Estado de Derecho light | Opinion

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

6

35

47

Secciones

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

6

35

47

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Estado de Derecho light

Francisco Ortiz Bello
Analista | Viernes 21 Septiembre 2018 | 00:01 hrs

Qué curiosos y convenencieros resultan nuestros gobernantes cuando llaman a la población en general a meterse de lleno a la cultura de la legalidad y son ellos mismos quienes, desde sus apoltronadas sillas de poder, violentan la legalidad un día sí y otro también.

El día de ayer, durante su visita a esta frontera, el gobernador del estado Javier Corral además de negarse a responder preguntas de los reporteros que cubren la fuente sobre diversos temas del interés público, habló de otros que a él sí le interesa tocar. Para Corral, la información es un capricho suyo. Sólo habla de lo que quiere hablar y esconde los temas que le interesan a la sociedad.

Pero en esa dinámica de una relación Gobierno-prensa enferma y de pésima calidad, dijo el jefe del Ejecutivo estatal que es tiempo de que los ciudadanos retornen a la cultura de la legalidad en el tema de los engomados rojos.

Afirmó Corral que “… habrá de implementarse una estrategia para combatir el problema en la frontera, de los carros que circulan con placas rojas, con el fin de garantizar la seguridad y disminuir los actos de delincuencia organizada que se presentan en Ciudad Juárez y el estado”, por lo que hizo un llamado a la ciudadanía a retomar la cultura de la legalidad.

“Nosotros ya estamos definiendo entre los tres niveles de gobierno, una estrategia para revisar todo este abuso que hoy existe, en torno del otorgamiento indiscriminado de engomados a carros irregulares, como se ha incluso otorgado a delincuentes engomados o placas rojas”, comentó el mandatario estatal.

Bien. Muy bien. Es decir, según el gobernador, la ley y la legalidad son sólo para los simples mortales, para los ciudadanos atribulados por sus múltiples necesidades entre las que destaca, por supuesto, el transporte urbano que es de los más caros, inseguros y mal organizados del país, y es cuando uno se pregunta ¿por qué no invita también a los transportistas a la cultura de la legalidad?

Uno de los rezagos más añejos de esta bendita frontera es precisamente el transporte urbano. Los juarenses no podrían realizar todas sus actividades diarias si se atuvieran sólo al transporte que hoy tenemos. No podrían hacer nada.

Es entonces cuando caemos en la cuenta de que para exigir, primero hay que cumplir. Ningún Gobierno, ni el estatal, ni el federal y menos el municipal, pueden exigirle a un ciudadano que cumpla la ley, cuando es la propia autoridad la que genera ese incumplimiento.

La exigencia de los vendedores de autos usados importados, para importar legalmente esos vehículos al país, es casi tan añeja como el rezago en el transporte público. Pero nadie les hace caso. Apenas en las pasadas campañas electorales, un par de promesas sobre atender el asunto pero nada más.

Los juarenses quieren estar dentro de la ley, quieren importar sus autos porque es la única forma de resolver su problema de movilidad urbana, pero no al costo abusivo y completamente irracional que hoy tiene el SAT, mediante el cual importar un auto de modelo anterior a 10 años puede costar igual o más que el mismo vehículo. Eso es un verdadero abuso contra quienes menos tienen y más necesitan.

Es la misma Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno federal quien ha violentado el TLCAN –que es una ley vigente hoy en día– que desde 2009 abría las fronteras a la libre importación de vehículos, sin arancel alguno y pagando sólo el IVA correspondiente, pero en una abierta afectación a los ciudadanos, particularmente a los fronterizos, mediante absurdos e ilegales decretos ha ido modificando las reglas de importación hasta dejarlas en ese esquema abusivo que impide literalmente importar legalmente un auto usado a suelo mexicano.

Por eso, las palabras del gobernador suenan huecas, soberbias, alejadas de la realidad que vivimos, como hasta hoy ha sido la tónica de Corral, vivir en un mundo ideal en el que todo está bien, y en el que su gobierno ha alcanzado grandes logros. ¿La cultura de la legalidad?

¿Puede un gobernante hablar de la cultura de la legalidad, cuando altos funcionarios de su gabinete se han pasado la legalidad, la moralidad y la ética política por el arco del triunfo? ¿Puede un gobernante exigir a la ciudadanía una conducta honesta y legal cuando entre sus filas tiene colaboradores que asignan directamente contratos millonarios a sus parejas sentimentales o a familiares de sus propios funcionarios?

Pero además, se niega a hablar del tema. El mandatario estatal se da el lujo de ignorar las preguntas de los reporteros, claro, en los temas que no quiere ventilar públicamente, ¡ah! pero eso sí, mucha verborrea exigiendo cultura de la legalidad. Hay que empezar por casa primero señor gobernador, ya luego nos exige lo que quiera.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: