De política y cosas peores | Probadita de realidad | Opinion

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

6

03

14

Secciones

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

6

03

14

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Probadita de realidad

Armando Fuentes
Escritor | Lunes 24 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- "Estoy embarazada". El anuncio que Dulciflor, joven soltera, hizo a sus padres los sobresaltó. "¡Mano Poderosa!" -exclamó consternada la mamá llevándose las manos a la cabeza, pero cuidando de no descomponer su peinado. Esa antigua jaculatoria alude a Jesús, María y José, y a los ancianos padre de la Virgen, Santa Ana y San Joaquín, cada uno de ellos representado por un dedo de la mano. Alguna vez pregunté en una tienda de artículos religiosos el precio de la estampa de los también llamados Cinco Señores. "Cuesta 10 pesos -me informó la monjita que atendía el despacho-. Le sale a 2 cada uno". Pero veo que me estoy apartando del relato. Vuelvo a él. Cuando Dulciflor manifestó que se hallaba en estado de buena esperanza su papá le preguntó: "Y el padre de la criatura ¿asumirá su responsabilidad?". "Pienso que sí -respondió la muchacha-. Ya tengo la promesa de seis de ellos". Doña Trisagia era excesivamente piadosa. Así como hay señoras que no pueden prescindir de su doctor, y lo consultan casi diariamente por esto y por aquello, así a doña Trisagia le era imposible no confesarse cada día. Una y otra vez buscaba al padre Arsilio para decirle lo que ella consideraba graves culpas, y que eran en verdad minucias: "Cometí un gran pecado de la carne, señor cura: me comí yo sola medio kilo de molida". "Acúsome, padre, de que hoy no hallé nada de qué acusarme". Una tarde llegó a confesarse, cosa que ya había hecho en la mañana. Molesto, el padre Arsilio le dijo al verla: "Hoy tengo mucha gente. No vengas a quitarme el tiempo, a menos que hayas matado a alguien". Salió doña Trisagia del confesonario y dijo a quienes estaban esperando: "Los que no hayan matado a alguien pueden retirarse. El señor cura se está ocupando hoy únicamente de casos de homicidio". Esta señora llamada realidad es muy dura señora. Tiene además unos hijos bastante tercos a quienes se conoce con el nombre de los hechos. Cuando una promesa desorbitada o un proyecto mal fundado se topan con esa mujer o con sus vástagos, ella y ellos se encargan de echarlos por tierra inmediatamente. En la euforia de su prolongadísima campaña López Obrador hizo ofrecimientos y anunció planes que en medio de los vítores y aplausos de la plaza pública se oían muy bien, pero que ahora van cayendo uno tras otro bajo el peso de aquella inexorable dama, la realidad, y de sus tozudos vástagos, los hechos. En estos últimos días le han dado a AMLO una probadita de lo que son y lo que pueden. Lo han tenido sentado horas y horas en el asiento de un avión o en la incómoda butaca de una atestada sala de espera, porque el vuelo comercial en el que iba a viajar se retrasó. Esa molesta experiencia se le va a presentar una y otra vez por rehusarse a usar el avión presidencial, cosa que en teoría se oye bien, pero que en la práctica resulta mal. Y bien le ha ido hasta ahora, pues no le ha sucedido que le cancelen el viaje y lo manden a dormir a un hotel sin más cena que un sándwich frío y una lata de refresco. La dura realidad. Los obstinados hechos. Con ellos se topará el futuro presidente en este y otros casos. Ya lo está viendo, por eso se dedica ahora a "matizar" las promesas y ofrecimientos que hizo. Eso de "matizar" es eufemismo para no decir recular; patrasearse, como dicen en su tierra tabasqueña. Y está muy bien que lo haga, pues nunca es conveniente entrar en pugna con la realidad. Un cierto señor a quien hace mucho tiempo conocí alardeaba: "Soy hombre de una sola palabra". Y añadía enfáticamente: "¡Rájome!". Haga lo mismo López Obrador si con eso deja entrar en sus planes y promesas a un invitado al que hasta ahora ha mantenido fuera: el sentido común. FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: