¿A qué justicia se refiere AMLO? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 25 Septiembre 2018 | 

13

36

58

Secciones

Martes 25 Septiembre 2018 | 

13

36

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿A qué justicia se refiere AMLO?

Carlos Murillo
Abogado | Domingo 16 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

El viernes pasado, se llevó a cabo el segundo diálogo por la paz y la verdad –el primero fue aquí, en Juárez–. Esta vez, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, escuchó las inconformidades de los padres y madres de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa y, como era de esperarse, no fue un día de campo.

En las elecciones pasadas, 30 millones de mexicanos depositaron sus esperanzas en el proyecto de Morena. El deseo de un cambio y el odio contra los partidos políticos tradicionales –anidado en la clase media– se mezclaron con la esperanza de justicia y bienestar de las clases marginadas.

Hoy, las altas expectativas en el gobierno de AMLO son su peor enemigo. Algunos vemos con escepticismo los planes que propone, un sector moderado tiene optimismo y un grupo cada vez más pequeño le tiene tanta fe como los cristianos al evangelio.

Entre los principales proyectos del nuevo G/obierno están el Tren Maya, el nuevo aeropuerto de la CDMX (en Texcoco o en Santa Lucía) y, del mismo tamaño que las obras, está la misión administrativa de un Gobierno austero, la nueva política social para los grupos vulnerables y la reconciliación del país a través de la justicia. Entre otros muchos temas.

En todos los casos hay claroscuros pero, en general, AMLO ha ganado todas las batallas mediáticas, salvo una: la relativa a la justicia para las víctimas de la violencia.

El bono democrático que obtuvo en las urnas, le permite a López Obrador darse ciertos lujos, como el riesgo que implica dialogar con las víctimas de la violencia. De esa trampa ningún gobernante puede salir bien librado.

Lo mismo pasó en Ciudad Juárez, donde se habló de perdón, de reconciliación, pero las víctimas levantaron la voz para contradecir al presidente electo y hablar de justicia sin cortapisas. Pero ¿cómo puede un gobernante hablar justicia en Juárez, que durante varios períodos se ha convertido en el epicentro de la violencia en México? Nada sencillo.

Uno de los grandes enigmas de la humanidad es la justicia. Desde las antiguas civilizaciones hasta nuestros días hemos experimentado intensos debates sobre lo que es y lo que no es la justicia.

Es común escuchar definiciones de justicia que se enseñan en las clases de filosofía del derecho; en ese sentido, la frase de Ulpiano es la más conocida y se repite como el padre nuestro: “Justicia es dar a cada quien lo que le corresponde”, palabras más, palabras menos.

Las definiciones a veces no nos ayudan mucho, porque la justicia es una palabra que puede decir muchas cosas y casi siempre distintas; esto sucede prácticamente con todo el lenguaje y se llama polisemia, lo que nos lleva a preguntarnos de qué hablamos cuando hablamos de justicia.

En el mundo académico existen algunas nociones aceptadas de justicia; una de las más mencionadas es la de John Rawls, un filósofo liberal que propone hacer un prueba que llama el “velo de la ignorancia”, en la que una persona que no sabe a qué estrato social pertenecerá debe definir algunas reglas para todos. Otra noción de justicia, es la del economista Amartya Sen, quien ve a la justicia desde otra perspectiva: la del pueblo colonizado que merece una justicia histórica.

Para Robert Alexy, es complejo definir qué es la justicia, pero no es tan difícil señalar que algo que es injusto, por ejemplo el genocidio; en ese sentido quizá no podemos ponernos de acuerdo en qué es la justicia, pero sí reconocemos lo que es injusto y en eso hay mayor consenso.

En la práctica, hay países que han experimentado procesos de justicia en contextos de violencia, como el caso de Alemania después del régimen nacionalsocialista, cuando el mundo entero puso atención en los famosos Juicios de Núremberg donde se procesó a cientos de mandos nazis; lo mismo que pasó en Sudáfrica después del apartheid o en Colombia con las FARC. Todavía hay mucho por aprender de estos países.

En el campo judicial, la justicia es un procedimiento en el que se intenta conocer la verdad para aplicarle una norma jurídica al caso concreto, a esto se le llama justicia procedimental.

Sin embargo, en contextos de violencia la justicia no está en los tribunales y en los procedimientos legales ordinarios, sino en una visión más amplia del derecho, en la que existan elementos como el perdón, la amnistía, pero también las sanciones –aunque atenuadas por el contexto–, las garantías de no repetición y las políticas de memoria para, con esto, salir del conflicto y dar paso a la unidad nacional para el desarrollo, a eso llaman justicia transicional.

En Colombia, por ejemplo, se establecieron 80 tribunales de justicia transicional que se caracterizan por ser temporales y son constituidos por jueces altamente especializados en el tema. En estos tribunales fueron juzgados con criterios especiales quienes fueron señalados como asesinos en las zonas de conflicto y decidieron entrar a estos procesos especiales.

Después de la justicia transicional es necesario comenzar otro proceso que se llama justicia restaurativa, donde las víctimas son el centro de las políticas públicas que buscan la reparación del daño.

Como podemos ver, hay muchas formas de justicia. En México, hasta ahora, la justicia se ha convertido en un discurso sin forma, ni contenido; no está claro a qué se refiere Andrés Manuel López Obrador con justicia: por un lado, sus operadores políticos se refieren a la justicia transicional pero el molde no parece servir para estas circunstancias.

Decir justicia en el discurso es fácil, lo complicado es llevarlo a la realidad. El viernes pasado AMLO dijo que una vez que tome protesta pedirá perdón a las víctimas y en cuanto a la justicia se hará lo “humanamente posible”. Esto representa un giro en el discurso, se trata de una justicia suave, ya no es la misma promesa de campaña.

Pero para las víctimas la justicia de AMLO no es justicia; fuera de matices semánticos, el hecho es que perdieron a sus familiares y el Estado es responsable. Ese callejón no tiene salida.

La iniciativa es plausible, pero hasta ahora no ha demostrado ser legítima para las víctimas, que siguen insatisfechas en sus demandas. Para todos, lo importante es que la justicia de las víctimas no se quede atrapada en la red del discurso político.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: