De política y cosas peores | Meter en cintura | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 18 Octubre 2018 | 

3

34

17

Secciones

Jueves 18 Octubre 2018 | 

3

34

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Meter en cintura

Armando Fuentes
Escritor | Jueves 11 Octubre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Don Cornulio oyó ruidos en el clóset de su esposa. Lo abrió y ahí estaba un compadre suyo. "Qué bueno que lo veo, compadre -le dijo el mitrado al individuo-. Sírvame de testigo: mi mujer dice que no tiene nada qué ponerse, y casi no lo vi entre tanta ropa". Hice una paráfrasis de los versos calderonianos. Puse: "Que toda la vida es cuento, y los cuentos cuentos son". Viene eso a cuento por uno que escribí años ha. En él los animales de los circos -leones, tigres, caballos, perros, cebras- se rebelaban un buen día y obligaban a sus domadores a hacer lo que antes hacían ellos: rodar por el suelo; saltar vallas; atravesar un aro en llamas. Reconozco la injusticia que hay en exigir desde ahora a López Obrador que haga lo que sus antecesores no han podido hacer, pero no cabe duda de que el futuro presidente deberá meter en cintura a grupos que le son adictos pero no tanto, como la tristemente célebre Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, a la que bien podría llamarse forúnculo en el cuerpo de la República de no ser porque la palabra "forúnculo" se oye retefeo. Una vez más la empecinada CNTE mostró en Acapulco sus garras y colmillos, sin tomar en cuenta que Acapulco es para mostrar otras cosas. Tanto AMLO como Esteban Moctezuma conocen ahora la verdad que reside en el dicho popular según el cual "De que la perra es brava hasta a los de casa muerde". No le pidamos a López Obrador más de lo que ha ofrecido dar, pero recordemos que una y otra vez -y otra, y otras más- ha prometido luchar contra la corrupción. No ha de permitir, por tanto, que se afecte la tarea educativa, una de las mayores prioridades para cualquier gobierno. ¿Podrá, él sí, domar a la CNTE sin hacerle concesiones indebidas, lo cual también sería corrupción? Queda en el aire la pregunta, donde tantas preguntas están ya. Un viajero extravió su ruta en descampado. Vio a lo lejos una pequeña luz y fue hacia ella. Resultó ser la casa de un granjero. Le dijo éste: "Podrá pasar aquí la noche, pero deberá compartir la cama con mi hijo Pitoloco, un rudo mocetón de 20 años". "Perdone usted -se disculpó el viajero-. Debo estar en el cuento equivocado". Y así diciendo fue a buscar otra pequeña luz. La halló bien pronto. Esta vez el dueño le dijo: "Podrá pasar aquí la noche, pero deberá compartir la cama con mi hija Bellaflor, una linda muchacha de 20 años". "¡Vaya! -pensó aliviado el viajero-. Ahora sí estoy en el cuento correcto". "Pero no intente nada con ella -prosiguió el paterfamilias-, porque se les verá conmigo". "¡Señor mío! -se irguió ofendido el visitante-. ¡Pertenezco a la Liga de la Liga! ¡De mi alta aristocracia dudar jamás se pudo!". "Su aristocracia no la pongo en duda -replicó el granjero-. Es su pija la que me inspira cierta desconfianza. Por si las dudas pondré una almohada entre usted y Bellaflor. No se atreva a saltar ese obstáculo". "Antes saltaré a un precipicio" -juró el otro. Y cumplió su palabra: la almohada fue para él un insalvable muro. Al día siguiente la bella joven le mostró la granja. Pasaron por el gallinero, y la muchacha le comentó al sujeto: "Mi padre va a comprar otro gallo. El último que adquirió no les hace nada a las gallinas". "¿Por qué?" -preguntó el visitante. "Quién sabe -respondió Bellaflor-. Ha de pertenecer también a la Liga de la Liga". En eso una ráfaga de viento le arrebató a la muchacha el sombrerito de paja con que se protegía del sol y lo llevó al otro lado de la tapia. "No se preocupe, señorita -la tranquilizó el viajero-. Brincaré la barda y le traeré su sombrerito". "¡Bah! -se burló Bellaflor-. ¡No brincó la almohada, y va a brincar la barda!". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: