Jóvenes: estigma y represión en Ciudad Juárez | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 18 Octubre 2018 | 

4

28

53

Secciones

Jueves 18 Octubre 2018 | 

4

28

53

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Jóvenes: estigma y represión en Ciudad Juárez

Lourdes Almada Mireles
Analista | Viernes 12 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

El pasado miércoles agentes de la Policía Estatal irrumpieron en el centro educativo Paulo Freire, una de las sedes del Centro de Asesoría y Promoción Juvenil AC, más conocida como CASA Promoción Juvenil. Entraron de manera violenta e ilegal para detener a un joven que entró corriendo. Según uno de los educadores, el muchacho había salido tres minutos antes a fumarse un tabaco. La Policía quiso detenerlo y él corrió de regreso hacia el centro educativo. CASA desarrolla actualmente un programa llamado “Autonomía y Libertad Interior”, dirigido a jóvenes en situación de alto riesgo y vulnerabilidad, un programa semiescolarizado en el que, además de capacitarse para una carrera técnica a través de un convenio que la organización tiene con el Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati), realizan otras actividades de expresión artística, como pintura o rap. Algunos de ellos que tienen inconclusa la primaria o la secundaria, cursan además la educación abierta.

Los jóvenes pasan varias horas en las instalaciones que la organización tiene en diversas colonias. Como parte del programa, personal de CASA los traslada de las instalaciones del Cecati a las de la institución, por lo que las y los educadores pasan con ellos varias horas durante el día y ellos permanecen por un tiempo prolongado en los centros educativos.

Según narran quienes estuvieron presentes en la irrupción de los policías estatales al centro Paulo Freire, éstos tiraron a los jóvenes al piso y con sus botas sobre sus espaldas colocaron armas largas en su cabeza. ¿Motivo? Ser joven de barrio o tener cierto aspecto y ser por ello sospechoso. Delito de “portación de cara”.

En las últimas semanas agentes de la Policía Federal han acosado e intimidado no sólo a los jóvenes del sector, sino a las y los educadores que desarrollan con ellos los programas de capacitación y reinserción educativa y laboral. De manera directa acusaron a María Elena Martínez, coordinadora de dicho centro, de ser “pollera”. ¿Delito? Comprometerse con jóvenes condenados una y otra vez a la exclusión, el estigma y la violencia.

Son frecuentes también hechos en los que policías municipales detienen a los jóvenes, sobre todo a los que tienen cierta apariencia, por su forma de vestir y/o porque están tatuados, sin que hayan realizado falta alguna. Una vez detenidos, o en el transcurso de serlo, les “siembran” droga. Se han recogido testimonios de jóvenes que son detenidos por la policía y golpeados como forma absurda y violatoria de derechos de “investigar” sobre la ubicación de puntos de venta de drogas.

Los hechos son preocupantes e indignantes en varios sentidos. Es necesario denunciar la arbitrariedad, autoritarismo y abuso de poder de las policías de los tres niveles de gobierno que en vez de garantizar condiciones de seguridad y protección de la comunidad, generan temor e inseguridad y contribuyen con la estigmatización y criminalización de los jóvenes.

Es necesario hacer visibles las condiciones en que amplios sectores de nuestros niños y jóvenes están creciendo, en condiciones de exclusión, fuera de la escuela, expuestos a todo tipo de violencias, así como la falta de planes y programas públicos para atenderles y ofrecerles posibilidades de desarrollo.

Es necesario denunciar que el Estado no invierte –o invierte muy poco o lo invierte mal– en los jóvenes y criminaliza, acosa y persigue a quienes sí lo hacen, porque aparecer junto a ellos, les convierte automáticamente en sospechosos. Así lo muestra la actuación de las policías y la amenaza que ha sufrido el personal de CASA.

Como publicó Teresa Almada, directora de CASA Promoción Juvenil, en su muro de Facebook: “Nos indigna que no existan políticas ni alternativas para los jóvenes marginados por ninguno de los tres niveles de Gobierno, pero si procesos de estigmatizacion y violacion de sus derechos de manera permanente”.

Nos sumamos a la exigencia de políticas y programas dirigidos a los jóvenes y también a la exigencia de respeto a sus derechos por parte de los cuerpos policiacos de los tres niveles de gobierno. Avanzar en ello será, indudablemente, avanzar en la construcción de una mejor ciudad. Gracias al Centro de Asesoría y Promoción Juvenil por su trabajo, por “gastarse” en el desarrollo de nuestras juventudes. Exijamos que los gobiernos hagan lo suyo.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: