Tres transformaciones bañadas en sangre | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

16

47

09

Secciones

Miércoles 19 Septiembre 2018 | 

16

47

09

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Tres transformaciones bañadas en sangre

Jorge Fernández Menéndez
Analista | Sábado 15 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador ha colocado la idea de la “Cuarta Transformación” en el centro de la política nacional, la ha presentado como una nueva etapa en la vida del país, antecedida por la Independencia, la Reforma y la Revolución. Incluso, quienes creen firmemente que estamos ante un profundo cambio de régimen, tendrán que reconocer que estamos muy lejos, a partir de un triunfo electoral, de aquellos hitos históricos. Y ojalá estemos aún más lejos de la violencia y destrucción que fueron de la mano con ellos.

Nos han educado en una historia de héroes y villanos, de blancos y negros que poco se ajusta a la realidad. E incluso, en esos momentos históricos, en cada una de esas tres transformaciones, se olvida la violencia, la muerte, el fanatismo, las desgarradoras luchas internas que fueron parte sustancial de esos movimientos, más allá de los ideales que los impulsaron en su momento.

La Independencia fue un movimiento que en realidad comenzó defendiendo el derecho de Fernando VII a ser restablecido en la corona de España, de donde había sido arrojado por las tropas de Napoleón Bonaparte. Miguel Hidalgo, como escribió Héctor Aguilar Camín “es en nuestra cabeza un anciano venerable, Padre de la Patria. Durante muchos años, después de su muerte, fue sólo un cura loco, excomulgado por sus crímenes, jefe ciego de unas turbas que destruyeron lo que encontraron a su paso durante unos meses de orgía plebeya a la que Hidalgo se unió, olvidado de sí mismo, para destruir el Bajío, la región más rica de la Nueva España”. Para tener un retrato real de ese Hidalgo hay que leer el nuevo libro de Isabel Revueltas.

Claro que en su llamado a la rebelión hay mucho de heroico y de una genuina ansia libertaria. Pero no nos equivoquemos, el hecho es que la rebelión independentista fue jaloneada por una larga serie de masacres brutales cometidas por el grueso de las tropas de Hidalgo, tropas que éste nunca pudo ni quiso controlar (ése fue uno de sus puntos de ruptura con Ignacio Allende) y que generaron los saqueos, uno tras otro, de todas las ciudades del Bajío.

La incapacidad para controlar a los suyos y las malas decisiones políticas fueron las que acabaron con Hidalgo derrotado y fusilado en Chihuahua, apenas un año después del levantamiento del 16 de septiembre. Se logró la independencia 10 años más tarde, pero cuando los criollos, conservadores, monárquicos y afectados por la instauración de la constitución de Cádiz, encabezados por Agustín de Iturbide, se unieron a los grupos independentistas de Vicente Guerrero, años después sacrificado por sus aliados.

La Reforma fue la Segunda Transformación, en la que se impone, finalmente, el proyecto liberal sobre el conservador, donde se separa la Iglesia del Estado y se expropian sus bienes para beneficio de la nación. Pero fue también un movimiento marcado por la Guerra Civil, con sus secuelas de muerte y violencia. Incluso, colocando la soberanía en entredicho: los conservadores aprobaron el tratado Mon-Almonte, que en los hechos reconocía la soberanía española, y los liberales el tratado McLane-Ocampo, que otorgaba, entre otras cosas, partes de territorio a Estados Unidos y permiso para mover sus tropas dentro del país.

Concluida las guerras de Reforma, sobrevino la crisis financiera del gobierno de Juárez y la intervención francesa con otra guerra de cinco años. Y después del triunfo liberal, siguieron los enfrentamientos, pero ahora entre los mismos liberales, porque Juárez también se quiso eternizar en el poder. Se lo llevó la muerte cuando ya su paisano y jefe militar, Porfirio Díaz, se levantaba en armas en su contra.

Porfirio se quiso hacer eterno y llegó la que llamaríamos ahora la Tercera Transformación: la Revolución. Francisco I. Madero, en el primer levantamiento realmente civil de México, logró hacerse del poder después de la caída de Díaz. En 1911 en la primera elección democrática en la historia del país, Madero fue proclamado presidente, pero nunca pudo tener control sobre las fuerzas que lo llevaron al poder. Emiliano Zapata y Pascal Orozco se levantaron en armas contra Madero, atosigado por la oposición desde todos los frentes.

En 1913, Victoriano Huerta derrocó y asesinó a Madero, a su hermano Gustavo y al vicepresidente Pino Suárez. Asumió Huerta y contra él se levantaron Venustiano Carranza y Pancho Villa. Tras poco más de un año de lucha, y después de la ocupación estadounidense de Veracruz, Huerta renunció y huyó del país. Pero, entonces, se desató la guerra entre las fracciones revolucionarias. En el reacomodo de fuerzas fueron asesinados, por sus rivales revolucionarios, los principales jefes de la revolución: Zapata en 1919, Carranza en 1920, Villa en 1923, y Obregón en 1928. La cifra de muertos se contó en millones, sumados los de un conflicto, también parcialmente oculto, pero cuyas consecuencias se arrastran hasta el día de hoy: la Guerra Cristera.

Las tres transformaciones anteriores fueron grandes gestas, pero también enormes tragedias, que desgarraron, empobrecieron y destruyeron al país, porque se canalizaron siempre a través de la guerra y la violencia entre mexicanos. Cuando se habla de una “Cuarta Transformación” se debe recordar y aprender de la historia.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: