De política y cosas peores | Inepta cultura | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 18 Octubre 2018 | 

4

15

58

Secciones

Jueves 18 Octubre 2018 | 

4

15

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Inepta cultura

Armando Fuentes
Escritor | Viernes 12 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.-"Esta noche no -dijo la excepción-. Tengo la regla". La esposa de Abdulá le preguntó irritada: "¿Por qué cada vez que va a venir mi mamá me sales con que tienes que ir a la Meca?". Don Gerontino, señor de muchos años, cortejaba con discreción a la señorita Himenia, célibe igualmente de madura edad. Una tarde ella le ofreció una copita de licor de grosella, y luego él se sirvió por cuenta propia tres o cuatro más. Animado por esas libaciones el provecto galán le dijo a su anfitriona: "Amiga mía: aunque vea usted invierno en mis canas y otoño en mi rostro, quiero que sepa que en mi corazón late todavía un cálido verano". Respondió la señorita Himenia, que también había bebido varias copas de aquel travieso licor: "Preferiría yo ver un poco de primavera más abajo". ¿A dónde irían a parar los grandes cuadros que pintó el hermano Frías en Saltillo? Los hizo para adornar los muros del salón de actos del templo de San Juan Nepomuceno, donde oficiaban los sacerdotes ignacianos. Humilde artista era él, tanto que ni siquiera solía firmar sus obras. Yo tengo una pintura pequeñita suya en que se ve el paraje saltillero llamado Los Ojitos, florido valle surcado por acequias en cuyas aguas mojé mis pies de niño. El hermano Frías fue discípulo del padre Carrasco, pintor insigne que dejó en aquella iglesia de la Compañía cuadros meritísimos acerca de la pasión de Cristo. Los lienzos que plasmó el alumno representaban la llegada de Colón a España después de su viaje al nuevo mundo. El Almirante mostraba a los Reyes Católicos las riquezas que para ellos descubrió: oro y pedrería; aves y animales exóticos; aborígenes de cuerpos morenos, ellos con grandes penachos; ellas con rutilantes joyas. Entre quienes miraban tales maravillas estaba un españolito de agraciado rostro. Era mi padre, que siendo alumno del Colegio de San Juan posó para el hermano Frías. Los cuadros de este ignorado artista desaparecieron cuando se hizo una remodelación del templo. Si alguien sabe dónde están le agradeceré con todo el corazón que me lo diga, para poder contemplar una vez más la  imagen de mi padre. Hoy es el día que antes se llamaba "de la Raza", luego "de la Hispanidad" y ahora no sé qué nombre lleva. El héroe que alguna vez fue el descubridor es visto hoy como villano, pues se dice que su hazaña trajo consigo la Conquista, en que tan grandes crímenes se cometieron, y luego la prolongada dominación de España, llena de abusos contra los indígenas. Así las cosas, lo políticamente correcto en este tiempo es deturpar a Colón. En la Ciudad de México su estatua será otra vez objeto de maltratos, y habrá danzas y sahumerios en su deshonor. Y sin embargo el genial marino es uno de los más notables personajes de la historia. Hombre visionario, su audacia tiene pocos parangones, tan grandes fueron las consecuencias de su descubrimiento. Yo asistiré con una sonrisa depravada, como el poeta de Jerez, a las ineptitudes de la inepta cultura, y seguiré mirando a Colón con ojos de niño, de aquel niño que en la figura de mi padre pintó el hermano Frías, y que veía con asombro los prodigios del portentoso mundo que el genovés halló. Meñico Maldotado, joven con quien natura se mostró avara en la parte correspondiente a la entrepierna, casó con Pirulina, muchacha sabidora. La noche de las bodas él dejo caer la bata de popelina verde que su mamá le había confeccionado para la ocasión y se presentó por primera vez al natural ante su flamante mujercita. Ella miró atentamente la aludida parte y luego preguntó irritada: "¿A quién piensas que vas a satisfacer con eso?". Meñico respondió con una gran sonrisa: "A mí". FIN. 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: