Repitió la frase cuando ella accedió a acompañarlo a su departamento: "¡Eres a toda madre!", y la volvió a decir porque Marilina no puso reparos a ir con él a la cama: "¡Eres a toda madre!". Terminado el trance de fornicio la muchacha le dijo con tono grave a su galán: "Si a consecuencia de esto salgo embarazada y no te casas conmigo, me quitaré la vida". "¡Te digo! -exclamó alegremente el tal Pitoncio-. ¡Eres a toda madre!". Cada vez que me porto bien Diosito bueno me premia haciéndome ir a Mérida. Amo a esa hermosísima ciudad donde tantos motivos tengo para el afecto y para los recuerdos. Esta vez fui allá invitado por mi amigo Andrés Vázquez Ruiz, que es yucatense, o sea parte yucateco y parte coahuilense, o coahuilteco, esto es parte coahuilense y parte yucateco. Él me llevó al lucidísimo -y sabrosísimo- banquete en el cual se festejó el aniversario de una empresa ferretera que tiene lindo nombre: "El niplito". La fundó el matrimonio Farjat Vázquez en la cochera de su casa hace 45 años, y hoy tiene sucursales en toda la península. La noche anterior, que casi vimos convertirse en día, fuimos a la serenata que cada jueves tiene lugar en el precioso parque de Santa Lucía, donde late el corazón de la trova yucateca y de la música y danzas de las vaquerías. Acabado el evento, que congrega lo mismo a visitantes que a moradores de la ciudad blanca, Andrés trajo a nuestra mesa a un excelente trío que nos llenó la noche y el alma con las canciones de Guty y Palmerín, de Coqui Navarro y de Pastor Cervera, de Armando Manzanero y Sergio Esquivel. Un solo lapsus tuvieron los cantores: me sorprendió saber que no sabían "Un cruel puñal", esa bella canción que tan bellamente canta Óscar Chávez: "Un cruel puñal con arabescos de oro / llevo en el pecho hasta la cruz clavado. / Una bella mujer a la que adoro / al ir pasando lo dejó olvidado". Todo esto viene a colación porque el día siguiente lo dediqué, preguntón que soy de oficio, a recoger opiniones acerca del Tren Maya que López Obrador se propone construir, les guste o no les guste. Para mi sorpresa todos los pareceres que escuché, lo mismo entre gente sencilla -el mesero; la encargada de la pequeña tienda de artesanías-  que entre importantes empresarios, personas del Gobierno y comunicadores, fueron favorables al proyecto. Se considera que el tren de AMLO será un detonador para la economía de una vasta zona del país que no ha recibido plenamente los beneficios de la modernidad. Noté incluso entusiasmo por esa obra, de modo que me he visto obligado a revisar mis conceptos sobre ella. Espero entonces que el Tren Maya sea de beneficio para la península. Y espero también que aquel buen trío se aprenda "Un cruel puñal". Nalgarina, vedette de moda, iba a desposar a un un rudo sujeto de nombre Frank Henstein, que ciertamente no se caracterizaba por su galanura. Una amiga le preguntó a la cantatriz: "¿Por qué te casas con ese hombre? Es más feo que pegarle a la Madre Teresa". "Ya lo sé -respondió ella-. Pero tiene algo muy grande que me encanta". "¿Qué es? ¿Qué es?" -inquirió la amiga abriendo mucho los ojos para oír mejor. Contestó Nalgarina: "Su cuenta bancaria". FIN



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: